Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, MIEKCOLES 21 DE DICIEMBRE DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 52 MIGUEL DEi IBES, PREMIO NACIONAL CERVANTES TIENE CONFIANZA EN EL PORVENIR DE NUES 1 RA NOVE! A En la novela de antaño- -afirma- el novelista definía los caracteres de los personajes; en la moderna se definen solos tedrático en la Escuela de Comercio. Por eso, para hablar con él, es necesario recurrir al teléfono. Es nmdrugada. La febril M 1 GUE 1 OÉU 6 E 5 actividad en nuestro periódico y en el suyo empieza a decrecer en la redacción para crecer en las máquinas. De madrugada; se puede hablar, con mayor reposo por los hilos telefónicos. Las voces se intercambian- más claras. Delibes está en su puesto, sin miedlo todavía a ese rubor que a los que trabajamos de noche nos entra cuando despunta el alba, como si fuéramos juerguistas empedernidos, porque ahora amanece muy tarde. En el momento más oportuno para una charla. ¿Delibes? -Sí. -Vamos a ver, novelista premiado. Así, de escopetazo: Qué diferencia encuentra entre la novela de. ayer y la de hoy? -Pues... pues... la novela de hoy es mucho más sobria de estilo. En la de tiempos anteriores se daba extraordinaria importancia a la divagación, mientras que en la actualidad el relato es mucho más directo. Quiero decir que ahora se despoja todo lo que se puede al relato de vestiduras EDICIONES DESTINO, S. L puramente ornamentales, tanto en la desMRCELONA cripción, la narración de hechos, como en la pintura de personajes. ¿Y en cuanto al modo de presentar los caracteres? Miguel Delibes no lia venido a Madrid a recibir el Premio Nacional Cervantes -En las novelas de nuestros antecesores de literatura, instituido para novelas, que el novelista definía los caracteres de los acaba de obtener. Fue el único de los- pre- personajes; en las de nuestros días esos camiados al qucsc echó de menos en la reracteres se definen solos. unión que, después de emitir sus fallos el Ju- ¿Desde cuándo estima que empieza a rado calificador, se celebró el sábado en el ocurrir eso en la novela española? ¿Ateneo. Se había quedado en su ciudad soli- -Desde el 1936, poco mas o menos, hascitado por sus ineludibles obligaciones de ta la fecha. subdirector de El Norte de Castilla y de ca- ¿Y antes no cree que aquí lo hubiera hecho nadie? -Sí, Pío Baroja. Nosotros estamos entroncados con él, mucho más entroncados que el propio Baroja lo está con su generación. Es evidente que ha sido el primero en suprimir hojarasca en sus novelas, en imponer la sobriedad, ese estilo directo. -Ahora que se habla de crisis de todo, o de casi todo, en las actividades artísticas: de crisis del teatro, del cine de las artes plásticas... ¿considera que la hay en la novela nuestra, o bien estancamiento, o renacer? -Me parece, o, mejor, estoy convencido J DIARIO DE UN CAZADOR de que nuestra novela se halla en un buen momento, pero hay que esperar a ver Ío que luego queda, ya que la mayoría de los novelistas de este instante esperanzador andan entre los treinta y los cuarenta años y han de recorrer aún largo camino. Pero yo tengo confianza. -Algunos nombres de ese grupo de novelistas aludidos. Hay una pausa en la rápida conversación telefónica. Ño es pausa para tomar aliento. Se advierte que Delibes hace recuento. -Carmen Laforet, Elena Quiroga, para empezar con las mujeres; Cela, Gironella, Salvador Ignacio Agustí y otros. Digo otros por si me dejo algún nombre. -Y de la obra de usted, por cuál de sus, novelas se pronuncia, por cuál siente mayor preferencia? -Por Diario de un cazador la que acaban de premiar. Ha sido un desahogo de mi afición. ¿Y el premio que más le ha ilusionado, ya que también- posee el Nadal? -Pues ese, el Nadal. Y se comprende, porque me hizo surgir de la nada. Pero éste me ha. satisfecho muchísimo. Confiaba en obtenerlo? -Le engañaría si le dijese que no. Con- fiaba en mi libro a la vista de los publicados este año, y de la acogida que le dispensó la crítica. Si, tenia grandes, esperanzas. -Y de esas críticas a las que se ha referido, cuáles le parecieron mejores? -La crítica de Manuel González Cerezales, y la de Ponce de León, en la revista Ateneo. -Dadas sus ocupaciones periodísticas y pedagógicas, diga cuándo escribe sus novelas. -En vacaciones, por las mañanas. y más que escribo es una novela al año. Pero no sucede siempre. De 1947 al presente llevo publicados seis libros. La madrugada crece; lo anuncia la fuerte trepidación que producen las máquinas. En El Norte de Castilla debe de suceder lo mismo. Le decimos adiós, con la enhorabuena, a Delibes... -Miguel PÉREZ FERRERO. 1 be Ud. el medieamenlo que ha de lludy la alegría de vivir a muc. ias que padecían tl Doíor f gg Acidez f Ardores Malas digestiones B Ulceras CREMA VITAMINADA BSCENERA I I CUTIS DIEGO RIVERA PIDE QUE SE BORRE UNA INSCRIPCIÓN SACRILEGA DE UNO DE SUS Méjico 20. El pintor comunista Diego Rivera, que se encuentra en Moscú, gravemente enfermo de cáncer, y que cuenta setenta y tres años, ha escrito una carta a un amigo de esta capital, poeta mejicano, pidiéndole que se borre una inscripción sacrilega de uno de sus cuadros murales. Se añade que la petición parece una retractación del pintor, en trance de muerte. -Efe. NEUTRO DiTER I- ÜS TM- O C A á O Importante taller de muebles, con maquinaria moderna, en plena producción y establecido en importante población gallega, sé traspasa por necesaria ausencia. Informes: A- MAGAN. Algalia de Arriba, 28. SANTIAGO EL COLCHÓN DE MUELLES que se fabrica en quince naciones. Es el mejor del mundo.