Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 21 DE DICIEMBRE DE 1855, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35 eludible reducir a sus justos límites la acción impugnatoria del precio de la transmisión, cuando éste exceda de la capitalización de la renta a los lipos legalmente señalados, y esto es lo que hace el Proyecto atribuyendo únicamente dicha acción al inquilino, y concretando los efectos de la estimación- de la demanda a la prohibición de que el adquirente pueda negar la prórroga del contrato de inquilinato, fundándose en la primera de las excepciones a la misma. EL NUEVO RECURSO DE SUPLICACIÓN Tales son, enunciadas a grandes rasgos, las reformas más sobresalientes que, en el orden sustantivo, contiene el Proyecto sometido a vuestra aprobación, pues si hay otras que de no temer molestar más vuestra atención, podría subrayar, en orden al. subarriendo, cesión de viviendas y traspaso de locales de negocio, arrendamiento tío viviendas amuebladas, sucesión mortis causa en el arriendo, excepciones. a la prórroga obligatoria y causas de resolución de los contratos, su sola cita haría interminabla esta esquemática exposición. Mas no la terminaré sin referirme a una de las reformas que, en el. orden procesal, introduce el Proyecto, cual es el establecimiento de un nuevo recurso, denominado de suplicación contra las sentencias que dicten en apelación los juzgados de Primera Instancia, salvo en las que pongan fin a los procesos por; falta de pago de la renta. Este recurso de tramitación sencilla, confía, en esencia, a las Audiencias Territoriales la facultad de revisar la aplicación que del derecho haya efectuado el juaz a quo y. de él pueden esperarse resultados muy estimables, por cuanto contribuirá no sólo a fortalecer las garantías establecidas para el ejercicio de los derechos particulares, sino a. unificar, en no peaueñá medida, la jurisprudencia de los Tribunales inferiores, unificación siempre conveniente, pero que todavía lo es más en materia arrendaticia. Permitidme, señoreg procuradores, algunas palabras más. La complejidad del problema nacional de le, vivienda sería visto por nosotros de modo, un tanto simplista, si creyéramos que el mayor, estímulo a la construcción, privada que pueden implicar las medidas legislativas de esta proyectada reforma de la relación arrendaticia urbana, -ha de bastar por sí solo para solucionarlo. El fenómeno es tan complejo y profundo que lleva en sí una serie de causas conexas, CUYO atapue requiere la adopción de medidas múltiples, coordinadas en. una unidad de impulso, acción y control, en orden: a: sistemas de rentas mínimas asequibles a las economías individuales modestas, subvenciones, anticipos reintegrables, préstamos a. interés módico y largo plazo, exenciones tributarias, abundancia de materiales básicos para la construcción (hierro y cemento, principalmente) disponibilidad de solares a precios asequibles, tipificación de la edificaciones para su producción en serie, fomento de las Cooperativas de construcción y movilización de los canitales necesarios, por Tos medios que la Administración juzgue adecuados, para financiar los planes nacionales de construcción de viviendas; medidas éstas, entre otrao, tendentes a dar satisfacción al. deseo elemental y primario de la familia de. asíiitay su personalidad y su propia vida, cristiana y española, en un hogar decoroso, en el que por lo menos, la dignidad, la moral y la higiene, estén debidamente protegidas. No es posible conseguir estabilidad social y. económica teniendo pendiente Un problema de ésta envergadura, cuyas consecuencias negativas y dolorosas afectan a la- situación moral de la sociedad y a la salubridad publica, y contribuyen en mayor grado 3 Q todo otro fenómeno a contener la nupcialidad y el incremento de población a desintegrar la familia y a trastornar el nivel de vida de grandes sectores de españoles. El déficit que padecemos excede del millón de viviendas. Nuestra población aumenta, según- el promedio que arrojan los datos oficiales del trienio 1951- 53, en dos- ISLAS EN LA INUNDACIÓN Fueron salvadas las setenta y cinco personas cercadas por las aguas en una finca de Ciudad Real. Vinieron lluvias- -dice la Reina de reyes de Francia, y pudo divertirse a Navarra- -tan maravillosas y grandes, placer con toda aqueila tierra inundacomo si Dios pudiese olvidar la promeda. Se había formado un vasto espejo sa hecha a Noéi de no destruir nunca de agua, delicioso bajo el sol matinal, jamás el mundo por el agua. Todas las con islas numerosas, algunas de fios o casas y cabanas de Gautercts se anegatres árboles nada más y hasta de un ron y ya no fue posible permanecer allí. solo árbol, que hacia una rueda de Los españoles que había en los baños sombra como para dos enamorados. Eshallaron tiempo de alcanzar los caminos cribió el Rey Enrique de Navarra a su del Pirineo. Los señores franceses y amor, de entonces, uizá Corisantia d An. sus damas pensaron que, por Tarbes, doins, la más bella y radiante carta, enlograrían volver tan fácilmente como tre todas las bellas y radiantes cartas de habían- venido, pero ncontraron las su vida. Decía, con su diamantino decir, arroyadas tan crecidas, que las pudie- a su amada, lo mucho que le gustaría no ron, sólo a duras penas, vadear. Cuan- navegar solo, sino con ella, por el temdo iban a pasar el Gave de Oloron, poráneo archipiélago y reposar con ella cuya profundidad veraniega no llegaba- en alguna, fie agüellas islas nuevas, ima dos pies, tan impetuoso y grande se provisadas, casi obras de magia y lleJes apareció, que se hubieron de des- nas de encanto, sobre todo, por durar viar, en busca de puentes, los cuales, pocos días. Era una de esas ocasiones, come obras de madera, en seguida fue- no tan raras para el gran bearnés, en ron arrastrados por la fuerza de la eo- las que sentía teda síi alma, como doxriente. rada y poseída de sol. Ba comitiva de damas y galanes, proLas inundaciones han producido, covistos de monturas, capas y bastones mo los incendios, muchas calamidades, del país, llegó, después de mii sudores ruinas y. muertes, pero, como los inceny trabajos, a Nuestra Señora de Se- dios también, han creada espectáculos rrance. Crecieron las aguas hasta hacer de belleza süb Hme. Mó hay casa fea del lugar del santuario una pequeña cuando, ardiendo en llamas, se vuelve isia, bastante elevada. Se procuró salir ascua de oro, ni tierra fea cuando Ja del forzado aislamiento por un puente inundación hace sobre ella el juego de colgado entre dos peñas, pero Jos en- crear inmensos panoramas acuáticos cargados de la obra dijeron que no ra ion- isjas del Nilo. Solamente ét aaner posible acabarla en menos da diez logra en las almas- efectos y estados pao doce días. Damas y galanes empe- 3- ecüdos. Las tiesras secas, resquebrajazaron a sentirse contrariados. Habían das de crónica ai- Mez, se sienten anegar, corrido riesgos mortales y se habían más que en la, acuática invasión, en fesalvado milagrosamente de perecer. No licidad paradisíaca, cuando, do los Jales quedaban ya ánimos para sufrir pa- rros improvisados, emerge la coreografía cientemente la incomunicación con el d- e los archipiélagos fugaces y, después mundo y las incomodidades propias de de días y días. de lluvia torrencial, lace un hospedaje a la ventura. Decidieron un sol victorioso. Faceré una mañana las damas. y los caballeros de Serrance para el desembarco de Noé, acabado el aliviar el enojo de la espera y ahuyen- Diluvio. Otra, vez el sol vuelve, como. tar el hastío que les crecía en torno. Se por un milagro, a calentar, vivificar e contaron unos a otros, duraste ocho iluminar la tierra, desperezada entre días, historias y novelas, que llegaron a vapores. Una enorniR bonanza respiran setenta y dos. hoy conocidas con el los cielos y la tierra. De. las orillas y de nombre de Heptafiierón o taíMbiéii entre los montes azulados van ascen Cuentos de la Reina de- Navarra Esta diendo- lentas- humaredas al cielo lipuro. fue Margarita de Valóis o de Angule- Las crecidas y lluvias han terminado. ma, hermana de Francisco í, princesa Empiezan a descender las aguas. embelesada y extática según el decir Todo recuerda entonces la Historia de JSab eláis. Sagrada y la niñez. Medio siglo más tarde, cuando el nieEsta belleza de los incendios y las to sin par de esta rara princesa era rey sin corona, general sin- dinero, ma- inundaciones, estas inmensas representaciones teatrales del fuego y el agua, rido sin mujer por allí cerca hubo otra grandísima inundación, que debió coger gestan siempre a los niños. A todos les el sur de la Gironda y el norte de las fascina el sueño de navegar en el arca, Landas. El nieta de la Reina Margarita a la deriva hacia el monte Ararat, o de era ya el más pequeño rey de Nava- ver arder, en la noche de mayo, las cinco rra, pero no todavía el mayor de los ciudades malditas. cientos veintitantos mil nuevos españoles sin computar las precisas para compensar al año, y son, también aproximadamente, el déficit a que anteriormente me he realgo más. de doscientos diez mil el número ferido. El esfuerzo realizado es muy meri- i de matnmonios que se celebran en el mis- torio, pero su resultado no alcanza a cumo período de tiempo. Este movimiento brir esas necesidades mínimas. Y es que demográfico, unido, al de reposición normal. el Estado y las Corporaciones e Instituciode las edificaciones existentes, que por ex- nes públicas coadyuvantes, por grande e tinción- de vida hay que dar de bajaV exige intensa que sea su acción, aunque hagan de nosotros, -para, lo que me hago eco de mucho no lo pueden hacer todo. Por ello, datos- de la- Secretaría General para la han de movilizar y vitalizar las fuerzas soOrdenación Económico- Social; un esfuerzo ciales y despertar y estimular las iniciaticonstructivo; de: cienVmil viviendas anuales, vas privadas. Él hecho de que otros países europeos, de nivel económico superior al nuestro, se hallen en situación aún más precaria que M- la la española, en cuanto a esta necesidad de allé. -dé Alcalá viviendas, como así es no P I S O S StJ- P 1 1 1 ü JO servirnos de consuelo, en efecto, vale puede pero sí para acreditar la universalidad del fenómeno, Máximo confort en vivienda. Calefacción y agua caliente central, con de las causas que lo originan y de la prequemadores automáticos y termostato de cisión absoluta en que nos hallamos de regulación. Refrigeración y acondiciona- desplegar todos nuestros medios para commiento de aire. Grupo electrógeno. Garaje. batirla. Antenas de radio y televisión. Depósito de HAY QUE RESOLVER EL PROBLEMA agua de reserva. Aislamiento téi mico total, DE LA, VIVIENDA- PRECIO: 690.000 más Banco. La solución a ésta acuciante necesidad Visitarlos: Castelió, 1; De 10 a 2 mañanas. no puede ser otra que fomentar la cons-