Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 21 DE DICIEMBRE DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 32 damenta! pues la elevación de los índices cíe edificación, sienrío estimable, no ha alejado de nosotros la situación carencial que, en el orden de cosas que contemplamos, oWi. -ó a limitar las facultades de dominio de una medida exigida por el interés público, No. valía, pues, la pena, y. hasta hubiese sido perturbador, arbitra? nuevas solucionas, que implicaran cambio de rumbo, a un problema cuyos términos se mantienen en situación sensiblemente igual, sin que elln e: cluya como es esperansadoramente lógico que, cuando Jas circunstancias lo aconsejen o la coyuntura lo permita, porque se hayan logrado el número de viviendas suficiente y una elevación y mejor distribución de la renta nacional, que acreciente la capacidad económica de los hoy insuficientemente dotados, ES estudie y proyecte lo que la oportunidad temando, sobre la base tíe una mayor holgura en la contratación y en función de ia debida- protección del orden público y tíe los intereses privados en juego. Admito, pues, que nuestro empeño de hoy queda reducido al modesto plano, corno he indicado al principio, de una modificación parcial de la legislación arrendaticia urbana vigente. Me parece, sin embargo, obligado significar, en aras de la debida sinceridad, que esa modestia puede ser más aparente aue rsal, que, en mucho. aspectos, las modificaciones son realmente importantes, y que lo que una lec tura apresurada no permite percibir, puede tener en su aplicación práctica vivida una. consid erable trascendencia. SERVICIO JURÍDICO BE LAS EEALIBABES SOCIALES El Derecho positivo, si ha de cumplir su veidadora razón ele- ser, ha de servir las realidades sociales, dotándolas tíe cauces para, desenvolverse, corrigiéndolas en sus excesos centra el bien de ía comunidad nacional, pero también y en fundamental medida, adecuándose a ellas. Este principio dé adecuación, que es igualmente válido para toda acción legislativa, se hace mucho más exigente cuando opera, sobre normas de necesidad, dictadas para afrontar situaciones tíe emergencia, más o- menos duraderas. Si ei legislador español de 1889 se sintió obligado a prevenir para el Código Civil la revisión decenal, no ebsfeníe la razonable j asp ¡ración de permanencia oue cabe atribuir a un Cuerpo legal de esa naturaleza. bien puede considerarse hoy necesaria una revisión de conjunto de la ley de Arrendamientos- Urbanos, cuya pretensión de supervivencia íué esencialmente inferior, en el tiempo y en lo básico de sus soluciones. Esta revisión, asistida- por la experiencia de ocho años de aplicación de la ley, déla enseñanza doctrinal recogida en ¡a jurisprudencia del Tribunal Supremo y de estudias, conclusiones y estadísticas de relieve objetivo, mantiene las directrices fundamentales del régimen arrendatic- io actualmente en vigor, centrado, corso es sabido: en la tasa tío alquileres, a ia aue da una mayor flexibilidad; prórroga legal del contrato, con puntualizaciones cuya advertida insuficiencia dio lugar- a notorios abusos de derecho; acceso a ia propiedad del inauilino o arrendatario, mediante el ejercicio de los derechos de tanteo y retracto, ampliados a los supuestos de la adjudicación de viviendas por consecuencia tíe división de la cosa común, no procedente de herencia; y reconocimiento- y amparo del denominado patrimonio mercantil, sin perder de vista que los locales de negocio son bienes de producción y las viviendas- de consumo, a los fines- discri- minativos de su adecuada protección. Junto a estes principies cardinales, podemos también afirmar cue se mantienen, y- aun se- acrecientan, las conquistas sociales que puso en su meta el legislador da 1946. Esta es una exigencia ineludible de las realidades económica y social, reconocida por un Régimen nacional de todos y para todos, que no puede dejar en vacío sus postulatíos de Musiicia, para lo que precisa de su trasceBdenciá al orden jurídico, como en mayor o- menor grado han trascendido en nuestra Patria a partir del decreto de 21 de junio de 1320, como consecuencia del ingente crecimiento de la- población urbana y de la escasea de viviendas, oue afecta principalmente a una gran masa ds población modesta, que reclama imperiosamente el mantenimiento de la dirección protectora del Poder público en el régimen de Arrendamientos- Urbanos. Es, pues, inoportuno plantearse el problema de si la locación urbana ha perdido o no su filiación obiigacionai para constituirse en un derecho real innominado. La limitación cx- lege de la renta o de laprórroga, y las demás establecidas por imperativo económicos o sociales incoercibles, son limitaciones transitorias impuestas a la voluntad de las partes sé o aparentamente. En verdad, se encaminan. a servirle mejor, por manto, en las situaciones de carencia, el- consentimiento no es enteramente libre y el vínculo viene a reflejar más la aceptación de unas condiciones forzadas en pro de una de las partes y de carácter meramente adhesivo en la otra, que el espontáneo concurso de voluntades indispensable para la formación de un negocio contractual válido. Y es que. señores procuradores, en Derecho positivo es frecuente q- ue Iss. normas rectores de una institución jurídica, q ds uno o varios aspectos de 5 ella, adquieran o pierdan tono necesario o voluntario en función de la mayor o ínsiior relevancia qua revists para el bien común en determinarlos momentos o en ciertas circunstancias, -póf aquello de que ios valeres económicos deben subordinarse a los de categoría hude seda o de algodón, mana, pero sin que ello permita aíirrr. or que la institución ha desaparecido o ss ha todas tallas y colores, a desnaturalizado, sino sencillamente, o, ue 3 a acción tuitiva del Estado, máxime tratándose- de bienes de primera necesidad, procura enervar les riesgos a todas Taces ai! tisociales que se seguirían de permitir el libre juego de la oferta y ia demanda. GARANTIZAS UN SOGAS A TOBOS en blanco, azul, rosa y LOS ESPAÑOLES negro, a. Entendemos que ia ponderada subordinación de- los intereses privados ai social de garantizar en lo posible un hogar a ío- dos los españoles, es legítima y, por sí misma, justificación bastante de las limitaciones estrictamente nseosarias que nos vemos obligados a imponer al derecho da dominio. No necesitarnos para ello acudir a construcciones do: trinaiss conocidas da todos y que yo acabo de apuntar. Ncs iurrdamos en razones de elemental solidaridad humana y en criterios mucho más elevados de convivencia y antología cristiana. Sostén cíe raso con cinturilla. 11,25 Sería contrario a loa innatos derechos humanos tolerar una falsa libertad tíe conBraga, de cíia- raieuse o perfotratación donde la libertad no rige. rada 9 S 7 S lío otra es la razón de que ei Fuero ds los Españoles (artículo 30) a seguido da Brasa ds algodón, con puño, la afirmación de principio del reconocidesee 10,75 miento y amparo por el Estado de ia. pro. Otro tipo eii cha- nneuse fantapiedad privada, como medio natural rwra sía perforado; gran calidad 15,50 el cumplimiento de los finas individiislcs, familiares o sociales, puntualice ac 3 í! as Combinación de rayón con encajes 24,75 condiciones que lo limitan Eociahr. ent: al establecer que todas las formas de la pro- Combinación fie c h a r i n e u s e piedad quedan subordinadas a las necesicon puntillas- 39,50 dades de la nación y ai bien común De esta limitación hacernos u; o, en méritos Combinación ríe c h a r m e a s e equidad, realidades de con finos encajes 65,00 de la Naciónde las la paz social, la vicia de y de en esta Cuioí de felpa en fe! ai e- o, rosa reforma ele la ley de Arrendamientos Urbanos, tan ligada al vital y apasionante y azul, ¿lesáe 27,50 Camisa imperio, de algodón 18,90 problema de- ia vivienda. Mas estas limitaciones impuestas por Camisa manga corta de punto ingiés 21- 75 circunstancias sociales y económicas deben contenerse dentro ele los térmicos s: iñalaCamisa manga larga de- punto dos por la necesidad que las dista, ya ciue, como se dice en la Exposición oe Motivos inglés 25,75 del Proyecto de Ley un desorbitan en Camiseta de felpa en blanco, tendimiento del principio proteccionista, rosa y azul, desde 49,75 produce el efecto, justamente cent- ario? pretendido, de agravar represivamente el A los mismos bajos precios de SE- problema de los locales h? citaWes, an la inevitable de? -psrDERÍAS CARRETAS, una espléndida tarse de lareacción del mercadoera voso el hace variedad, de finos modelos de abrigos intercambio inversión aue las partes para una de en colores lisos y de mezcla; conjunSi la experiencia enseña que ias invertos trajes de chaqueta, chaquetones, siones industriales y comerciales sipuen, faldas, impermeables: y gabardinas re- en términos ssneraies, el ritmo tíe los ínversibles, plásticos etc. etc. Primera dices dsl costo de vicia, el proceso dé capitalización pone de manifiesto! i pr planta. e rencia del ahorro nacional ñor íns finüca. e- iones de aquelia naturaleza, incluso as