Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 18 DE DICIEMBRE DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 83 Crítica y glosa Obras Completas de D. Serafín Estébanez Calderón Biblioteca de Autores Españoles. Toaio LXXVÍII, 474 páginas. OR feliz iniciativa de la Real Academia Española, el Rivádeneyra se prolonga en nuevos volúmenes: ampliación que permite incorporar a la Biblioteca de Autores Españoles, clásicos que aún no habían obtenido consideración de tales, desde un punto de vista general. Es así cómo han aparecido, bajo tan prestigioso pabellón, ías obras! de Espronceda, de D. Martín Fernández de Navarrete, de Enrique Gil y de Estébanez Calderón, ahora reeditadas con el prólogo y las notas de rigor por jóvenes investigadores como Jorge Campos y Carlos Seco, que hacen honor a la buena tradición erudita e intelectual de la empresa fundada, en pleno hervor romántico, por D. Manuel Rivádeneyra. Y conste que también se buscan textos entre clásicos anteriores, olvidados o preteridos, como el. padre José de Acosta, aproximado a los lectores de hoy por la reimpresión y. el adecuado estudio preliminar del padre Francisco Mateos. Con todo lo cual cumple el Rivádeneyra la misión que hubo expresamente fie adjudicarse al revivir nuestros clásicos, en visión muy amplia, desde la formación del lenguaje hasta nuestros días No hay razón alguna para creer que el mundo de nuestra literatura clásica se cierra al paso del tiempo. Es evidente que la calidad de clásico no se alcanza sin el transcurso de ún cierto número de años: los necesarios para crear perspectiva, en cada caso, no siempre, desde luego, en igualdad de criterio cronológico. Rubén Darío, por ejemplo, de ineludible presencia en la Historia de la poesía española, pasó, en muy pocos años, del lazareto á que pretenfiieroñ reducirte- no pocos críticos de su época, al auge que rápidamente determinó la consagración del gran poeta hispánico como clásico indiscutible. Pero hablemos ahora de D. Serafín Estébanez Calderón, porque el primer volumen de sus Obras Completas recientemente aparecido, acaba de proporcionarnos gratísima lectura. Para muchos, los versos y las prosas de vario orden del singular escritor qué hubo dé acreditar su pseudónimo El Solitario a. mediados del siglo XIX, ofrece el atractivo de toda una revelación. La obra más difundida de Estébanes Calderón Escenas andaluzas 1847- -basta para formarse idea del extraordinario hablista y costumbrista que era El Solitario Ya en el subtítulo se retrata su modo de sentirse español y escritor: Bizarrías de la tierra, alardes de toroi rasgos populares, cuadros de costumbres y artículos varaos, que de tal y cual materia, ahora y entonces, aquí y acullá, y por diverso son y compás, aunque siempre por lo español y castizo, ha dado a la estampa El Solitario No cabe desconocer que el obstinado casticismo de Estébanez Calderón llega a empacharnos un poco. Pero algún precio habremos de pagar por. el deleite que nos proporciona un estilo tan nuestro, sabroso y rico como el que campea en las Escenas andaluzas Pero aun siendo muy notable esta obra, no agota, ni mucho menos, la representación de la múltiple personalidad de El Solitario ya que, además de íos cuadros. de costumbres que le dieron notoriedad extraordinaria, produjo poesías de las especies más diversas: cultivó la Historia; hizo periodismo; compuso una novelita, Cristianos y moriscos que, como dice Jorge Campos, en: su prólogo a la, edición que comentamos, bastaría para que el nombre de Estébanez Calderón no quedase olvidado en nuestros anales literarios Naturalmente, entre unas y otras obras no se alzan muros que las incomuniquen, sino que, a través de todas ellas, corre un mismo aire de preocupación por la lengua castellana y de amor entusiasta a laS tradiciones nacionales de cualquier índole que sean: políticas, literarias, ideológicas, artísticas y aun simplemente folklóricas. Situado en ese punto de vista, no es extraño que Estébanez orientase sus, investigaciones históricas hacia el norte de África, surgiendo así su Manual del oficial en Marruecos modelo del buen decir y fina erudición, y hacia el soldado español, el glorioso infante de las banderas que ondearon en Flandes e Italia, Francia y Alemania, inspirándole una Historia de la Infantería española que Estébanez dejó inacabada. Pero su españolismo de corte castrense le llevó, ya que no a esgrimir las armas, sí a respirar el ambiente de cuarteles y campamentos, como auditor general que fue del Ejército del Norte, en la primera guerra civil, participando del peligro como el más intrépido combatiente, según atestigua el general Córdova en sus Memorias Por su intervención en el combate delx castillo de Guevara obtuvo la Crus de San Fernando, de primera clase. Por una de sus líneas se emparenta Estébanez Calderón, con Quevedo; por otra, con don Juan Valera, y no es para omitido que supo ver en un sobrino suyo, malagueño como él, huérfano de padre y pobre, Antonio Cánovas del Castillo, algo del enorme empuje intelectual y dotes de carácter que habrían de engrandecerle. Estébanez Calderón ayudó a, Cánovas en sus ambiciosos pasos de recién llegado a la Corte, y el jftven patrocinado correspondió á don Serafín. con indeleble gratitud y, años después, con un libro, El Solitario y su tiempo donde Cánovas delinea la figura de Estébanez- Wpersona robusta, corpulenta, lozana, con su tradicional capá azul hombre fino, delicado, sentimental y- a la vea habla de sí mismo y de algunos problemas políticos de la España coetánea a biógrafo y biografiado. Los lectores actuales quizá no sepan de Estébanez Calderón más de lo que Cánovas nos inf orina en el citado libro. Ahora podrán conocerlo, directamente, en sus obras, merced á la presente edición, debida a la erudita y celosa diligencia de Jorge Campos. M F E R N A N D E Z ALMAGRO de la Real Acadepita Española. REYES MONTERREAL: ACCIÓN Y RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADAS DE DELITOS Y FALTAS Gráficas Menor. -Madrid. Un volumen, 353 páginas. Precio, 125 pesetas. P Don Enrique Jiménez Asenjo, abogado fiscal de la Audiencia Territorial de Ma, cirio y catedrático de la Escuela Judicial, prologa el. libro Acción y responsabilidad civil derivadas de delitos y faltas de Aon José María Reyes Monterreal, juez de Primera Instancia e Instrucción, y exalta en él su competencia profesional, así como su fecundidad y seriedad como publicista. La, obra que nos ocupa es un ensayo para- especialistas; e interesará principalviente a los estudiosos de las cuestiones penaias. Reyes- -nos dice Jiménez Asenjo- -aborda su tema plenamente, con con- ciencia de su significado y largo alcance, y de propósito se concreta a trabajar dentro, del carivpo ya acotado por la ley misma y el. sistema que. ha sido adoptado por ella, tal vez uño. de los. más progresivos asi mundo de las realidades legislativas, i El volumen está dividido en cuatro tí- tulos, que contienen, salvo el primero, diversos capítulos cada uno. Comienza él trabajo por la exposición y análisis de la Teoría general de la acción civil del delito para penetrar en los siguientes en. la acción como motor del procedo, el, contenido de la responsabilidad civil y, por último, en la efectividad de la misma responsabilidad. COLECCIÓN DE ENSAYOS O CRECE O MUERE KdicioTie dirigidas por Florentino Póre; ir. l id. Precio de cada número, S pesetas. Varias son los ensayos publicados re- cientemente pe la colección que dirige el profesor don Florentino Pérez Embid, director general de Propaganda. La numeración llega ya al centenar de títulos diferentes y, entre los aparecidos en fechas próximas, habremos de anotar Inglate- rra y el Mediterráneo. Aspectos Ue la sole: lacl británica de Alan Price Jones, donde Í 3 estudian las cuestiones políticas más palpitantes de la actualidad ingleso; Explicación histórica del aislacionismo norteamarico. no trabajo del que es autor Octavio Gil Munilla, en el que hace un minucioso examen de lo que es el aislacionismo, de sus raíces, y presenta sus diver- S- JS facetas y sus consecuencias, remitiénd. olas. a la actitud de los Estados Unidos; Revolución y renovación conservadora cor Frederick A. Voígt, lección clarividente- de sus profundos conceptos y discriminación de sus alcances; el empeño de Roberto Cantalupo: Actualidad del retorno a las Monarquías en Europa que se abre presentando el papel de la tradicional institución en el siglo XIX, pasando luego por la crisis de la libertad democrática para desembocar en lo que. es la- Monarquía social en el siglo XX; La idea de gobierno en la Europa moderna dé Michaél Oaheshótt, que recope todas tas facetas y. las- crecientes funciones gubernamentales: la empresa de Friedrich i- leer: Actitud del cristiano al comienzo de la Era atómica que. partiendo de remotos antecedentes, sitúa, el problema en un plano porvenirista; El agustinismo del pensamiento contemporáneo primorosa, visión filosófica y espiritual de la influencia, de San Agustín en él pensamiento y sentimientos actuales, que José María Fernán presenta con su inigualable, prosa; el texto ejemplar de, Douglas Wvodruff: Newman, Chestertón y los. católicQS in gleses de hoy donde la línea intelectual y de fe religiosa de los. más elevados escritora Ae la Gran Bretaña se hace magistral lección; El nuevo conservatismo y el nuevo liberalismo en Europa y Nortéatnérica del que es autor Érik Ritter. von. Kuhnelt Leddihn; y el estudio del músico y musicólogo Regina Saine de la Maza: La guitarra y su historia ade más de otros nuevos cuadernos. Esa variedad de títulos, ese reunir las expresiones y contribuciones de distintas