Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Continuación. mariana. Se adquieren algunos cármenes y lo que empezó en la harapienta mesa de camilla de una cueva sacromontana se va elevando a institución modelo dé enseñanza primaria completamente gratuita, en la que hoy se educan unos cuatro mil niños en los ocho grupos escolares avemarianos granadinos y unos sesenta mil en las cerca de cuatrocientas escuelas manjonianas que se desparraman por todo el territorio nacional, siendo un ejemplo de magnífica instalación el madrileño grupo escolar Andrés Manjón de la Dehesa de la Villa. También hay escuelas manjonianas en París, Roma y Lisboa, que, al Igual que las españolas y granadinas, funcionan bajo la perseverante directriz de otro ejemplar y virtuoso sacerdote: don Pedro Manjón, sobrino del fundador, que asumió tan noble y cristiana empresa al morir el insigne pedagogo, en julio de 1923. Desde entonces, la gran Obra se ha ensanchado con firmeza y constancia, conservando, con ejemplar pureza, aquel inicial espíritu que supo infundirle su fundador. Todo lo confía don Pedro- orno familiarmente es conocido por todas las latitudes avemariahas- -a su Banco de la Providencia y a la ayuda que desde el cielo presta en todo instante don Andrés Manjón, figura gi gantesca de la Pedagogía española. Y lo más curioso es que cuanto se propone sale adelante felizmente. Sus niños de las escuelas manjonianas no sólo reciben enseñanza primaria gratuitamente, sino que también disfrutan de comida a lo largo de todo el curso, de colonias veraniegas en la playa y de un providencial ropero que acude a reemplazar harapos y a cubrir muchas desnudeces de pequeños y mayores. Dios sobre todo, y vamos andando es su lema fervoroso y optimista. Don Andrés Manjón, paladín incansable de la Verdad y de la Fe, lo entregó también todo por su colosal obra. Su sabiduría y su humilde patrimonio. Los ingresos que obtenía como catedrático de la Universidad granadina y capitular del Sacro Monte y con la venta de sus libros, vasta y fecundísima obra, en la que resaltan los En la actualidad, unas ilustres visitantes comprueban la efectividad de los métodos manjonianos. temas de controversia, de propaganda religiosa, de Derecho, de Pedagogía prácüca, etcétera, los asignó al amparo de los niños, a quienes, como él decía y practicaba, era preciso dar pan además de Catecismo Hubiera podido alcanzar las cimas de la popularidad política; pero se conformó con su sentida pobreza material. De ella dejó elocuente rastro cuando, en sus mocedades, escribió en una buhardilla que habitaba en Madrid; En esta humilde mansión Vivió pobre largos años Andrés Manjón y Manjón. Por eso, sobre la gloria imperecedera de sus Escuelas y de sus libros, se alza también Pedagogía al aire libre: una lección de geografía sobre el mapa de España. vigorosamente la santidad de su vida. Virtudes y sacrificios ejemplares, recogidos ya en el proceso de beatificación en marcha, así como el testimonio serio de algunos milagros que se le atribuyen y que es posible que abonen felizmente el camino para que aquel apóstol de Amor y Caridad, que se llamó don Andrés Manjón, sea elevado algún día a la gloria de los altares. L. de V. El busto do D. Andrés Manjón preside los. Jardines y edificaciones de las Escuelas avemarianas en la Cuesta de Chaplí, junto al Saoro Monte. (Fotos Torres Molina.