Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nero? el de quien vende agua en cesto, el esfuerzo de ir por ella es lo que gana, Pero el pueblo le da para los viajes y le ha comprado un traje de torear y chirimbolos d e l oficio, que costaron ocho mil pesetazas. Desde aquel 14 de octubre en que se fundó la peña sus 462 socios dan de comer a la madre del muchacho, buscándola casa y calor. Ahora m i s m o la simpar Parrilla reúne en caridad pública ocho mil duros para que Tomillo v a y a a Sevilla, donde esto de ios toros tiene cuna. Y E l a d i o Guijarro acaba el cuento con estas palabras: A ver si con el esfuerzos de todos y la ayuda dé Dios podemos conseguir algo... ¿Será Ángel Tomillo la gloria de su pueblo? Quizá. Ningún otro lugar ha hecho tanto por ninguno de sus hijos. Tanto da que el mucha, No es posible torear así; pero se torea. cho quiera ser torero co (Continuación. mo que fuera poeta. Lo los amigos. Si sale adelante, surgirá el la primera crítica del triunfador y los importante es que los vecinos de una villa apoderado de rumbo, dejando al descu- pueblos importantes de la provincia le humilde sientan ése entusiasmo por el bridor en la primera revuelta del áspero llaman. Otra actuación y espadas son porvenir de uno de los suyos. En la ansendero. Pero siempre le quedará en su triunfos. Los cinco fundadores aprovechan dante torería, el calor de la aldea, o del noche triste el consuelo dé haber dado a sus viajes de tratantes para hacerle con- barrio, llegó a sentirse cuando él espada la ñesta nacional uno de sus héroes. En tratos y a veces firman tres la misma fe- había triunfado. (Pero así, al comenzar, el caso de Ángel Tomillo, el apoderado con cha, como pasó un día que le comprome- después de unas, pruebas negativas, éso garbo y aliento es San Lorenzo de la Pa- tieron para Priego, San Clemente y Min- nunca pudo ocurrir. rrilla, y esto obliga al comentario, porgue glanilla. Gana un estoque en Cuenca, un Que en la historia taurina nunca se hizo de, capote de paseo en San Clemente, una valga oTomillo de la Parrilla sea o no, fracase, carece ya de importanla ilusión colectiva tan generosa oferta. oreja de plata en Iniesta y torea 32 corri- cia. Es el pueblo el que la tiene y es él A los diecisiete años, Ángel Tomillo deja das, con un solo fracaso en Belmonte, protagonista del más bello cuento que el oficio y se va 5 de capeas Aún por el 1 mire usted por dónde! plaza en la que pudo imaginar la realidad, tintada de literreno se corren vaquillas, cuando la fe- los toros de don Agapito Alcaraz se puria luce. La noticia llega a La Parrilla y, sieron tontos. En Tarancón sufre su pri- rismo a la española. medio en broma, los del lugar dan. a su mer percance y La Parrilla le cura. ¿DiL. de A. paisano una Corrida en la que por primera vez se viste de torero. Carros, alegría y el señor alcalde. Pero Tomillo fracasa. Pasa otro año, y en la primera corrida que se celebra en Cuenca, los de La Parrilla llevan a su Tomillo, que ve salir tres toros grandullones, sabios para la ciencia del novel espada. Lucha, les ofrece la vida, y... nada. Pero los parfillenses han visto que el muchacho tiene valor y quizá arte. Largo es el camino, y uno de los amigos le lleva a Valencia para que curta pieles. Tomillo llora. Quiere ser torero y no sabe cómo. Al regresar el acompañante al pueblo, reúne, a cinco amigos y funda la peña qué lleva el nombre del torerillo. Cinco bobos, dice la gente, que entre el dominó y el mus hablan, bajo una instantánea incorrecta, del futuro de un hombre que no es nada. En el mes- dé diciembre de 1954, los adelantados del tomillismo hicieron una colecta para reunir el dinero suficiente que llevara el crio a Salamanca. Todos dieron algo en el pueblo. Una cuartilla de trigo o de cebada, media; un cuarto dé arroba de uva, dos pesetas y hasta cincuenta. Tomillo deja unos cuartos a la madre y torea donde le dejan, para presentarse el 12 de abril de 1955 en su pueblo, donde los vecinos se comprometen por 20.000 pesetas si la novillada es un fracaso económico. Tarde triunfal y lleno rebosante: orejas, rabos, patas y lleno en la plaza. La peña se esponja y Tomillo es contratado en Cuenca, ¡nada menos! para el Domingo de Besurrección. Los que pueden van. En carros, en muía, a pie, 1.800 personas. Radio Nacional de España en Cuenca hace Tomillo parece que sabe torear.