Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ii i iii IITM HISTORIA EDIFICANTE DEL J Z JOSÉ MARÍA P E M A N te del hormanlto Lucio, DIeo edificante porque nos ersefla a humlllaf nuestra ruin na tu relesa, mostrándonos cúmo vivimos presos del enc andlla miento de la lorma y sumlJos en un mar de coníualonei y iantasmas. El hermanlto Lucio era líBO horíeinno en la abadía de San Adalberto. Esta abadía es una de laa pocas que conserva en la actualidad acjuellH vieja y rlorlojfl Ordfn. Kitft en la falda de una manEafln veailda de helechoSn y entre laJ olas verdei Ht éstos ae asoman sus torreCIIIFIB (ótictLñ. cuya piedra Vieja, a la h u del poniente las hace paiecer de oro, como un relicario. Lfl huerta es grande, cercada por una tapia y dividida lodíi ella en cuadros, separados por acequias y n estos cuadros se cultivan lechugas, coles, tomates, espfirrflíoi y todas cujinljs hortalizas nece itfl la Comunidad para su sustento TCHetflrlano, El hermanlCo hortelano a que me refiero Unía también au cerebro dividido, como U huerta en uoos poco cuadros En ellos cultivaba unas cuanta virtudes y una cuantas Imperfeccione Inslunlllcantea. Como entrú en la abadía a loa doce alloB y nunca habla salido de ella, lu circulo de imágenes y de ideas era muy pequeño; pero, dentro de él. tenia sus deHM. aus alerrlaa, ana tribulaciones 7 sus dudaa como cualquier otro mortal n circulo más pmpUo, Todo es cuestlún de proporciones. La piTihlblclón de comer frutas de la jilij permito del abad, o la necesidad de ocudlr puntualmente al llamamiento de la camoana eran- uflclentca para producir en el hermflnito Lucio delitos o virtudes. Los conceptos del dpbet del pecado, del vencimiento heroico y de otras coMíi grandes de que oía hablar a los frailea nlrabnu para 1 en torno de esas coías pequeñas y pero como su espíritu era sencillo y pequeño, la relación era la misma Para él. Cristo habla bajado al mundo a ordenar que e acudiese al Jlamamlenlo de la camp ana V r v i M 0 3 loa honibr ft cftclavos de! SfnMdDs- Nada fJilni ni nada íflle en el cüstUlo Interior de nucstr QIEDÉL aln prmnr notes por CB nduara áv Icfs fcntlrliu, A los que mucJi s vectis hay que anbomar para aeflutr adentro. De aquí que aran parte de IB ÍAbrlcfl aoclnl descanse sobre el aparato de las fofmaa jlemnea. Mucho míU que a la Intíerldod o et valor de sus funcionado debe la Justicia o el Ejército a la everidad de IflA toff s nesrBA o a 1I L vlttoaidfld de loa uniformes nbtíairadoB. La fabrlcacíán de íslonea de oro. de plumas de coJores de oalradofl de terciopelo carmesí es uno de log máj cálidos puntales del buen orden d s la repQbUcs. Somos IIC 105 tristes ffaleote de los sn lldos- Hartn las coana mks grandes y espirituales las concebimos IL íuerUL dr lEnáE? cet airadables o siínLuosas. iJt misma dicha celeatla: que e la COÍJI lUAs subida y etérea que podemos pensar, no la concebimos sino como una música concertada e Inextinguible. Cuando un üngel quiso hacerle probnr en esto mundo un sorbUo de PH dicha a NUCfltra Padre QGr. Francisco, se le pres ntú nimbado de lu con un vlolín en la mano, j apoyando un instante el aroo, produjo tan dulcísimo sonido, que el Santo se cayd de esjíaldas, y a poco mfis ne muere de uíto. Pruébase todo esto cotí el caso edifican-