Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPAÑA, GIBRALTAR Por JOSÉ LION DEPETRE nes, tan denigrantes o más para ese gran país, referentes a los jüdios. Bien es verdad que por entonces ao había surgido aún un Disraeli, ni un Edén... En la Jurisprudencia Internacional existe un importante precedente referente a la caída en desuso de las disposiciones contenidas en los Tratados: la sentencia arbitral dictada en 21 de octubre de 1881 por el Senado de Hamburgo entre Oran Bretaña y Portugal, en el asunto YuilleShortridge. En esta sentencia se invoca la adopción por el Gobierno británico de leyes locales contrarias al Tratado, y. sobre todo, la extinción de éste por el no- uso En el Tratado de Utrecht resalta con claridad cenital el no- uso del mismo, por no observarse, desde hace muchos años, casi todas sus cláusulas: las referentes al régimen de mercaderías, las relacionadas con los barcos piratas moriscos, las que atañen a la esclavitud, las que establecen que no se permitirá por motivo alguno que judíos ni moros habiten ni tengan domicilio en dicha ciudad de Gibraltar Esta última, además, constituye un nuevo motivo de anulación: la violación positiva del contrato. En el malhadado articulo 10 del Tratado de Utrecht se dice textualmente: que la dicha propiedad (de la ciudad) se cede a la Gran Bretaña sin jurisdicción alguna territorial No hubo, pues, originariamente, cesión de soberanía. Pero, poste- C OMO continuación a mis dos artículos anteriores, acogidos en las prestigiosas páginas de A B C, creo interesante añadir algunas consideraciones que tal vez podrían ser útiles B la posición de España en ese dilatado pleito que viene manteniéndose con la Oran Bretaña y que empaña- -y seguirá empañando mientras no se le dé solución satisfactoria- -las amistosas relaciones entre dos pueblos que hoy no tienen ya otros motivos de disenso. Los Tratados de Utrecht- -decíamos- -deberían tenerse por totalmente extinguidos. Reconocerles ahora vigor sería tanto como recurrir a los Tratados de Cambray, de Vlena o de Aqulsgrán. Ningún Pacto entre naciones puede ser eterno. A este respecto, es característica la diferente interpretación que ha venido dando Inglaterra a los Tratados por ella firmados, según le sean o no provechosos. Y a veces- -caso peregrino- ha sostenido criterios opuestos sobre un mismo Tratado, de acuerdo con la oportunidad del momento. Precisamente con referencia a los Tratados de Utrecht vemos que en 1898, con motivo de las diferencias francobritanieas sobre TerraGova, toda la Prensa inglesa blandía con perfecta unanimidad la tesis de la caducidad de ese Pacto. El propio ministro d las Colonias, Mr. Chamberlain, sostuvo en la tribuna parlamentaria que Francia hacía mal en Invocar la santidad de disposiciones caídas en desuso obsele te de un antiguo Tratado viejo ya de cerca de doscientos años Poco después, en enero de 1899, en la Cámara francesa, el diputado Alejandre Ribot, refiriéndose a los ingleses, les decía irónicamente que seria más prudente no sostener la caducidad de un Tratado que le había dado Gibraltar a Inglaterra (Oh. Rousseau, Príncipes Généraux de Drolt International Public, Affaire de Terre- Neuve pana SS 2) En cambio, sir Winston en octubre de 1943, en la Cámara de los Comunes, para justificar las facilidades obtenidas por los ingleses en Portugal, invocaba el Tratado de alianza entre ambas naciones ¡del año 13731 Otros ejemplos de recurso a la caducidad de los Tratados por Inglaterra los vemos en la denuncia por esta nación, en 1921, del Tratado anglobollviano de 1840, conforme- -aducían entonces los ingleses- -a la política general del Gobierno de S. M. tendiente a la abolición de los Tratados c Mos en desuso Y en el mismo año- ¿por qué no se acordaría entonces de Utrecht? -rechazó con idénticas palabras los Tratados con Argentina, con Uruguay y con Venezuela, pretextando que contenían cláusulas concernientes a la trata de esclavos. ¿Es que en el de Utrecht no existían esas cláusulas? Bien claramente se arrogaban los ingleses, por ese Convenio, la exclusiva en el comercio de importación de esclavos en América. Y también figuraban en él otras estipulacio-