Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 1 G DE. DICIEMBRE DE 1955. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 38 rán su declaración ante, la Asamblea y serán elegidos, en la proporción que les corresponda, para los diferentes Comités de las Naciones Unidas. son hoy aquí más grandes que- en ningún otro momento de la vida de la Organización, tanto más cuanto que en este momento se intensifica otra vez la tensión y los frentes de la guerra fría aparecen nuevamente activos. Me resta añadir t; n sólo que la representación española en la Asamblea General, que termina mañana, puede, naturalmente, participar en las votaciones- como en todos ios demás actos ojiciníes de la O. N. U. Uru de las votaciones delicadas tendrá lugar mañana para decidir, en definitiva, que país ha de cubrir la vacante que deja Turquía en el Consejo de Seguridad. Hasta ahora los dos candidatos a dicho puesto son Filipinas y Yugoslavia. Despujés- de más de treinta votaciones, ninguna ha obtenido los dos tercios de votos indispensables para la elección. La solución podría ser mañana ur tercer candidato. -José María MASSIP. MANIFESTACIONES DEL SEÑOR A R E I L Z A Nueva York (Naciones Unidas) 15. (Crónica telegráfica de nuestro corresponsal. El embajador de España en Washington, don José Alaría Areilza, que se encontraba en la sede de las Naciones Unidas, junto al observador D. José Sebastián Erice, en el escaño de España, comentando el ingreso de nuestro país, ha dicho a este corresponsal: -Una grave injusticia histórica ha quedado reparada en el día de hoy. -Dente su interpretación del ingreso de España desde su pimío de vista en Washington. -La entrada de España, conseguida a los- pocos meses de haberse dado el paso admitiendo al observador permanente en la Organización, significa, a mi modo de ver, la total y plena normalización de nuestras relaciones citeriores, y el punto final al llamado problema español, caballo de batalla en los últimos diez años, y de buen número de polémicas mundiales. España, ha dejado de ser problcwa para convertirse eíl colaborador eficaz en la cooperación in. ternacioiuú que busca la paz del mundo dentro de la justicia. En la O. N. U. se espera y se desea la presencia, española como un considerable factor de estabilidad. El mundo hispánico y el mundo árabe sentirán en ocasiones la fecunda existencia española como v. n catalizador que evite las dispersiones nocivas. En esta hora de júbilo queremos recordar a guien es en la clara etapa de soledad estuvieron siempre con nosotros, aquí dentro, peleando las batallas del honor de España. Nuestra gratitud por su hidalguía es difícil de expresar. Y también para el Gobierno y el Congreso de Estados Unidos, quienes han ayudado denodada y decididamente para nuestro ingreso en la Organización de las Naciones Unidas. -J. M. M, E S P A S A HA L U C H A D O Y KA V E N C I D O Valencia 15. Bajo la presidencia de Mr. Richard Ford se celebro una reunión general de socios de Levante de la Cámara de Comercio Americana. Asistió el nuevo cónsul de ios Estados Unidos en Valencia, señor Delgado Arias. Mr. Ford se refirió en su discurso a la entrada de España en la O. N. U. y atribuyó este éxito al tesón del Generalísimo Franco, que tan sabiamente ha conducido e! país hasta llagar a esta meta. En términos parecidos se expresó el Sr. Delgado, quien afirmó que el triunfo de España en la O. N. U. no es otra cosa que el resultado de una labor digna. España- -dijo- -lia luchado y ha vencido v podrá ju; r ¡ti trascendental papel en el concierto de naciones que componen aquel organismo. -Cifra. F E L I C I T A C I O N E S EN E L M I N I S TERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Ayer, por la mañana, los subsecretarios de Asuntos Exteriores y tic Economía Exterior, con los directores rencralr- s y alto persona! del. Ministerio de Asuntos Exteriores, visita- NO HAY UNIVERSALIDAD SIN ESPAÑA Para España estos acontecimientos son significativos y satisfactorios. Los antecedentes del caso español dentro de la (J. N. U. que están en el recuerdo de todos, dan especialísimo significado a su ingreso como miembro permanente. Me decía don José Sebastián de Erice esta mañana: Hay, sobre todo, un aspecto que nos enorgullece como españoles: el reconocimiento expreso, terminante, de que no hay universalidad sin España. Si recordamos el ambiente de San Francisco, en junio último, advertiremos que entonces había casi ultimado un acuerdo para el ingreso dé un corto número de países, entre los 1 cuales no figuraba España; usted, Massip, es buen testigo de ello. Bastó que presentásemos nuestro requerimiento de ingreso para que, incluso nuestros mayores enemigos, se dieran cuenta de que ningún país tenía mayores derechos a tal entrada. Se buscaba la universalidad de las Naciones Unidas me- diante el acceso de nuevos miembros y se advirtió que sin España no podía pretenderse. Todo el problema, a mi modo de ver, se centraba en esos dos términos: universalidad y España. Fíjese en que en los tensos debates que acabamos de presenciar no se ha oído una sola voz injuriosa ni discriminatoria; ni una alusión autorizada a aquella monstruosa resolución de 1946, que el pueblo español repudió el 9 de diciembre de aquel año en la plaza de Oriente; ni una sola duda de que la obra de la paz necesita. de la presencia de España... El papel español aquí dentro puede ser excepcional. El embajador en Washington, José María de Areilza, me decía que, en muchos casos, España puede ser un catalizador cerca de los bloques iberoamericano y árabe, especialmente, y este solo hecho- -aparte la tradición diplomática de España, su rango histórico y sus características como nación en el turbulento mundo de hoy- -da automáticamente una fuerte preponderancia a su papel aquí dentro. Anoche y esta mañana hemos oído aquí entre aplausos el nombre de nuestro país. Saludo- -decía Carlos Rómulo, de Filipinas, en la sesión de anoche- -a la que fue mi madre patria, esa gran nación que nos puso en contacto con Occidente. Esta fue la tónica de todas las Delegaciones iberoamericanas y árabes y la de muchos países europeos y asiáticos. Si este corresponsal hubiese pedido hoy a los delegados de Iberoamérica una declaración especial para A B C, podría llenar diez páginas de nuestro periódico. Para todos ellos ha sido un acontecimiento jubiloso la re- unión de una gran familia después de largos años de separación oficial. Para la O. N. U. ese paso casi definitivo hacia la universalidad representa una excitante inyección de sangre nueva, ideas y caras nuevas, estilos todavía inéditos. El nuevo bloque católico, por sí solo- -Italia, España, Austria, Portugal e Irlanda- puede, er ¡este terreno, proyectar sobre la Organización de las Naciones Unidas una personalidad excepcionalmente influyente. En cierto sentido, y ello se ve fácilmente, repasando la lista de dieciséis países aprobada anoche, va a ser más difícil que nunca la canalización de los grandes bloques que forman ahora ese conjunto de setenta y seis naciones, especialmente por lo que se refiere a esas dos grandes incógnitas de la Historia que son Asia y África. Pero las posibilidades de cooperación internacional Navidades de En la planta baja de GALERÍAS preparamos de manera especial, con el papel y la cinta que usted elija, los artículos qiie destine usted a regalos y que hayan sido adqsiiridos en cualquiera de nuestras secciones. Oestas cff Havidad Contienen seléeeionadísimos artículos de regalo para, señora, caballero, 11 i. ñ- a s j niños, ¡V é a l a s en Ja, planta baja! ¡Incomparable colección! Temas alegóricos, paisajes, etc. Y felicitaciones suavemente perfumadas. Para fiestas Botellas sorpresa nieve- artificial, figuritas... Y una gran variedad de paquetes especialmente preparados para cotillón. Para e l árbol- de Bolas, pinas, lágrimas campanas, estrellas, muñecos, espumillón, velas, guirnaldas eléctricas de 6, S y 10 luces... (Departamento de Juguetes) Gran variedad de figuras en todos los tamaños. Castillos, casas, mesones, molinos, puentes... Papel de fondo, musgo, corcho, escarcha, etc. ¡FELICES PASCUAS! I ll 1 M- ij ém J