Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 16 DE DICIEMBEE PE 1955. EDICIÓN PE LA MAÑANA. PAG. 35 ron, cayendo para siempre en la más vergonzosa de las esclavitudes. Justicia: que ante. la razón suprema del bien patrio exige apliquemos por igual las leyes a todos los ciudadanos, cualquiera que sea su categoría o rango social, haciéndolo si acaso con mayor rigor contra Jos que no sabiendo hacer buen uso del mejor acomodo en la vida que la providencia les deparó, causaron con su actitud más daño a Li sociedad; justicia, que borre las. terribles diferencias que existen entre los que por haber nacido bajo el mismo cielo español tienen derecho a un mínimo común de bienestar que lleve la tranquilidad a todos los hogares; justicia, que obliga a hablar claramente a nuestras gentes, que por su hombría de bien y recio temple gustan de la verdad y desdeñan las hipocresías. MAS FE Y MAS ENTUSIASMO Si queremos tener la España buena y hermosa que todos soñamos; si queremos que de una vez y para siempre reine la paz en toda? las tierras de España; si queremos, en íin, que en el concierto de las naciones ocupe nuestro pueblo el puesto que por su historia le corresponde, es necesario, absolutamente indispensable, que pongamos más fe, más entusiasmo, más alma en nuestras tareas, con la seguridad de que de hacerlo así veremos colmadas nuestras ilusiones; de otro modo en España seguiría reinando la envidia y las rencillas, su vida discurriría por los, caminos de la mediocridad en que se desenvolvió durante los últimos siglos y, al final, caería derrotada; y entonces, a la hora de las lamentaciones inútiles y tardías, nosotros pasaríamos por la vergüenza de no haberlo sabido evitar. Por eso es preciso que todos, ricos y pobres, empresarios, técnicos y obreros, catedráticos y alumnos, paisanos y militares, todos sin excepción, trabajemos, mucho más y mejor; aunque, naturalmente, este mayor y más eficaz rendimiento, en el trabajo deba ir acompañado de una más justa retribución, que forzosamente hemos de ofrecer, no por adulación a los inferiores ni temor a los obreros, que eso es de cobai des. y si por amor al prójimo, que eso es de cristianos. MARCHAD CON ALEGRÍA DONDE SE OS ORDENE Y ahora que vais a tomar un nuevo ca mino, duro, áin duda, pero hermoso como ningún otro y al final del cual o espera s la gloria de haber servido a la Patria, quiero daros un consejo, que espero aceptéis como una orden, que os ha de servir de guía en el curso de toda- vuestra vida militar. Tened fe en los mandos, marchad con alegría donde se os ordene y en lo que da vosotros dependa, procurad en la paz elegir los puestos de mayor trabajo y fatiga, y en la guerra, sin dudarlo, los de mayor peligro, y si en cumplimiento de esta orden inspirada en el más puro y santo amor a España, morís, no importa, ése es vuestro deber. No debo terminar sin dar las más sentidas gracias a la gentileza del agregado militar de Portugal, que, un año mas, en nombre de su glorioso Ejército, ha tenido la gentileza de venir a ofrecernos este ya tradicional y preciado trofeo, que si colma de satisfacción a uno de nuestros cadetes, nos llena de orgullo a todos los que tenemos la honra de vestir este, glorioso uniforme; yo Je ruego, mi coronel, en presencia de las, más altas jerarquías de la Iglesia y del Estado, en presencia de estos valientes generales que por su ejemplar y patriótica conducta son modelo viviente de disciplina para las generaciones venideras, ante estos oficiales y futuros oficiales, hagáis llegar a nuestros- compañeros de Portugal nuestra admiración por sus virtudes, y muy particularmente a los que en tierras lejanas, i un- to a las orillas del Océano Indico, están demostrando con las armas de la razón y del derecho. que aún no ha muerto el espíritu de esta vieja Europa, que con las an torchas de la fe supo llevar los más elevados principios de la civilización durante siglos, p or los más apartados rincones del universo. OMEGA 0 C A I IB Uno de los de pjj de más exácta prltísfóW que puede V poseejr g e Qmega 30 mm. En 1946, él Observatorio de Ginebra admitió relojes de pulsera para sus famosas pruebas anuales de precisión. Seis veces desde entonces el Omega 30 mm. ha sido considerado el mejor entre los soberLA VICTORIA EN. LA PAZ bios relojes de pulsera que competían cada aña para la codicia Por. último, caballeros cadetes y seño- res España, te y. da recompensa V ned oficiales, soldados todos deno debe olsiempre presente lo que OMEGA N. 738 Calibre 30 mm. (diámetro 35,5 mm Segundero normal. Caja de aceré inoxidable. Esfera con cifras de oro, Garantía de origen. 1.500 Pts OMEGA N. 740 JO Y 8 RIA RELOJERÍA f PLATERÍA Calibf e 30 mm. diámetro 35,5 mmu Segundero centraL Caja de acero inoxidable. Esfera con cifras de oro- Garantía de origen. FUENCARRAL MADRID vidar ningún buen español: la victoria ayer; sólo fue posible por la unión sagrada de todos los españoles; la victoria en la paz, hoy, sólo se logrará si mantenemos y fortalecemos esa unión hasta lograr ver convertidos en. realidad los anhelos de bienestar moral y material que nuestro pueblo siente. Ex- i presar con palabras cuánto quiero y ansio este ideal sagrado de unión, me parece no sólo difícil, sino casi imposible. Así, loque yo dijera, no sería bastante para expresar mis sentimientos; por eso os pido que hoy, al terminar los actos qué se, celebran en día tan solemne en esta inmortal ciudad de Zaragoza, que con heroísmo supo escribir una de las más brillantes páginas de nuestra Historia en silencio, muy en silencio, cada uno para su fuero interno y con la mayor devoción, recite una oración; la primera oración que aprendió en el regazo santo, de su santa madre, y esa oración la eleve al Cielo pidiendo a Dios ilumine nuestras inteligencias y robustezca nuestros corazones para que todos juntos, en apretado haz y a las órdenes de Franco, lleve- mos a España por los caminos del honor, de la justicia y del trabajo a las más altas cumbres de su grandeza. Fi. ja nuestras intenciones en los que al luchar cayeron dando su vida por la Patria y pensando en EspTma, siempre en España, levantad el corazón, soldados de mi ilw L. ¿n, l... t,