Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La lalesia de la CandelaH construida, por lis españole en Morón. Un bello paltaje de la ciudad de Morón ubana. va Granada, Toledo, Madrid, Guadalajara... -saltase a tierras de América en una proyección romántica del viejo solar hispánico. Los hombres de la primera hora americana saboreaban el mas leve estímulo que consiguiese aliviar su ánimo abatido por la punzante nostalgia del hogar lejano: por eso conoció América tan pronto las folias canarias y la muñelra galaica, y se bautizaron los nuevos poblados que surgían de aquellas tierras feraces con nombre de grato sabor castellano o de significación andaluza y extremeña. Morón de Camagüey, con sus viejas leyendas y tradiciones, sus colosales centros azucareros y unas tierras feraces y ricas, jalonadas por los románticos fortines de la antigua Trocha castrense, ha rendido homenaje a nuestro Morón andaluz en el airoso monumento del simbólico gallo que acaba de Inaugurarse en un moderno parque de la ciudad cubana. Asistió a este acto de fervoroso recuerdo hispánico el general Fulgencio Batista con su esposa y algunos miembros del Gobierno de la Bepública. Es original y simpático este nuevo gallo de Morón Todos los días, al amanecer y en las últimas horas de la tarde, lanza su canto al aire tibio del Caribe, mediante un ingenioso mecanismo que amplifica el sonido y lo extiende a gran distancia con el natural alboroto en los corrales del contorno. Es un flamante signo del progreso al que desde ahora debe aspirar nuestro humilde Gallo bético, tan silencioso y resignado en su antiguo pedestal de Morón de la Frontera. F. R. B. Vista general del monumento al gallo de Morón erigido en Oamagüey. ñoles, que trazaron aquel camino en la cenada manigua y construyeron un ferrocarril que aun existe y se utiliza. Los viejos fortines de La Trocha, mudos testigos hoy de la presencia española en la bella isla antillana, fueron hace poco tiempo declarados monumento nacional. Cuando el general Máximo Gómez- -recuerdan los cubanos- -contemplaba desde sus posiciones de campaña la original linea defensiva, en cuyos reductos permanecía inmovilizado un grueso contingente de nuestro Ejército, solía exclamar, convencido y con aire de triunfo: Allí tengo prisioneros a veinte mil españoles. En el Morón cubano predominan las familias de ascendencia hispánica, procedentes de antiguas y nutridas colonias que se establecieron en aquella feraz campiña y contribuyeron eficazmente con su esfuerzo al desarrollo agrícola y comercial de la isla. En los primeros años del presente siglo llegaron a La Trocha más de doscientos mil trabajadores españoles, muchos de los cuales permanecen en Morón y dirigen el sector más importante de su comercio. La colonia peninsular y la Asociación Canaria colaboran con los cubanos en el progreso industrial y agrícola de la región; algunos compatriotas nuestros- -asturianos, gallegos, canarios- on elegidos para el desempeño de cargos representa- tivos en las Corporaciones locales, incluso el de alcalde en la municipalidad moronense... La ciudad de Morón conserva con orgullo la antigua casa de la calle de Isabel n en que nació el ilustre general del Ejército español don Leopoldo de Saro Marín, conde de la Playa de Ixdain. No han conseguido esclarecer los cubanos la toponimia sS 3 de Morón, el pintoresco y rico término camagüey a n o como tampoco hemos logrado desentrañar los españoles- -pese a la abundancia de conjeturas- -la exacta significación de la popular anécdota simbolizada por el gallo, que destaca su desgarbada silue t a en el paseo de la Peña del Morón sevillano. Pero nada compromete el imaginar que este nombre- -como los de Nueva España, NueEl pataeet d la. colonia apartóla d Morón.