Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
oraciones para que Pombo saliera con bien de la empresa. Luego, al conocerse el feliz término del vu ¿lo, todas las mentes se volvieron hacia el pequeño piloto Que tan alto habla llevado el nombre de España. En Santander se tributó a Juan Ignacio un sentidísimo homenaje popular. Pombo cuenta; el final de su viaje. -Como se trataba de un vuelo de buena voluntad por las Repúblicas hermanas de Hispanoamérica, que no había visitado antes ningún aviador español, el resto del viaje, hasta Méjico, lo hice con mucha lentitud. Ya no se trataba de batir ninguna marca y aunque yo comprendía que esto haría, a los ojos del mundo, menos espectacular mi vuelo, pensé solamente en España y en lo que por España, como buen español, estaba obligado a hacer. Debía convivir siquiera unos días con los habitantes de cada una de las naciones hermanas. Y crea usted que no sentí en absoluto el h a b e r tomado esta decisión. Era verdaderamente emocionante ver con qué entusiasmo se hablaba de España en todas las Ciudades de Hispanoamérica en las que hice escala. Yo sentía que las atenciones que a mime dispensaban I b a n dirigidas a mi Patria y esto ms enorgullecía. Había conseguido despersonalizar totalmente el vuelo y que se cumplieran aquellas palabras: Fuera de España dejará usted de ser Pombo para convertirse en España. Y en ese tono amable de voz que le caractariaa, Juan Ignacio Pombo nos cuenta detalles de este vuelo Internacional, hispanoamericano, que dirigió óli Uft español cien por cien. Se inició la caravana en Venezuela, con participación de aviones -L A A M I S T A D ¡V Pombo me recuerda que, hace veinte venezolanos. En Colombia se incorporaron años, durante su famoso raid tuvo que pilotos de este país: la señorita Cecilia ser operado en Costa Rica de apenaicitis, Gómez, bellísima deportista de Bárranquilla y capitán de la Aviación militar, y loa coh extrema urgencia. Y una vez en franca convalecencia el pueblo Costarricense or- señores Leonardi, Cárdenas y González, ganizó un Te Deum en acción de gra- que hicieron todo el recorrido. Otros pilocias en la basílica de Cartago, donde se tos no pudieron completar el vuelo- -duró venera la imagen de Nuestra Señoría de dos meses- -porque sus obligaciones tío se loa Angeles, de la que es muy devoto el lo permitían. país. Las autoridades de Cartago le hicie- t- Este es el caso de Mario Moreno, ron entrega de las llaves de la ciudad. Cantlnflas que hizo con nosotros dos Hice poco Pombo transportó en su avio- etapas y no pudo continuar, atado por sus neta, por encargo del arzobispo de Méjico, compromisos artísticos. una imagen de la Virgen de Guadalupe, Juan Ignacio recuerda episodios del con destinó a la basílica de Cartago. Aun rallye Me habla de la emoción que que el deseo de Juan Ignacio era que el sintió en Cartagena de Indias al visitar el antiguó castillo español donde los grandes adelantado de la Hispanidad se defendían de l o s ataques de piratas y corsarios ingleses. Panamá. San José de Costa Rica, Managua, y Sdn Salvador fueron o t r a s tantas etapas en este viaje ds confraternidad americana. y, en el fondo, española. En Tapac h u í a y Guajaca (Méjico) se cerró el comercio y los aeródromos presentaban un aspe c t o impresionante de luz y olor. Muchachas ataviadas con los trajes típicos re Juan Ignacio se cibieron en e s t a emociona al recorciudades a los pilodar las escenas de tos, mensajeros de amor a la Patria de amistad. En 1 Méjico que fue testigo de se incorporaron los excepción durante Juan Ignacio Pombo lud ndo l pp íld nt d Panamá, Or. R món, ln do hace mejicanos y d o s uno meses. su viaje. Al conti I- n o r t e m r i e a n o nuar hablando se le para 1 circundar el golfo. Brownville, Housaota enronquecida la voz. acto de entrega se celebrara en la inti- ton, Nueva Orleáns, Talahassa, Tampa, -JEI motivo de que mi vuelo terminara midad, el párroco organizó una Salvé Miami y La Habana recibieron trlunfalen Méjico es bien sencillo i gratitud pro- y a la salida del templo más de doscientas mente a los aviadores. De la capital cubafunda hada el pueblo q ue, cuando ocurrió personas saludaron al aviador español. na saltaron a la Isla de Cozumel, y de está, la trágica desaparición de Barber án y Co- Pombo recibió la comunión en la basílica a Mérída, la antigua ciudad maya. Luego, llar, sé movilizó para localizarlos. En la y pudo contemplar el cuadro que se con- V e r a j c r u z búsqueda de los malogrados aviadores serva en la iglesia con el pergamino que españoles perecieron algunos mejicanos. recibió en 1935 y que él había donado a Recuerdo- -dice- -que mientras en el Cuando yo llegué a Méjico, pudo comprobar ésta iglesia. i i cursó de una recepción en el Ayuntamienel extraordinario dolor que había causado -Estoy seguró de que, desde la, primera to se pronunciaban discursos, yo pensaba la muerte de mis dos compañeros. En vez que visité Cartago, se me encomienda que el primer Municipio de América lo prueba de afecto hacia los mejicanos les todos los días a Nuestra Señora de i los crearon lús; españoles en esta ciudad. hice entrega de mi avioneta Santander Angeles, Así no puede extrañarme nada la De Veracruz la caravana pasó a la bellíque conservan como una especie de reliespecial protección que el Cielo me ha sima Acapulco y de ésta a la capital mequia. El Gobierno mejicano me concedió dispensado siempre... jicana, donde terminó el viaje. Precisauna de sus más preciadas condecoraciones Juan Ignacio estuvo retirado del alie mente fue Pombo quien pronunció el disy me nombró oficial honorario de su Avia- durante una temporada a causa de una curso de clausura en el teatro Bellas ción militar... lesión que se produjo en accidente. Pero, Durante la Cruzada de Liberación, Pom- muy convencido Pombo dice. i i- ¿Piensa usted cotftinuar volando? bo luchó como un bravo en la Aviación- -Fero el volair es un vldio y en cuanto- -Desde luego. Mientras Dios me dé nacional. Al terminar, desempeñó varias uno se siente en condiciones ya no lo pue- salud y fuerzas seguiré dedicado a lo que misiones y cargos diplomáticos por desig- de abandonar. En Méjico he volado mucho; es mi profesión. Creo, además, tjue así nación del Gobierno del Generalísimo he trabajado con el Club Aéreo Mejicano puedo hacer mucho por España. Franco. Y a fines de 1944, por asuntos en la organización de pruebas deportivas. Todavía me cuenta Juan Ignacio más familiares, se trasladó a Méjico, donde hoy En fin, hace año y medio fui llamado por cosas. Seria imposible, sin embargó, recoreside. Sin embargo, su inquietud aven- las autoridades mejicanas para colaborar geríais todas en una entrevista. Haría falta turera no te permite estar inactivo. Y Juan en la organización de la Primera Caravana para ordenar los Ignacio vuela constantemente por Hispa- Aérea de la Amistad, un rallye de 10.000 un libro que nació llevando recuerdos del prendido en noamérica. Kilómetros que nos llevó en misión de hombre el corazón el culto a su Dios y su Patria- -4 En mis viajes- -dice- -he podido combuena voluntad por todos los países del probar que el amor a España es, en estos golfo y del Caribe. Huboj momentos en y qué, en todo momento, ha hecho honor países, imperecedero. El simple hecho de que volaban hasta cincuenta pilotos de a sus sentimientos. Ahora ya no queda ni tiempo ni espacio para más. mi modesta presencia en cualquiera de distintas nacionalidades, j i Arte i A. T. ellos es motivo suficiente para que la Prensa ensalce a España. A mí me quieren mucho. En Costa Rica, por ejemplo, soy, para todos, Juan Ignacio a secas... j LA PRIMERA CARAVANA AEREA DE