Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i, i -y V. -y V, Uv- Xv VV AU t A. W x 1 X -V... AJA v CUANDO VALLE- INCLAN QUISO SER MARQUES f UMPLENSE hoy ochenta y nueve f años del natalicio de don Ramón V del Valle- Inclán, grata efemérides que evoca en todos los hispanoamericanos, aun en los medianamente cultos, un recuerdo de gratitud y de nostalgia para el gran escritor que supo cincelar él idioma patrio con aquella prosa lírica, armoniosa y pulcra, escrita para regalo musical de espíritus selectos. Dejando para otra oportunidad el modelado de su perfil genealógico, de ilustres ascendías blasonadas, permítasenos hoy recordar aquella aspiración de don Ramón de reivindicar para sí y para su descendencia los títulos de Marqués del Valle y Vizconde de Viexín que, según él, habían pertenecido a sus antepasados. No creo descubrir ningún mediterráneo si afirmo el sentimiento tradielonalista de Vaile- Xnclan, juntamente con el culto íervoroso al pasado y a su linaje, la llamada irresistible de la voz de la sangre y el atavismo de su raza de hidalgos, encarnada en su marqués de Bradomín y en su tío don Juan Manuel Montenegro, representantes de aquellos mayorazgos, que eran la historia del pasado y debían ser la historia del porvenir Don Ramón, como los secos hidalgos de gotera descritos en Los Cruzados de la Causa amaba, como pocos, la historia de su linaje y sentía como nadie el orgullo de las sílabas de su apellido. No extrañe, por lo tanto, que después de diversas búsquedas en archivos y bibliotecas se dirigiese al Rey solicitando humildemente la sucesión en los títulos mencionados. Si no por la novedad de la noticia, dada a conocer hace ya años por mi ilustre amigo y académico señor Fernández Almagro, él desconocimiento de los instrumentos en que se contiene nos mueve a reproducirlos a continuación: Seflor. -ÍE 1 que suscribe acojiéndose (sic) a los beneficios de la ley de Presupuestos del Estado, que aparece publicada en la Gaceta de Madrid el 26 de Diciembre de 1914, solicita dentro del plazo marcado en la misma, carta de sucesión o rehabilitación en los títulos de Marqués del Valle y Vizconde de Viexín, concedidos a su ascendiente el Teniente General Don Antonio del Valle y Monsoriu, por cincuenta y tres años de campañas en Plandes. -Creyéndose con derecho a los mencionados títulos, el que suscribe lo justificará oportunamente con documento que presentará dentro del plazo concedido por la expresada disposición. -Ruego a Vuestra Majestad, cuya vida guarde Dios muchos años, me conceda la gracia que hoy solicito- -Madrid, veintisiete de marzo de mil novecientos quince. A los Reales Pies de V. M. Ramón del Valle Inclán. No obtuvo el autor de las Sonatas respuesta a su instancia, por lo cual onoe meses después, el 26 de febrero siguiente, se dirige al ministro de Gracia y Justicia, renovando sus presuntos derechos a los títulos Indicados, que llevó el primero, dice, su quinto abuelo D. Luís Valle, Gobernador y Bailo de Terramunda (Termonde) en el País Bajo de Plandes y añade: Hoy Termonde arde en guerra y es imposible obtener los documentos justificativos del derecho que asiste al que suscribe. Es un caso de fuerza mayor que no podía estar previsto por la Ley, y por ello es acudir a V, E. porque se digne ampliar el plazo para la presentación de documentos, en tanto subsisten las causas que impiden hoy toda compulsa en los Archivos de Bélgica. ¿Llegó a creer Valle- Inclán en la licitud de su petición, y, por lo tanto, en la sucesión sanguínea y legal de aquéllos que en vida habían usado los títulos que él reivindicaba? Dado el carácter de don Ramón, su discrepancia con la dinastía reinante, y ¿por qué no decirlo? su propio orgullo, que, en otro caso, le impediría dirigirse al Rey, opinamos que, en efecto, se creía heredero y sucesor de los marqueses del Valle y vizcondes de Viexín. Sin embargo, -fuerza es reconocer que estaba equivocado, sin duda mal informado por algún asesor que confundió lamentablemente a don Antonio Luis del Valle y Monsoriu, marqués del Valle y gobernador de Terramunda, desde 1685 a 1706, con su contemporáneo don Antonio del Valle y Rodríguez de Soto (el verdadero quinto abuelo de don Ramón) virrey de valencia, cuya plaza defendió contra la Escuadra del conde de Saballa, después de haber recobrado a Madrid, en 1707 ¡y de decidir la batalla de Almansa, en 1708, como partidario de Felipe V, al decir de la información de don Francisco Antonio del Valle- Inclan, tercer abuelo colateral de Valle, practicada para su ingreso en el Colegio de San Clemente de Santiago, y sobre la cual hemos de volver en otra ocasión. No obtuvo, pues, Valle- Inclán los títulos que solicitaba, aun cuando le sobraban méritos para encarnar al mitad legendario y mitad real marqués de Bradomín de sus obras, que contenía pinceladas maestras de aquel don Antonio de Inclán, el Menor, viajero por tierras peruanas, de donde trajo muchos soles para poder colgar en el Pazo de la Rúa Nova una lámpara de plata, que pesaba ciento dos onzas, y de su hijo don Miguel de Inclán, residente algún tiempo en Nueva España ¿no nos dice él en Sonata de Estío Todavía el marqués de Bradomín conservaba allí los restos de un mayorazgo deshecho entre los legajos de un pleito el cual, en 1751, instituye el vinculo y mayorazgo sobre la capilla de la Rúa Nova, de la misma manera que otros sus antepasados los fundaron en La Puebla del Caramiñal, en Villanueva de Arosa, en Santa María de Vares, en el concejo de Pravia y en Curras. Podemos, por ello, recordar hoy el magnífico soneto autumnal que Rubén Darío dedicó al marqués de Bradomín y repetir con entera justicia: Marqués (como el divino lo eres) le saludo. José CAAMAÑO BOUBNACELL (de la Real Academia Gallega! (Fotos T. Naranjo.