Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La oupletlsU d moda por Narciso Méndez Brlnga. de Francisco Sancha. BLANCO Y NEGRO Y A B C Por JOSÉ CfíMON Una intensa calidad expresiva muestran las obras de Sancha. Ante los dibujos aquí expuestos nos damos cuenta de lo injustamente preterido que se encuentra este gran maestro, cuyo lápiz puede competir con los mejores contemporáneos franceses e ingleses. Su estancia en los medios europeos más selectos dio a su linea una profundidad humorística y caracterológiea de que carecen otros dibujantes españoles. Con una nitidez a veces de aguafuerte, va destacando Sancha los rasgos marcados por el medio social o por los hábitos. Son estos rictus tan simples y claros, que adquieren valor simbólico, y los personajes de Sancha quedan como arquetipos de casticismo. Picaros, artesanos o desarraigados de suburbio, cruzan por sus láminas, realizadas ademas por un color de los más brillantes e idóneos tonos: Muy popular se nos revela Regidor con un sentido idílico de los temas, a los que sitúa en unos campos siempre humildes, con corderos y niños, con pastorcitas melancólicas e infantiles y con esas laderas donde la tierra se humaniza. Son los dibujos de Xáudaró los que han de reunir más público a su alrededor. Hay en esa admiración mucha gratitud hacia esa gracia tierna y sana, que no necesita recurrir al absurdo para provocar la risa, y cuyo humor- -a través de cientos o miles de dibujos- -no ofendió nunca a nadie. Humorismo basado en una interpretación humana y compasiva de los contrasentidos de la vida. Los dibujos de Méndez Bringa son de emocionante buena fe, al transcribir la sociedad de su tiempo en sus más minuciosos detalles. Ambientes, atuendos, los más triviales escenarios son reproducidos con una minuciosidad cuyo detallismo es el ingrediente más personal de este artista. Dibujo, por otra parte, muy limpio y resignado a sujetarse a todos los accidentes del modelo. Señalemos en Lozano Sidro una maestría en la reproducción de los tipos y ambientes de la alta burguesía que le permite describirnos, con ironías a veces de estirpe goyesca, tipos y situaciones. Estamos en la época de los nuevos ricos Y ellos son las victimas del lápiz de este gran dibujante. Las caricaturas de Sileno participan de esa comprensiva bondad que parece ser la nota común de todo este conjunto. Son caricaturas inocentes, en las que se buscaban los rasgos menos deformantes de los políticos tratados por su lápiz. No podemos detenernos en la critica de los pintores- -y en la de los escultores, como Benlliure- que accidentalmente han sido también ilustradores. Su arte rebasa la anécdota de la narración y exige otra valoración estética. La originalidad de esta Exposición reside, precisamente, en presentarnos a los artistas que han humillado su inspiración colocándola al servicio de los textos o de los acontecimientos contemporáneos y que han creado un arte, en el cual la claridad expositiva es su mejor mérito. Se reanuda en otra sala la tradición de los ilustradores de carácter narrativo con los dibujos de Medina Vera, muy populares y saineteros, y los muy realistas de Muñoz Lucena. Los de Espí son verda- Autorretrato de Manuel Benedito.