Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D I O í L U S- í T R A D O D E ÍNFORMAC ION G E N E RA L fj XjfJ DIAR 1O ILUST R A DO D E INF O R MA C I O N G E N ERA L FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA N los comedios del pasado siglo aparece la antropología en el Jiorizónte científico. Aparece en el confín como una nubécula de contorno y color indecisos. Se extiende a seguida sobre el cielo a buen andar, como aglomeración, de cútmilus, cuyas formas y matices varios van cambiando de continuo, casi imperceptiblemente. La última edición ds la Enciclopedia Británica es de 1929. En el suplemento del año 1940, once año? después, cparece un artículo sobre antropología que modifica, y amplía notablemente el otro que sobre el mismo asunto consta en el cuerpo de la edición. En lo. que va de siglo, la antropología es quizá el vastago científico que más abunda en hojosidad (bibliografía) El número de Sociedades antropológicas y etnográficas es incontable por doquier, singularmente en los países anglosajones. Es una ciencia adolescente, en pleno crecimiento. Sin duda por eso la nomenclatura técnica de que se sirve (comenzando por la palabra misma de antropología) no sé ha fijado aún precisa y unánimemente. Con frecuencia, un mismo término se emplea equívocamente de nación a nación. De sde que aparece la antropología o ciencia sobre el hombre, se bifurca, naturalmente, en dos corrientes: una, que estudia al hombre como zoon otra, que atiende a la cualidad específica de politikcn Los padres y padrinos de esta ciencia tropezaron, desde luego, con ciertas dificultades para la imposición de los respectivos nombres bautismales. Anthropos en griego, significa el ser humano; abarca, por tanto, las dos mitades del hombre: la animalidad y la racionalidad, la bestia y el ángel, como dijo Pascal. Consecuentemente, la antropología comprende en su perímetro el estudio del hombre en su integridad, como zoon y como politikon Faltaba, pues, un sombre para el primer miembro de aquella primaria división antropológica: el hombre, en su parcial aspecto zoológico. La denominación de zoología no era adecuada puesto que se refiere a los animales propiamente dichos, en tanto el hombr es un animal sui generis y sólo a medias. En esta incertidumbre, los ingleses resolvieron definir como antropología física esta parte de la antropología general. Los franceses, por su lado y en general, llaman de entonces acá antropología, a secas, a esa misma discinlina. Ya se inicia aquí un germen de confusión. Para un inglés o un alemán, la lingüística es una parte esencial de la antropología. Por lo regular, para un francés es imperdonable mezclar ¡a una con la otra. E COMPLICADA ANTROPOLOGÍA nicos y eleáticos, la filosofía se preocupó ante todo de la constitución y origen de la materia y el cosmos, en tanto con Sócrates la filosofía descendió del cielo a la tierra y centró sus especulaciones sobre el hombre mismo (la raza humana) singularmente en su hiperesfera ética, estética, -política e intelectual. Anthropos repito, es el ser humano. Estaría bueno que alguien saliese diciendo que para aquellos tras filósofos la raza era la filosofía. Aristóteles, por su parte, creó la biología, la cual en su sistema era, así como otras ciencias naturales, una rama de la filosofía. A fin de nombrar el segundo miembro de la división antropológica (el hombre político o en sociedad con sus semejantes) se hubo de acudir a otro vocablo griego, ethnos de donde etnología. Entendían quienes así procedieron que ethnos lo mismo que socius en latín, significa el hombre social. Sin embargo, no es así, estrictamente. Los griegos empleaban con frecuencia esa palabra en el propio sentido y alcance que nosotros, modernos, cuando, por ejemplo, decimos raza anglosajona, o germánica, o hispánica; un grupo humano con historia conocida y un idioma común. La raza helénica era, para ellos, un conjunto de razas distintas, en el puro sentido biológico y de origen, y una sola raza por la cultura y la lengua. Mas restringidamente ethnos equivalía al gens latino, una familia o casta del mismo nombre y tradición; lo cual no implicaba tampoco comunidad de sangre, pues se podía ingresar en el ethnos y la gens por adopción. A la raza en sentido biológico, los griegos le decían genos Otras veces, paral los priegos, ethnos quería decir nación, unidad política, como agregado de familias añejas, que componían la clase gobernante, por encima del pueblo demos en igual sentido Virgilio usa de natío sobre populus Senatus (compuesto de patricios) populusque (la masa popular) Sea de ello lo que quiera, acerca de etnología no hubo duda y se adoptó desde un principio. Los ingleses llaman indistintamente antropología cultural a la etnología. Hacia la misma época que la antropología y la etnología, pació la sociología. El objeto de la sociología y su nombre híbrido (latino y griego) son hallazgos de Augusto Comte. En Francia siempre ha habido. cierta tendencia a mezclar etnología y sociología. Tengo para mí que la clasificación más completa y exacta de la Antropología (o biología humanal es la de Alfredo C. Haddon, nrofesor de etnología en Cambridge History of Anthropology De seguro interesará? 1 lector curioso y aficionado del saber. Hela aquí: I. Antropología física (para algunos autores, antropología a secas) A) Anatomía humana; e n cuanto JÍOS sirve para diferenciar: 1) hombre y mano: 2) variedades vivientes y extintas de la humanidad. Evolución orgánica hu- Pongamos un ejemplo sencillo. En una obra de divulgación, muy meritoria y muy leída, la Historia de la filosofía de Messer (editada por la Revista de Occidente título bien hallado y bien llevado) se denomina antropológico al período ségundci de la filosofía griega. ¿Oué se quiere decir con esto? ¿Que los filósofos de esa época Sócrates, Platón y Aristóteles, se dedicaron a estudiar el hombre en su aspecto zoológico? No; sino que en la época anterior, de los jó- mana. Esta sección está en relación con la zoología y la pa- i leontología. B) Estudio comparativo de las funciones corporales (fisiología comparada i incluso hormonas y grupos sanguíneos) y de los procesos mentales (psicología comparada) C) Razas humanas y su distribución. D) Mezclas raciales. Influencia del medio sobre la. constitución física del hombre. Herencia. Genética. Eugenesia. II. Antropología cultural (etnología a secas, para varios autores) A) Estudio comparado de los idior mas (lingüística) B) Artes y oficios (tecnología) y su distribución y difusión en el. espacio y el tiempo (arqueología) Agrupación de ar tefáctos en tipos más complejos y difusión de estos complejos. C) Estudio comparado y clasificación de los pueblos según su cultura material y social. Influencia del medio sobre la cultura. Emigraciones y difusiones de culturas. Supervivencia de condiciones primitivas en tiempos más avanzados (folklore) D) Descripción de la estructura cul- tural. Clasificación de las culturas. Cambios sociales de las culturas y su alcance psicológico (sociología comparada) Grupos sociales y religiosos. Gobierno y ley. Ideas morales. Magia y religión, como doctrina y como praxis. Las partes I y III se coordinan para un tema parcial, estudiado totalmente, en la parte: III. Etnografía. Estudio intensivo y descriptivo de un grupo humano o área geográfica determinados, que comprende todas las ramificaciones así de la antropología física como de la cultural. Todo esto es conocido (mejor que yo lo pueda conocer) de muchos lectores de A B C; pero, no de la mayor parte da ellos, que es para quienes escribo. Un periódico moderno es una especie de extensión universitaria. Hay que informar de todo, en tono medio; ni demasiado abstruso, ni, por el contrario, de manera improvisada y retórica, dando a entender, para el vulgo, que se está al tanto de todo. La pedantería consiste precisamente en dar por sabido y averiguado lo que no se sabe ni se ha tenido paciencia de averiguar. Hace muchos años, don Miguel Moya, cuando yo comenzaba a escribir artículos de periódico, me dio un consejo que jamás olvidé: No tema usted dsscubrir Mediterráneos. Por mí parte, desde entonces, ya en mis primeras colaboraciones periodísticas, formé un concepto personal de lo que debe ser un artículo de periódico. Concepto al cual siempre he permanecido fiel. Y aun creo recordar que lo expuse en uno de mis primeros artículos juveniles. O sea: un artículo debe ser como un tren mixto, mitad mercancías (datos, hechos ciertos, noticias) y mitad nasajeros (ideas, interpretaciones, sugestiones) Si sólo contiene lo primero, el artículo es una pelrns. Si sólo lo secundo, no suele pasar de mero flato lírico. Digo esto a rnodo de apología, que literalmente significa dis culpa o excusa. j Eamón PEEEZ DE AVALA