Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 8 C. MEERCOL 1 S W VE, OCTUBRE DE 1955. JEMCION DE IA MAÑANA. PAG. o principalmente un filósofo, sin ver que su gran realidad humana nó sé prestaba a estas disecciones porque ambos componentes eran constitutivos, inseparables. Así como el critico de pintura Francisco. Alcántara decía qué la luz de la Castilla Central es la quintaesencia de todas las luces provinciales, en la persona de Ortega y Gasset- -castellano de nacimiento- -se cruzaban sangres oriundas de los cuatro costados de España- -de Galicia, de Andalucía, de Extremadura y de la Rioja- por virtud de esta fusión ha sido Ortega y Gasset el español armonioso. Acaso nadie ha sentido como él, en la propia entraña, la rica- variedad española a la par que la esencia única de lo español, el tirón centrífugo de las regiones, y la fuerza de la magna Castilla que, con sólo mirarlas quietamente desde su altiplanicie, las retiene y enlaza. Estudió el Bachillerato en el Colegio de los Padres Jesuítas de Jiíiraflores del Palo (Málaga) donde recibió del Padre Gonzalo Colonia, la enseñanz- a de las lenguas latina y griega, que poseía a la perfección. En 1904 se doctoró de Filosofía y Letras en la Universidad Central con una tesis sobre los terrores del Milenio; fue poco después profesor en la Escuela Superior del Magisterio y más tarde- -como queda dicho- -catedrático de la Central hasta 1936. Dos veces estuvo en Alemania, en las Universi- dades de Berlín y Leipzig y, finalmente, en Marburgo. Era entonces esta pequeña ciudad la Meca de la filosofía kantiana, dónde pontificaban sus últimos apóstoles, Cohén y Natorp. El meditador de El Escorial- -pudridero de reyes, silla de piedra granítica ftl pie de la áspera cordillera carpeto- vetónica- -absorbe en aquella pequeña ciudad gótica, junto a un manso rio, ceñido de redondas colinas lo que se ha llamado la corriente central del pensamiento europeo Diez años vive ortodoxamente dentro de la filosofía kantiana. Yo he respirado- -decía- -como una atmósfera y ha sido a la vez mi casa y mi prisión. Pero un día se evade. De la magnífica prisión kantiana sólo es posible evadirse ingiriéndola. Es preciso ser kantiano hasta el fondo de sí mismo y luego, por digestión, renacer a un nuevo espíritu. De este renacer aparecen las primeras señales en su prólogoa la versión española de k Pedagogía de Herbart. Mucho antes, su primer escrito, el artículo Glosas -en la revista Vida Nueva de 19 dé diciembre de 1902- -ya señalaba su descontento hacia la filosofía tradicional con su visión del hombre en general En aquel artículo ya están en germen muchas de sus ideas posteriores, que tuvieron un primer desarrollo en artículos publicados en los Lunes de El Imparcial dónde colaboró asiduamente, comentando también- -cómo antes en Faro y otras revistas, como Europa -temas y sucesos de la vida pública en que ejercía la critica como patriotismo En 1914 píonunció en el teatro de la Comedia su fáfriosa coníe. rencia Vieja y nueva política en que oponía dos Españas: la España oficial y la España vital expresiones todas que han quedado, porque Ortega siempre tuvo el acierto literario de forjar alguna expresión afortunada que se perpetuaba como moneda dé brillo y troquel inalterables. Aquella conferencia era la presentación de la Liga de Educación Política que se aproximó al reformismo para alejarse en cuanto éste hizo ademán de aliarse a los viejos partidos monárquicos. En este aspecto público de su vida ha de recordarse también la fundación- -en 1915, con un gru o de escritores, Baroja, A orín D Ors, Pérez de Ayala, Antonio i- fachado- de Ortega y Gasset comb ate contri et de la revista España. Semanario de la racionalismo, el idealismo y el utopismo y, Vida Nacional que ha dejado honda huella si se permite la palabra, contra el infinitismo en la juventud española de aquel tiempo, de la cultura. La cultura europea- -decía y su artículo Bajo el arco en ruina en se ha apartado de la vida en la nave del que anunciaba los separatismos de las re- racionalismo. Pero como las tripulaciones giones y las clases sociales. Consecuencia de los veleros antiguos en largas travesías, de aquel artículo fue la fundación de ha enfermado por falta de vitaminas. Cul El Sol en 1917, donde siguió escribiendo, tura anémica la ha llamado Ortega en el con su firma y sin ella, y reunió en su primer tomo de El Espectador añatorno una selección de grandes escritores. diendo: La vida tiene que ser culta, pero Más tarde fundó la Agrupación al Servi- la cultura ha de ser vital. El tema de cio de la República y fue elegido diputado nuestro tiempo -así se llama otro de sus por León en las primeras Cortes republi- libros fundamentales- consiste en vitalicanas; Pero ya a finales de 1931, en ar- zar nuevamente la cultura, colocar otra vez tículos publicados en el diario Luz y, la razón en su sitio; es decir, dentro de sobre todo, en la conferencia del cine la vida. Este principio va a la vez contra de la Opera, patentizó rotundamente su el racionalismo y contra el irracionalismo. absoluta disconformidad con los Gobiernos La razón vital de Ortega- -desarrollada de la República. Una vez aprobado el Esta- en libros posteriores, En torno a Galileo tuto de Cataluña, su. discrepancia le llevó a Historia como sistema Ideas y creenausentarse definitivamente del Parlamento cias Ensimismamiento y alteración y, en general, de la vida política, para Prólogo a un tratado de montería núconsagrarse exclusivamente a la filosofía. cleo de su filosofía es la superación de la La primera enunciación clara de ésta antítesis de razón y vida. Este principio aparece en su primer libro, Meditaciones es el que ha salvado a la filosofía española del Quijote donde se encuentran ya casi de caer en los errores del existencialismo. todos sus conceptos- fundamentales, anticiPero siendo un europeo era un espándose en muchos años a las teorías filo- pañol En su primer libro decia- -y podría sóficas que, después habían de correr en repetirlo hasta el final de su vida- -que Europa bajo otros nombres. En 1916 pu- siempre había estado haciendo con los blicó el primer tomo de El Espectador más humildes rayieos del alma experimentos al que seguirían otros siete, que constituyen de nueva España Por toda su obra corre una verdadera Enciclopedia artística, lite- esta preocupación: ¿qué es España? ¿qué raria y filosófica. Leyéndolos, dijo el crítico puede ser todavía? ¿cuál es su forma alemán Crust Robcrt Curtiu. s: Ortega y suprema de coexistencia con los demás Gasset es tal vez el único hombre que pueblos, con esta época? Con esta amorosa puede hablar hoy en Europa, con igual preocupación ha recorrido los viejos camiseguridad de juicio, con igual brillantez en nos de España, por las tierras que el Cid la expresión, de Kant y de Proust, del arte cabalgó, por la ruta manchega de Don prehistórico y de la pintura cubista, de Quijote, primero a lomo de mulo, después Scheler y Debussy. Agregaríamos de la en automóvil. Su última enfermedad le teoría de la relatividad y de las evoluciones sobrevino en una de estas excursiones por históricas, de la discontinuidad de la ma- los pueblos españoles. teria y del Estado moderno, de Mallarmé, Fruto de esta preocupación fue su Esy de etnografía, etc. En este sentido ha sido un europeo Hay muy pocos europeos paña invertebrada donde al análisis de la que lleven en si la integridad de la cultura situación española, al que siguió el de la europea, sin trozos truncos, sin cegueras situación europea en su famoso libro La parciales, sin cerrazones especialistas. Uno rehelión de las masas -traducido a diez de ellos ha sido Ortega y Gasset. En sus lenguas- -se unen los primeros esbozos de empresas culturales- -la Revista de Oc- una sociología que había de desarrollar descidente y sus ediciones, la Biblioteca de pués en sus conferencias del Instituto de Ideas del siglo XX -derramó por los paí- Humanidades -fundado en 1 48 por él ses de habla española todo el pensamiento mismo- -sobre El hombre y la gente en europeo. Cultura- -he dicho- -es el sistema el año 1949, precedidas un año antes por vital de las ideas de cada tiempo. El las las del Circulo de la Unión Mercantil sobre ha vivido y han vivido en él, lo que no Un ensayo de historia de Toynbee Esta excluía una crítica aguda de la misma cul- actividad de conferenciante es otro de los tura que vivía tan plenamente. La filosofía capítulos importantes de la obra de Ortega. En 1916 y 1928 sus conferencias en Buenos Aires atrajeron tal afluencia de público que fue menester una intervención de la Policía. En 1929 su curso con el tema Qué es la filosofía? comenzado PISOS SUPERIORES en el Salón, Lux de Madrid, tuvo que ser A ESTRENAR trasladado, por insuficiencia del local, a un GRAN LUJO Y CONFORÍ teatro. Últimamente íué llamado a pronunciar el dí urso inaugural del centenario de dé cinco, seis y siete habitaciones, más Goethe n Hamburgo; después, sobre el toda clase de servicios, a préáios modera- mismo tema, pronunció varias lecciones eri dos y con facilidades de paga. Aspen (Estados Unidos) Aún más, recienVerlos: Calle GOYA, 141. temente, en Alemania, Suiza, Inglaterra e También se vende na hermosa tienda con Italia. Era el filósofo más leído y escuchado sótano, muy barata. por un público internacional y, desde luego, el de nave influjo sobre los españoles con- temporáneos, hasta tal punto que puede decirle que lia sido en España más que urt h o m b r e un acontecimiento 1 Sólo un acontecimiento puede pesor de tal forma ALTA COSTURA Presenta actualmente su nueva colección. sobre los asoec. tos más heterogéneos de un país, sobre la literatura, a política, la filo- SERRANO, 5 sotía, las artes, la enseñanza, las maneras Para suscribirse a A B C llamen al y los estilos, sobre las capas sociales más distanciadas. A un hombre: sol no se le teléfono 25 19 59, de diez de la maña- puede reconocer este íortísimo üodei de írastrocació y. reforma. na a ocho de la tarde ARIN