Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A D R I D MIÉRCOLES 19 DE OCTUBRE DE 1955. EJEMPLAR UNA PESETA ANO CUADRAGE 0 CT AVO i s IMO 64 N UM E R 0 5. 4 8 o PA G 1 N A S DE TODO EL MUNDO LLEGAN A MADRID TESTIMONIOS DE PÉSAME POR LA MUERTE DE DON JOSÉ ORTEGA Y GASSET Su Excelencia el Jefe del Estado expresó en la mañana de ayer su condolencia a la familia EL ATENEO DE MADRID ONDEA LA BANDERA A MEDIA ASTA Fue a las once y veinte de la mañana de ayer cuando don José Ortega y Gasset faiicció en su domicilio de la calle de Montcsquinsa, 28. Había abandonado el Sanatorio Itubcr, donde fue operado el día 12 de octubre. Ha fallecido cristianamente, asistido por el padre Félix García. El ilustre escritor sufría un cáncer de estómago, con metástasis; la operación del tumor no pudo realizarse. El doctor Duarte se limitó a una sencilla intervención quirúrgica, que tenía por objeto facilitarle la digestión. Desde el viernes último, su estado e agravó, y en la noche del domingo tuvo dos hemorragias, por vía bucal y rectal, y empezó a perder la conciencia, que recobraba de ves en cuando, luminosamente. En el momento de producirse el fallecimiento, acompañaban a don José Ortega y Gasset su esposa, doña Rosa Spottorno; sus hijos, dona Soledad, don Miguel y don José; sus hijos políticos, doña Simonne Klein, doña Carmela Delgado y don José Várela, y su hermano D. Manuel. La noticia de la muerte del gran pensador se difundió rápidamente, por Madrid. Personas de todas las clases sociales acudieron, en legión interminable, a la casa mortuoria para testimoniar su sentimiento a los deudos del finado o para firmar en los pliegos colocados con este objeto. Durante iodot el día, personalidades de la política, ¡a Medicina, las arfes, las letras y la sociedad desfilaron ininterrumpidamente por el domicilio di l finado. El ministro de Educación Nacional se personó inmediatamente de conocer la noticia. Don Joaquín Ruis- Giménez había estado ya en la casa el lunes por la noche, para interesarse por el estado del ilustre paciente. También acudió en seguida el alcalde de Madrid, conde de Mayalde. En el día de ayer llegaron a la casa del insigne filósofo incontables telegramas de toda España y del extranjero. En el domicilio de don José Ortega y Gasset si recibió anteayer un telegrama del nuevo mi istro argentino de Educación, en el que éste formulaba votos por el pronto restablecimiento del enfermo. En el cuarto de trabajo del ilustre escritor se veían los libros y Is papeles tal como don José Ortega y Gasset los dejó al salir para el sanatorio. En un atril estaba un libro de G. Lenotre, titulado Existenees d artistes y en la mesa, las Vidas de Rudolf Von Ikering y de Otto Von Gierl é publicadas por la Revista de Derecho Frivado En estos dos libros y en el de HAN QUEDADO SUSPENDIDAS LAS CLASES EN LA UNIVERSIDAD MADRILEÑA EL SEPELIO SE VERIFICARA HOY, A LAS ONCE DE LA MAÑANA hasta después del entierro del gran pensaFrils Schula, Principian- des R omischen Rechts había anotaciones escritas por el dor español. difunto. Las últimas palabras escritas por HOY NO HABRÁ CLASES EN LA don José Qrlcga y Gasset. UNIVERSIDAD PÉSAME DEL JEFE DEL ESTADO Con motivo del fallecimiento de don José Ortega y Gasset, catedrático de Metafísica Su Excelencia el Jefe del Estado expresó de la Universidad de Madrid, se suspenden por la mañana su condolencia a la familia de durante el día de hoy las clases en este don José Ortega y Gasset, a través del jefe centro docente. de su Casa Civil, marqués de Huétor de Santillán. EL ENTIERRO BANDERA A MEDIA ASTA EN EL Les conducción de los restos del ilustre ATENEO filosofe se verificará hoy, a las once de la mañana, desde el domicilio del finado, calle El Ateneo de Madrid colocó ayer la bandera a media asta, con crespón negro, y. de Moutesguinca, 28, a, la Sacramental de San Isidro. Recibirán sepultura- en el pantuvo sus puertas entornadas, en señal de teón donde reposan los de su padre, el gran condolencia por la muerte de don José Orescritor y periodista don José Ortega y Mutega y Gassef, tan vinculado a ¡a docta nilla. 1 casa. Ambas señales de duelo permanecerán SU VIDA Y SU OBRA Difícil es la biografía de 1 1 filósofo cuya, 11 vida está hecha casi exclusivamente par acontecimientos interiores, unas veces de lento desarrollo, resultado de largas y penosas meditaciones; otras, súbitos hallazgos, revelaciones sobrevenidas en ese golpe de luz que da en los ojos la evidencia. Una biografía de Ortega y Gasset tendría que s, er el relato de cómo surgieron en su vida, por qué circunstancias, por cuál evolución o repentina adivinación sus ideas, sobre todo aquellas más originales, nacidas de las honduras de su alma, más que de su intelecto, con las cuales ha introducido una visión nueva en la filosofía, ha influido sobre el pensamiento contemporáneo y ha creado, convertidas ya en actitud ante la vida, un ámbito para los desarrollos posteriores de Producto i I d Ub r t rioi Pu rto Goliat un filosofar español. No siendo posible ahora x esta biografía, que él llamaría desde dentro como la que pedía para Goethe, hemos de contentarnos con los datos exteriores de su vida. Nació José Ortega y Gasset en Madrid, el 9 de mayo de 1.883. El ha dicho que nació sobre la rotativa de un periódico. Es textualmente exacto; nació en un piso sobre la imprenta de un periódico- El linparcial -que dirigía su padre, D. José Ortega Munilla, y sus libros dejan oír un rumor nativo de rotativa, porque muchos de sus capítulos han sido antes, artículos de periódicos. El artículo de periódico- -ha escrito- -es hoy una forma imprescindible del espíritu y los libres futuros han de recoger en su forma y estilo la experiencia ganada en el periódico. Mas al mismo tiempo siguió, en lugar más recóndito- -la Cátedra de Metafísica de la Universidad Central, en la que, muy joven, en 1910, sucedió a D. Nicolás Salmerón- una áspera labor de rigurosa filosofía que se descubre como inspiración, músculo y armazón hasta en sus pasajes más literarios. -Sus pensamientos no han sido ocurrencias inconexas y casuales, sino meditaciones a las que el análisis no ha helado con su frío ni ha quitado la apariencia encantadora de visiones este ha sido el milagro de este autor: que sus ideas, aun analizadas y desarrolladas filosóficamente, guardan todavía su calor de emoción, su palpitación primera, su entereza original. Por razón de esta equilibrada corrbioación de elementos era, para los que, nccjsitan clasificaciones, ante todo, un gran escritor