Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 15 DE O- C UBRE 19 SS. BmülOK BE LA MAÑANA. PAG. 45 MAQVÉL CAMPBAL Nacida en Puerto Rico, pero afincada hace inuchos años en Nueva York, donde actualmente es presidente del Comité que se dedica a proporcionar hoyares a niños acó idos en instituciones de caridad, y miembro de la Junta Juvenil que trata dé la de liiícucncia infantil en, Nueva York. -El año pasado- -me dice- al regresar de itn viaje que hice por Europa, coincidí con una reunión que celebraba la Junta Juvenil y hablé de ¡o bien impresionada que llegaba, ya que este grave problema da la delincuencia infantil no existe ni en España ni en ningún país hispanoamericano, porque al niño se le inicia en la religión y se le inculca desde muy pequeñiio el respeto a los m a y o r e s. En Norteamérica las tres asignaturas principales establecidas en tos centros docentes d e primera enseñanza son: leer, escribir y aritmética. A eso le Ha m a n las tres erres Y yo propuse que se debiera cambiar por estas tres erres: religión, respeto y restricción. ¿Lo tomaron en consideración? -El decano de la Escuela Social de la Universidad de Colombia dijo que yo iba á cambiar el sistema americano con mi campaña. ¿Lo ha cambiado? -Por esto es por lo que sigo peleando. ¿Tanto delinquen los niños en Norteamérica? -El crimen, generalmente, lo cometen chicos de quince a veinte años. ¿Cómo hemos de explicarnos esto? -Porque los padres salen al trabajo y quedan los chicos libres, sin que nadie les pida cuentas. Y como está prohibida la, religión en las escuelas, no tienen freno. Por eso yo siempre pongo como modelo en Nueva York a España. Tengo la seguridad que el día que se dé la educación española al niño americano se terminará esta pesadilla. ¡Es que allí vemos a un grupo de mozalbetes por la calle y vos da miedo! v- -Aparte la libertad de que gozan los chicos, ¿qué cree perjudica más a la juventud? -Lew novelas policíacas. Y que se da mucha publicidad a los crímenes. Para ellos esto significa una. heroicidad. Este es el motivo por el cual yo estoy luchando. Y me UN DIALOGO J E KARL Fritz. -Quiero decirlo dé una vez para siempre: ¡Basta ya de guerras! Maestro. ¡Magnificó querido Fritz! Sin embargo, estaremos de acuerdo sobré un punto, o sea qué se debe haeer lo que es justo y no se debe tolerar lo que es injusto. Fritz. -Exacto. Maestro. -Los malhechores deben ser puestos en la imposibilidad de hacer daño. Ahora bien, más dé una vez sucede que los delincuentes conquistan ti poder, ora con astucia y perfidia, ora con violencia. Es, por lo tanto, natural que éstos deban, con sobrada razón, ser castigados y puestos en condiciones de no poder ofender. Y si un criminal poderoso se defiende puede ser necesario hacer la guerra contra él. Fritz ¿La guerra? Maestro. -Sí, Fritz, en realidad, la guerra. Pero no sé trata propia y verdaderamente de una guerra. Diría más bien que se trata de un acto semejante a aquel que los ejecutores de la justicia realizan a diario. Fritz. -Sí, pero los ejecutores de la justicia no emplean las armas atómicas. Maestro. -No en verdad. Pero tú, Fritz, debes aprender a pensar en términos jurídicos. Jurídicamente considerando no se trataría de una guerra. Pero si tú prefieres creer que se trataría de una guerra, por lo menos debes admitir que seria una guerra justa y de una buena acción. Fritz. -Eso sí... Maestro. -Hombres buenos y justos se unen para castigar a los injustos y malvados. Y después, cuándo la maldad queda derrotada y hundida, llega el momento de la expiación y las responsabilidades. Considera también el he propuesto divulgar intensamente la cultura hispana allí. ¿En qué forma? -Quiero montar una compañía de teatro. ¿Dirigida por usted? -No; por José Crespo. El proyecto es hacer temporadas a base de abono y con obras españolas. Quiero que se llame Teatro Benavente ¿Artistas? -Españoles, cubanos y puertorriqueños. Después, ver si puedo llevar a los mejores artistas de España. ¿No se conoce nuestro teatro en Nueva York? -No. Y en que se dé a conocer está interesado lodo el cuerpo diplomático hispanoamericano. ¿Triunfará usted? -Naturalmente. Tenga usted en cuenta que hay más dé dieciocho mil estudiantes de Nueva York que estudian español. Y están interesadísimos en esta idea. Tenemos búblico, artistas y director. ¿Y teatro? -También: El teatro del Savoy Plaza, en el mismo centro de Nueva York. Ya ve, hasta ahora las pocas películas españolas que han llegado allí se han puesto en cines de barrio, y el teatro va a entrar por el centro. -Señora, ¿por qué su amor hacia los niños? ¿Por qué no los tiene usted? -No tengo lujos, no; pero tengo dos prohijados, en Sanio Domingo. Y en Cuba, muchos chicos adoptados, a los que envío religiosamente ttna mensualidad. -Usted es millonaria, ¿verdadf. -Mi marido. ¿Cuándo regresa a Nueva York? -Salgo esta misma noche, para allá. LA PAZ Y LA coste de una guerra. Los justos no pueden permitirse él lujo de desembolsar aquellos dinerales a fondo peráide. En otras palabras, debemos hacernos dar del vencido resarcimientos sustanciales, indemnizaciones, cauciones, prendas de garantía... Todo esto es fácil de comprender. El que no lo comprende es un inconsciente, un estúpido. Más te diré. Si no lo comprende es que él mismo, probablemente, será UIÍ criminal, contra quien, deberemos proceder inmediatamente para hacerle inofensivo por anticipado. Fritz. -Eso, eso... Maestro Asíi pues, mi querido Fritz, ahora podemos ya establecer nuestros primeros principios de Derecho Internacional: las guerras injustas están prohibidas y forman parte de los deberes de todo hombre honesto; ¡as guerras justas son aquellas que resultan combatidas por hombres justos contra aquellos que se ponen del lado de la injusticia, Fritz. -Me parece qus en eso no hay la menor duda. Maestro. -Fíjate, Fritz, que hemos ya resuelto el problema principal. Puedo asegurarte que todos los sabios de todos los tiempos están conformes con nosotros en este punto. Fritz ¡Maravilloso! Y así tendremos en seguida la paz, ¿verdad, Maestro? Maestro. -No podrá tardar mucho. En el mundo quedan ya muy pocos malvados y delincuentes. Ellos representan el único obstáculo contra la paz universal. Contra esos combatiremos una guerra justa. Fritz. ¡Magnífico! ¡En m a r c h a! ¡Partamos para. la guerra justa! ¿Qué lleva de España? -Un grillo. ¿Un grillo? -Sí. Es para incrementar m i colección de animales. Espero que este infeliz se porte mejor que- un león que tuve que echar de casa. Mire. (Me muestra las cicatrices que le quedaron de los zarpazos del desahuciado l león. ¿Y sigue usted recogiendo animales en, su casa? -Es emocionante domesticarlos. -Y tanto. -Santiago CÓRDOBA, ALEMANIA LXJFTHANSA LUNES Y JUEYES APLAZOS APARTADO 385 MAORIB m g T A I C O CUATIS GAMA RELOJES m. precisa importante Empresa, para puesto técnico- comercial, con experiencia eii tratamientos técnicos, proyectos y fabricación de maquinaría para industria metalúrgica. Preferible sabiendo aJemán, inglés o francés. X- 20 Apartado 40. -Madrid. INGENIERO