Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REFLEXIONES DE UN VIAJE La transpiración de las plantas ECUERDO perfectamente el dfa que marchaba yo a una ciudad marítima del Sur, donde pensaba solazarme en su tranquilo mar y compensarme del inmenso calor pasado en la recolección de cereales. Era camino obligado pasar por el cortijo de mis compadres, donde tenia que almorzar y zafarme en su fresco vestíbulo, protegido por las típicas persianas de esparto, de la terrible hora de la siesta. La simpatía y hospitalidad de ambos esposos es ya tradicional en la provincia. Los amigos, aunque tengan prisa, no pueden resistir la tentación de entrar en el cortijo, y los que tienen la desgracia de no pertenecer al círculo de sus amistades miran con pena al pasar el estratégico sitio de reposo, adivinando o sabiendo por referencias que pierden una magnífica ocasión de apagar su sed con la bebida preferida, pues de todas ellas hay en abundancia en la casa. Llegué en momento muy oportuno, en que iban a probar Un enorme y extraño aparato (una máquina cosechadora, según me dijeron) que mas parecía un bar- R Maíz imperfectamente regado. co terrestre que una herramienta de labradores; pues eso le hacía semejar un espacio a manera de puente, en donde, además del conductor, podían ir, cómodamente sentadas bajo un toldo cuatro personas más. ¡V a m o s enhorabuena! -exclamé- ya llegó la tan codiciada máquina. Los resultados fueron francamente satisfactorios, pero el calor... Durante el almuerzo fuá conversación o b l i g a d a los grandes adelantos que van poniéndose al servicio de la agricultura y que nos tienen a los agricultores escorados dei b a n d a económicamente por su elevado precio. -Ahora sí que cosecharás con comodidad el trigo de las vegas de regadío- -le dije- -tan grandes y llanas como son. -Sí- -me contestó- pero es posible que esta máquina sólo tenga que emplearla en secano; pues la agricultura es ciencia que está íntimamente relacionada con las matemáticas y éstas me han demostrado que cualquier cosecha que se ponga en el regadío es más remuneradora que el trigo, y todas ellas son igualmente necesarias para la economía nacional. Siguió la sobremesa con números y demostraciones, y, por fin, llegó la hora en que tuve que lanzarme al calor de la carretera. La temperatura Maíz regado con el agua suficiente. era t ó r r i d a El aire que entraba por las ventanillas del auto- chitas y las turgentes es de cuatro o cinco móvil parecía el hálito del grados centígrados, que esto permite a lac desierto. A los olivares y ama- hojas mantener su frescura bajo altas temrillos rastrojos sucedió una peraturas, y que la evaporación produce una pequeña zona de huerta con acción suetora del agua edifica a través de árboles frutales y maíz prin- las raices que contiene grandes cantidades cipalmente. Pensé en la te- de sales disueltas, vemos que el perjuicio no rrible evaporación sufrida por e tan grande. aquellas plantas, tantas hoSin embargo, la cantidad de sales absorras bajo aquel sol implaca- bidas por una planta no es proporcional a ble, y al ver sus hojas curva- la cantidad de agua transpirada; es, por das por la sed me acordé del tanto, un proceso fisiológico unificado que consejo de aquel viejo labra- obedece a leyes propias aun no bien estudor: la huerta hay que visi- diadas ni conocidas. tarla por la mañana y la noDe todas formas sabemos que cuanto via por la tarde más seco es un clima y más alta es la La cantidad de agua que transpiración, tanto mayor es el agua ematraviesa la p 1 a n t a, y que pleada para producir cierta cantidad de mantiene la turgencia de las materia orgánica. hojas, es tan grande, que una Este de la relación entre las sola planta de girasol o de tas y elesbozo absorbida y transpiradaplanagua (bamaíz, en el periodo vegetati- lance hidrico) puede ser muy alecciona vo, puede llegar a transpirar dor para el sufrido agricultor que está 200 litros. transformando secanos en regadíos, pues La transpiración es aumen- al intentar siembras nuevas en terrenos tada, como es lógico, por el donde antes no se cosechaban puede tecalor, la intensidad lumínica, ner tropiezos a veces inexplicables. la humedad relativa del aire La cantidad de agua necesaria en un (en sentido inverso) y el vient o principalmente. N o es, clima cálido y seco es dos o tres veces mapues, de extrañar que cuando yor que en un clima húmedo. Nosotros hemos llevado un experimento el agua edáflca escasee, si la transpiración es grande, se paralelo en las riberas del Júcar y el Guaproduzca un déficit en el ba- dalquivir con una plantación de mate, y lance hidrico y la planta se hemos podido comprobar que con tierras similares, con un poder retentivo de la marchite y hasta muera. Esto hizo creer a Timiria- humedad muy aproximado y con una pro ev, entre otros, que la trans- ducción parecida, al cambiar notablemenpiración es un perjuicio in- te la humedad del ambiente, hemos teevitable; pero si tenemos en nido que regar en la proporción 3: 1 más cuenta que la diferencia de en el Guadalquivir. temperatura de las hojas marJuan CÓMENOS