Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ffij s. i Y, Colegio de M a l a g a fundado por el madrl t r lefio D. A l o n s o de Mosoosot que en la actualidad alberga al Oolegio de (a Paloma, sostenido por el Municipio de la oaplta! fraguó en 1721. Algunos cuadros y reposteros llaman la atención. Nos fijamos con todo detenimiento en el altar mayor. Sobre una peana se halla Cristo pendiente en la cruz. Acaba de morir. De su noble figura emana extraordinaria serenidad. Su belleza, suave, exquisita, atractiva, impresiona y conmueve. Un h o n d o sentido religioso palpita en la madera t r a n s í ormada sin violencias ni crispaclones, en amorosa afirmación de fe. El autor supo transmitir con la gubia toda la dulce paz de su alma, en momentos de efusión religiosa. No acertamos a comprender cómo entre t a n t a s magnificas imágenes que el sentimiento español y la inspiración de sus artistas ha inmortalizado, no figura ésta, digna de emparejar con las mejores. De una pared prenden retratos- de San Ignacio de J oyola y de San José de CalaI- as mejores páginas d Ja Historia, tradiciones y fervor religioso sanz. Ambos estudiaciñen una corona de amor a esta hermosa Imagen del Crispo de los ron en la ComplutenDoctrinos, en Alcalá de Henares. se, cuando millares de estudiantes poblacalles con la juvenil campea el escudo ajedrezado de Cisne- ban de sus y plazas alguna que otraalgararisas y trapiros y la declaración de monumento hls- bía el tranquilo vivir de los tóricoartístico. Mayor sobriedad apenas sonda alteraba las descritas por Quévedo vecinos. Como puede hallarse. Es la ermita en que se en el capítulo VI de su libro Historia del venera el Santísimo Cristo de la Miseri- Buscón El segundo retrato es ofrenda de cordia, también denominado de los Doc- los escolapios del Colegio de San Fernantrinos. do madrileño, en 1930. Penetremos en ella. Baja puerta de cuarLa Compañía de Jesús, tan ligada a las terones le da acceso. Atravesamos un hondo portal empedrado. La capilla tiene for- gloriosas páginas universitarias de Alcama rectangular y está dividida en doa lá, conserva de esta ermita importantes repartes, separadas por gruesa verja que se cuerdos: el Santo Cristo que admiramos Primitivo Cristo de los Dootrino hallado en 1286 en el hueco de una muralla al realizar unas obras. ARA todo buen amante de la tradición educativa española, una visita breve a Alcalá de Henares podría resumirse así: contemplación de la maravillosa portada plateresca de Gil de Hontañón; estancia, sin sentir los agobios del tiempo, queremos decir, sereno el espíritu y dispuesto a las evocaciones, en el Paraninfo y en el patio trilingüe. Por fin, visita a la capilla en que el denominado vulgarmente Cristo de los Doctrinos se ofrece a la veneración de los fieles. Detengámonos en esta última parte de la visita. Partiendo del antiguo Colegio de Málaga- -noy Colegio internado de la Paloma- atravesamos la calle de Roma o de los Coléelos, en dirección a los cuarteles que lie divisan al fondo. Fijemos un momento la atención en los restos de las abundantes construcciones cisnerianas y colegios mayores para dolemos de su triste estado y condición. Hacia el principio de esta calle, que reunió mayor contingente colegial, hallamos un pequeño, modesto edificio, que contrasta con la suntuosidad de cuantos enaltecieron el pasado. Su pared es de bloques de tapial, encintados de ladrillo rojo. Carece de airosa torre. Ni siquiera una modesta espadaña posee. E ta faenada P