Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D I A R I O- 1 UJS. T R A D O D E 1 NFO R MA C 1 O N G E ÑERA L FUNDADO SN 1908 POR OON TORCUATO LUCA OE TENA BC DIARIO ILUSTRADO DE I N FORMACIÓN GENEftAL E tjsrío de Ixelles, junSÍOY leyendo to á la tumba de su u n almanaque a m a d a tnadame de 11 e g a d o, pOf Bonnemain, se mató azar, a jnis m a n ó s. Lo leo sin mayor interés aunque sí con Soy muy poco aficionado a esas fra- de un tiro en el corazón. Pequeño héuna curiosidad qué siempre ha despertado ses huecas como: los poetas están por roe folletinesco y seductor, terminó de en mí todo lo que, con más o menos do- encima del bien y del mal o esos cris- un modo novelescamente triste. cumentación y eficacia, relaciona suce- tianos que se ignoran a sí mismos y Zola, trabajador infatigable, murió trasos aparentemente desligados, pero que otras zarandajas que no dicen nada de- bajando. No cito esta circunstancia como tiene entre ellos una ejrtraña, misterio- finitivo. Pero creo, en cambio, y cada un mérito, pues a veces hay trabajoB que sa comunicación. En una página de efe- día con mayor fuerza, tn el inmenso po- no merecen morir por ellos. Prescinda mérides encuentro el siguiente párrafo: der de la Misericordia y en el tormento mos, por un i t l instante, d sUs valores lit de lite El 30 de septiembre murieron. Baüdelai- de los que, por no hallar el camino que rarios (mucho más Ven vilo hoy por re (1867) el general Boulanger (1891) anhelaban, se dan a vociferar su angus- hoy, que los ya firmes de Baüdelaire) u Santa Teresa de Lisieux (1898) y Emilio tia. No puedo leer sin un temblor de ma- para recordar que escribía sus novelas des 1- -Zola (190 a) Esta relación de nombres nos algunas poesías de Baudslaire (a pués de reunir y consultar una profusión unidos por una fecha me produce dós ¡im- quien, por otra parte, conceptúo 1 más formidable de datos, documentos, fichas presiones rápidamente consecutivas. La grande de los poetas franceses) aquellas científicas y psicológicas. Pasó la mayor primera, de sorpresa (no sé bien por qué, violencias blasfematorias de d a n d y parte de su vida recluido en su escritoaunque quizá después se atisba la cau- desesperado. Esto no me impide mirar rio, como Balzac. como Flaubeft. Recosa) v la segunda, de sobrecogimiento. su obra con una desgarrada compasión nozcamos que en esto de laborar con Difícil hallar cuatro destinos, cuatro exis- y- -dejando aparte unos cuantos poemas- preparación, los novelistas de aquel tiemtencias más diferentes, con caminos más ver en algunas de las composiciones que po daban ciento y raya a la mayoría de diversos. Los cuatro tuvieron su hora de- más rebeldes parecen a primera vista, el los actuales. En su cuarto de trabajo mucisiva en una fecha- -naturalmente inde- grito de un hombre desvalido que implo- rió asfixiado por las emanaciones de la terminable para ellos- -que ahora los jun- ra y que seguramente fue escuchado. chimenea. Esta muerte, exenta de todo ta, a pesar de la diferencia de años, en El general Boulanger fue un caso tí- aparato dramático, en soledad completa, una nota conmemorativa: pico de popularidad desmedida, imponen- bajo el ataque de una fuerza sutil, casi Si digo fecha indetenninable es para te, triunfal y vertiginosamente f u g a z rastrera, parece en contradicción con la acentuar, sin exageración, el sentido uni- Francia lo vio no solamente como l hom- potencia naturalista de la obra de Zola. tario y oculto que tienen estas coinciden- me de la revanche frente a Alemania, No soy, tampoco, de esos que protestacias aparentemente triviales. Mucho se sino como el posible dominador sobre la rían o se decepcionarían si supiesen ur ha dicho ya sobre la imprevisión de la corrupción política que había culminado dia que Zola no está sen el infierno. A! muerte, tanto con palabras llenas de sa- con 1 estallido de pus del escándalo de contrario. Pero su muerte requiere, cas biduría como con frases zafias, desde los Panamá: Era guapo, arrogante, presu- como contrapartida de consuelo, el remás hermosos tratados ascéticos ¿asta mido. Los chansonmers aumentaron su carmelita de LJsieux. lo devocionarios más chirles. Es super- fama. La muchedumbre se volvía loca cuerdo de la Charles Moeller en su libre Bien dice fluo hablar aquí de ello, y de los pre- viéndolo pasar en su caballo blanco, en Literatura del siglo XX y Cristianismo sentimientos o palpitos, que muy pocas rey nant de la revue Le faltó decisión, que se ha confundido el mensaje de la veces suceden. Pensemos por unos ins- pasó de izquierda a derecha- -de Clemen- p e Thérese con una tantes en la relación de esas cuatro vi- ceau a Derouléde- se embrolló en com- ñoña, t i t e estampita cursilona. sensiblería de Es cierto das (mejor dicho, de esas cuatro muer- binaciones políticas pasajeras, y su glo- -lo reconoce el mismo escritor- -que tes) que se juntan en la nota de un al- ria desapareció con la misma rapidez con que había surgido. Ídolo resquebrajado, su vocabulario poétito fue, a v e c e s manaque. se retiró a Bélgica, y allí, en el cernen- amanerado, y que no pudo por menos Baüdelaire muere el año 1867, en un de pagar su tributo ál gusto dé la épohospital de P a r í s j ero la fuerza del Desde un año antes, saje de S a n t a es un impedido al e r e s a de Lisieux que algunos amigos no está en c i e r t o s ayudan, casi en votonos literarios (que, landas, a pasear por por lo d e m á s enel jardín del hospital cuentro encantadores Su i n t e 1 i gencia se a ratos) sino en una mantiene viva, desprofundidad t i e r n a pierta, pero su cuerque va, c o m o copo no le obedece. El r r i ente subterránea, primer golpe violenb a j o l a s palabra to le llegó a mediaUna mezcla de cerdos de 1866, durante teza luminosa y de un viaje por Bélgica. oscu r o sufrimiento Visitaba una iglesia, qíUe caracterizó su en compañía de Fevida y se hizo más íicien Rops, cuando definida en su muerle sobrevino una fatiga mortal, De allí te, combinada de dosalió casi paralítico y lor y maravilla. con el habla perdiEstas cuatro muer- da. No v o l v e r í a a tes que el almanapronunciar palabra, que presenta reunisino las que balbució, das en una ficha, tiecomo vuelto a la hinen en su relación ñez primera, un mo (ijnisteriosa, e x t r a mento antes de exña) más importancia pirar. Baüdelaire mude la que á primeLA MAYOR OC EUROPA. -Una vista del patio dei castillo de Pa au (Alemania) durió a los cuarenta y ra vista le damos. rante una de las sesiones del festival cinematográfico de cinetnasoope en color, que seis a ñ o s dejando allí aoaba ele celebrarse. La pantalla instalada para ese fin, la más grande hasta ahouna obra brevísima y José María ra de Europa, mide diez metros de alto por veinticuatro de largo. (Poto Cita. extraordinaria. SOUVIRON JUNTAS