Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 29 DE SEPTIEMBRE DE 1855. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 37 íhotores centrales, que habían de tropezar con el suelo, abrió todos los huecos dé salida para casos de urgencia y, finalmente, entró en contacto con la tierra suavemente, tan suaveniente, que alguien qué estaba a bordo ha dicho que podría haber ido una persona de pie en medio del avión con un vaso de agua en la mano y no se habría vertido ni una gota. El contacto con la pista se realizó entre i O y 180 kilómetros por hora, velocidad algo inferior a la de un. aterrizaje normal en esta clase de aparatos, y el avión se arrastró a lo largo de unos 35o metros, quedando, por fin, detenido en posición de vuelo, después de haber sufrido averías insignificantes, y sin que ninguna de. las personas que iban a bordo sufriera daño alguno. Habían transcurrido cuatro horas y dieciséis minutos desde que la avería fue advertida. Entonces los- tripulantes ordenaron a los pasajeros que permaneciesen en sus asientos, y poco después todos abandonaban el aparato ordenadamente, dé uno en uno. Ya en el exterior, comprobaron que el avión estaba cubierto por la. espuma que sobre él habían arrojado los. servicios de extinción, de incendios mientras se deslizaba sobre la pista. La aventura tuvo un epílogo risueño en las visitas que sus protagonistas realizaíon a distintos lugares de la isla durante el ídía y medio que han permanecido en ella, hasta que fueron recogidos por el avión de Iberia procedente de Nueva York, al que se dio Orden de hacer allí una escala- imprevista en su itinerario para recoger a jos viajeros detenidos. I El Sr. Rein Loring, con quien hemos: -con versado acerca de este incidente, ha subrayado el perfecto funcionamiento de: todos los servicios americanos que precisaron el avión y el pasaje, y la calma de. los pasajeros, que en ningún momento atribuyeron, carácter dramático. a su situación. Incluso señala la actitud de uno de ellos, representante- de una casa malagueña de vinos, que dio la nota destacada en eso de poner buena, cara al mal tiempo. U PINTA AVIÓN TRASATLÁNTICO DE iBERtÁ TOMO TIERRA EN ÍAS BERMUDAS, SIN TREN DE ATERRIZAJE Ninguna de las treinta y cinco personas que, entre pasaje y tripulación, iban a bordo, sufrió daño DURANTE CUATRO HORAS Y DIECISEIS MINUTOS VÓLO EL APARATO SOBRE LA ISLA, MIENTRAS SUS TRIPULANTES TRATABAN DE HACER FRENTE A L A CONTINGENCIA El sábado por la noche un avión español de pasajeros, el aparato matrícula EC- AIP ele la Iberia volaba sobre el Atlántico desde La Habana a las Bermudas, donde debía tomar tierra alrededor de las once y cuarto. El Super- Constellation La Pinta, realizó normalmente la travesía hasta encontrarse sobre la vertical del aeropuerto, pero cuando sus tripulantes se disponían a realizar las maniobras de toma de tierra advirtieron que el tren de aterrizaje no funcionaba normalmente. t. Como es sabido, estos aparatos descansan en tierra sobre tres puntos: una rueda delantera que sale bajo el morro y dos posteriores bajólos planos. La delantera y la izquierda obedecían normalmente a los mandos y salían de la cavidad en que durante el vuelo van ocultas. para ocupar su posición de sustentación J- el avión en el suelo; pero no así. la derecha, que siempre permanecía plegada. Los aviadores repitieron la maniobra una y otra vez infructuosamente y realizaron, también sin resultado satisfactorio, la llamada operación de emergencia consistente en movilizar el mecanismo a mano or. medio de una bomba. Eri vista de la situación planteada, el avión íevantó el morro y- se remontó a mayor altara, con objeto de que la tripulación tuviese tiempo de adoptar sin precipitación las determinaciones extremas que las circunstancias. pudieran aconsejar. -El pasaje permanecía en sus puestos ajeno por completo a lo que ocurría. Por medio de la radio se estableció contacto con el aeropuerto, y desde la torre de mando se aconsejó a los pilotos realizar varias pasadas a: poca altura sobre el edificio, con objeto. de comprobar desde allí, por medio dé reflectores, sí, como se temía, parte del tren de aterrizaje permanecía oculto. Al pasar por tercera vez les confirmaron desde la torre que no podían tomar tierra. Indirectamente- -por medio del representante de la compañía Iberia en aquel aeropuerto- -el avión se puso en contacto con la casa constructora, en Nueva York. Se, dio cuenta a los técnicos de la situación y se enumeraron las operaciones realizadas por los mecánicos de a bordo para tratar cié remediar, 1 a avería, por si desde allí podían sugerir algo que no hubiera pasado, por la mente de los que se hallaban en tan crítica situación. Sólo un recurso quedaba: accionar con violencia la bomba auxiliar utilizada para realizar la maniobra. a mano, con objeto de provocar la rotura del seguro. Fue inútil. Al realizar esta operación se ocasionó la rotura de una tubería del sistema hidráulico del plegado del tren de aterrizaje. Habían transcurrido dos horas desde que la situación se planteó. El pasaje, qué ya tenía conocimiento de lo que ocurría, se mantenía tranquilo. Se hallaban a bordo treinta y cinco personas, incluidas las diez que componían la tripulación. Se dio aviso al aeropuerto con objeto de que preparasen los elementos de auxilio ne- Cesarios para un caso de toma de tierra sin tren de aterrizaje, y, entre tanto, se adoptaron a bordo las disposiciones pertinentes. Sólo cuatro aviadores quedaron en la cabina de la tripulación: los dos comandantes, D. Fernando, Bengoa y D. José Arango; él radio Sr. Pérez Vega, y el mecánico, D. Félix Vicente. Los restantes miembros de la tripulación: los señores Reing Loring, jefe de pilotos; Muela, radiotelegrafista, y Aragón, mecánico, se unieron a la azafata, señorita -Marichíñ Rtiiz de- Gamir, marquesa de Ulzurrun, y a los camareros, señores Castillo y Pastor, y asumieron eí cometido de fortalecer la. moral de los pasajeros e infundirles confianza. Al mismo tiempo les daban las instrucciones precisas para reducir al mínimo las consecuencias del anormal aterrizaje en casó de posible violencia. Un sacerdote mej ¡cano que iba a bordo pidió permiso al jefe. del s aparato para dar la absolución a los viajfeío s. 7 fue autorizado para ellp. Cabina por cábina -son cinco de pasajeros y la de la tripulación- -el sacerdote 1 cumplió su piadoso propósito en pocos, minutos, mientras el avión ¡se. disponía; faíáescender en busca de la pi 1 tanto, en tierra se había promovido. -ía natural expectación, y pue, dév asegurarse- que- todo elrpersonal de la bXse. aérea norteamericana, incluso su jefe, el coronel Péte; táon, ¡permanecía en vigilia aguardandojcpn, ansiedad el desenlace dé la aventura, en ¿que se hallaba metido el avión espanol. J Ya en- pleno descenso, el primer, piloto cerró las... líave s. de la gasolina, desconectó toda parte eléctrica del avión, paró los DOSeiáTOSPERSOiSHIlN PERECIDO EN MÉJICO POR LOS EFECTOS DEL HURACÁN JANE! Se hunde un pesquero español en la eosta de Ayamonte, por abordaje de un barco no identificado A B C EN WASHINGTON: SE HA VISTO LA CAUSA CONTRA LOS PRESUNTOS ASESINOS. DEL MUCHACHO NEGRO E MMET TILL Washington. 28; (Crónica de nuestro corresponsal. En la población de Sumner, de 5.00 Habitantes, cabeza del condado de falláhatchie, Estado de Mississippi, en. el delta algodonero del gran río, acaba de verse la, causa coriira los hermanastros Roy Bryant y J. Milam, blancos, acusados de asesinato del muchacho negro Emmett Tul, de catorce años. El veredicto del Jurado- -formado por doce blancos, en una población de mayoría negra- -ha sido de: inculpabilidad. Contaba el casó días pasados. Emmett Mil, cuyo padre murió en. la guerra, vivía en Chicago, en el Norte, con su madre viuda, En agosto fue a pasar utías vacaciones (on su tío, Moses Wright, un pequeño -teir ateniente, -del delta, algodonero: Anteside partir, su madre le dijo: -Ten cuidado; queHodo, es muy diferente en él Sur entre blancos y negros. Si tienes algún conflicto, arrodíllate. El 24 de agosto, Emmett, con unos compañeros, fue a comprar algo a: la tienda de. Roy Briant. La mujer de Roy, Carqlyn, dé veintiún años, despachó al muchacho Este le dijo alguna grosería y, ya en la calle ¿ql reunirse con sus compañeros, expresó. su admiración con un silbido, que es la forrfia americana de piropear. Un wolf whistíe un silbido de lobo. En su breve declaración en la vista, la atractiva señora Bryant dijo que, además, el Muchacho trató de cogerla de ta cintura. PELETERÍA NORUEGA (Antes, Regüejo) F: -ü E N... C A E E A L 2 0- í; Al iniciar la, hueya temporada comunica a sus clientes y, público eii general su noía Bre actual. Esto ocurrió el 24. En la madrugada del 28, Bryant y su hermanastro, Milam, se presentaron en la casa de Moses- Wright. donde vivía Emmett. Milam llevaba Un revólver en la mano y ordenó a Moses ¿que despertara a Emmett y le hiciera tajar. Cuando apareció, los dos hermanastros se llevaron al muchacho. Tres, días después, el 31, el cadáver de un muchacho identificado como Emmett lili apareció flotando en el río Tallahatcli s, con un ventilador atado al cuello: Su cara estaba desfigurada a golpes y tenía un tiro de bala detrás de la oreja. Los dos encartados confesaren que ha