Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 24 DE SEPTIEMBRE DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 25 OTOÑO, CORTESÍA En un reciente editorial de A B C ha sido reivindicada la alegría del otoño. Fino editorial qUé nos demuestra cómo el periódico puede llevar á sus artículos de fondo, junto á la áctoalifiad que pasa, la actualidad que queda; junto a la política, la poética. v Estos días- -escribió Azorín en uno de sus más famosos libros- -son los días gratos, profundos, armónicos, de las altas mesetas castellanas. Los flías de Guadarrama y de Grafios. Los días en que el sentido del paisaje castellano se une al sentido hondo de los clásicos. ¿Y no es el otoño, acaso, la estación 1 fie la recuperación de la cortesía? Réconozcamos, amigos, que cada verano va perdiendo más puntos el nivel del decoro, aquel decorum que tanto le obsesionaba a Uriamuiio. Asistimos, durante los veranos, a una alarmante decadencia fie la elegancia; no de la elegancia como manifestación de la moda limitada a una minoría, sino fie la elegancia como exponente del buen tono, de la ponderación, del respeto a los demás, de la propia estimación, que i! diría Benavente. El espectáculo de amplias zonas de la sociedad, en este aspecto, no puede ser más lamentable. Sobre todo, en los veranos. Diríase que va fallando una serie de resortes que hacía agradable la vida y, por agradable, digna, humana, civilizada. Mientras las técnicas materiales avanzan coa ritmo asombroso, las bellas actitudes del espíritu, al menos en su exterioridad, van siendo relegadas al olvido. Ya no sólo por razones religiosas y morates, fie las que no es posible prescindir, sino por motivos de limpieza y de buen gusto, creo que lia llegado la hora de intentar un reforzamiento de laoortesía individual y social. En cada nueva edición del verano aumentan el desnudismo, la chabacanería, los gestos primitivos al impulso del viento dé una moda, qué más que moda, es carencia de modos, de buenos modos. Marañen, desde la vertiente de sil espíritu liberal y de su bien cultivada inteligencia, advertía, hace ya tiempo, los peligros del desnudismo: E l vestido significa mucho más de lo que creemos para el hombre. Hay que amar a nuestro traje y oponerse a la moda desnudista no sóío por razones éticas, sino porque el desnudismo es enemigo mortal ele un don precioso del hombre: la intimidad, EL PERRO Y El TURISTA Se diría él título de Una- -fábula moral. Mucho tiiás moral qué aquellas famosas, ofrecidas como fasto desorientador a varias generaciones en las primeras letras. Más moral, por cierta, que la referente a la cigarra y la hormiga, que nos ponía como ejemplo la avaricia, la previsión antiprovidencial y el afán de almacenaje, frente ala libre esperanza y luminosa alegría que canta la gloria de la Creación; que intentaba hacernos admirar la negativa repugnante de la hormiga con el granero atiborrado, no mediante- un perdone usted por Dios sino con un baila, pese a tu cuerpo clasicoide y despiadado. Esta fábula de ahora, moralizante o no, puedj ser ejemplar. Nos referimos a la fábula viva que nos ofrece ese perro de que hablan los periódicos. El perro de una villa catalana que. se pasa el día en la carretera, distingue los coches nacionales de los extranjeros, manifiesta su predilección por estos ¡últimos, los recibe con saltos y demostraciones de júbilo, obtiene caricias y tal cantidad de víveres, que se- ha tornado perro gordo en poco tiempo, dé perro esmirriado y famélico que fue. Tal ves lo lia pensado mucho. Él hambre conduce- a la m- etafísica, ya lo decía Rocinante con cuatro palabras. Una metafísica barata, pero productiva. Este perro puede ser un caballero, pero también puede ser un cobista nauseabundo. Si la urbanidad e hidalguía le han producido cierto bienestar? enhora- buena pura él. -Si ha logrado alimentación y- caricias, indirectamente, a causa de su simpatía saltarina y su voluntad hospitalaria, tatito mejor. Es posible que- él dicñoso perro flaco de La Escala seahoy perro gordo por méritos de simpatía Este: perro costeño y civilizado puede haber advertido con ese poderoso palpito casi inteligente, propio de los canes) que los autos con. ciertas letras en la matrícula son de gente a la que es preciso atender, ante la que es. menester; demostrar, que- España es una tierra amable, bondadosa, que se desvive por hacer gracia y por dar bienestar a los forasteros. En este caso; todo está bien. También puede ser este perro un miserable lisonjero, que ha visto la manera de sacar tajada haciendo diferencia entre los automóviles nacionales y los bárbaros (para decirlo romanamente) En cualquiera de las dos actitudes, el perro tUristófilo nos da una lección que viene de molde en estos tiempos. Los españoles caemos con facilidad en una de estas dos posibles posttiras del perro de Lá Escala. Una de ellas es buena; hospitalidad, alegría comunicativa, generosidad, buenos modales y gratitud. Cuantos beneficios nos produzca, de re- chazo, sean bienvenidos. La otra postura, es perniciosa, y hay que luchar con denuedo para desterrarla. Es la coba fina el desprecio por lo propio, la falsa felicidad del festejo humillante, la caída de baba ante cualquier cosa que no sea de aquí, y la obtención de buenas presas de carné a cambio de unas corvetas bien administradas. He. aquí, en prosa, una- fábula más ejemplar que aquellas de la cigarra y la hormiga, el pájaro y el cazador, la codorniz y el pozo y tantas otras histo- ñas perjudiciales cómo zamparon en 1 nuestras mentes infantiles. qué exige el recato y es enemiga del desnudo. ¿Es que ya ño existe una cultura de la alegría, lo mismo en las 1ll amadas fiestas mundanas que én los regocijos populares? ¿Es qué los hombres y las colectividades no sienten ya en los centros fie su sensibilidad el pt ndus de la cortesía? En el casino venerable dé una vieja capital de provincia se ha prohibido a los socios, la asistencia- sin corbata. Lá pequeña anécdota tiene- su trascendencia. Ahora, en él dulce equilibrio del otoño, es de esperar que la sociedad recupere el decoro; lísyextiep: ciones, sí, y no pocas excepciones, nobilísimas. Pero lo que más se nota, lo que más ruido hace es lo otro. Y lo otro es primitivismo, inelegancia, de- cadencia. ¡Paso al otoño de bibliotecas, aulas y museos! ¡Paso al mutuo respeto entre los ciudadanos! Otoño, cortesía. Por lo menos, decoro a la fuerza. Algo es algo, aunque algo no es todo. -Francisco Javier MARTIN ABRIL. UNA CONDUCCIÓN ELÉCTRICA SUSPENDIDA ENIRE ITALIA Y SICILIA AGENTES EN TODAS U S PROVINCIAS Ha costado dos vidas y S. ffOO millones dé liras Messina (Sicilia) 23. Los ingenieros italianos han erigido lo que consideran la novena maravilla del inundo: la más larga suspensión de cable eléetri- co en la historia da lá humanidad. Después de dos meses. de intensos trabajos, que han costado dos. vidas y 2.0 Ó 0 millones. de liras, cuatro cables lian quedado: suspendidos en unaidistancia te tees kilómetros desde Italia a Sicilia. El proyecto está encaminado, a transportar 230.000 voltios de energía eléctrica desde las céntrales eléctricas de Calabria a la isla de Sicilia. -Efe. Selecta colonia de la sierra en el sitio más pintoresco y mejor emplazado, entre Villalba y Escorial. Lindando estación Zorreras. Desde. Madrid, 42 Kms. Comunicados carreteras generales La Coruña y El Escorial. 3 1- 1 II EL CIGARRÓN DE LOS SIETE COLORES PINTURA. MURAL Su establecimiento decorado Llamará más la atención! Su finca de recreo decorada Quedara más bonita. DECORE su Living, Habitación infantil, etcétera. Informes- y. encargos para España: Av. del Generalísimos 78. T. 33 a 832. MatMil ÍTodo exterior, señoriales, 5 y 6 habitaciones, calefacción, gas, parquet y preciosos servicios. Terraza con luz fluorescente, toldo, trastero y tendedero de ropa independiente. Gabriel Lobo, n (Próximo HOTEL RESIDENCIA FERRAZ Teléfono 821126. Xeláz. quw y Sorranq. J Departamentos confortabilísimos, todos con salón. Precios moderados. Ferros, 66.