Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 9 DE SEPTIEMBRE! DE 195 S. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 22 otros hizo un gesto ridículo, a todas luces censurable improcedente un gesto desdichado en fin, impropio de un internacional que motivó las inmediatas y justas reacciones de protesta de los espectadores, y la sustitución urgente del jugador incomprendido ¿Por qué hizo ese gesto, cuyo alcance sólo podemos medir los que no lo vimos por lo que nos dicen, un profesional, correcto, bien considerado y atendido? Seguramente por creer que una parte de los espectadores se mostraba dura con él, exigiéndole demasiado, o no comprendiendo su juego, o los modos de su juego. Son muchos los profesionales que trabajan para los públicos, que no han podido ni pueden en determinados momentos superar su desánimo, ni resignarse a admitir por las buenas y con paciencia beatífica lo que consideran una injusticia o una arbitrariedad que contra ellos o contra su labor se comete. Muy pocas veces se avienen a reconocer que al público se deben y que sus decisiones, de momento, son inapelables. Olvidándose algunos de estos hechos y realidades, por ser su genio violento y áspero plantaron cara, y surgieron incidentes enojosos y tristes. Recuerdo varios casos ocurridos, no sólo en los campos de fútbol, sino también en las lazas de toros y en el teatro. En los toros, las consecuencias fueron en determinadas ocasiones lamentables. El público no siempre tiene razón, y las palmitas de guasa o las rechiflas, o IOÍ silbidos por tozudez o partidismo, llevaron a muchos buenos y pundonorosos toreros a las enfermerías. Por unas palmitas de esas perdió los dedos de su mano Ricardo Torres Bombita En otras ocasiones es el propio profesional quien provoca esas iras, quizá sin darse cuenta de lo que hace. Yo vi al gran actor Morana en la escena tercera del acto cuarto del Tenorio la del sofá, coger un almohadón, atravesar con él la 1 sala de la quinta, colocarlo en el suelo, y arrodillarse ante doña Inés. Las carcajadas de los espectadores le obligaron a sacar su soberbia y su genio, que eran graves, y el público le silbó y denostó estre pitusamente. No hay que concederle, sin embargo, excesiva importancia a esas animosidades populares, circunstanciales: el peligro está en que puedan llegar a convertirse en costumbre, en tópico. Y en este caso, no hay nada que hacer más que retirarse. Por lo general, otro gesto de disculpa, de humildad, y el buen deseo de complacer borran los resquemores. En cambio, ni el rencor del profesional sigue y el desafio continúa, la lucha es estéril y torp. e, porque el que tiene forzosamente que vencer con razón o sin ella, es el público. Dura lex, sed lex -Joaquín MONTANER. Pub Cuescas; Salido: 30 eP e MOE forman el Mercado Central. El Ayuntamlen to tiene una intervención directa, algunas veces prácticamente útil en cuanto a pre cios, ya que hace publicar en los diarios el precio de la fruta en el Mercado Central, lo cual impide que los puestos de los tner- i caaos al detall cometan abusos. Durante el mes de agosto, aparte de la importante cantidad de- fruta que los aldea- nos traen directamente para sus parroquianos, sin pasar por el Mercado Central, la, fruta que se ha consumido en la ciudad, es la siguiente: Uvas, ¿64,688 kilos. De ellos 350.257 eran moscatel, y el resto de diversas clases. 549.193 kilos de peras, 186.951 de meló- nes, 154.947 de plátanos, 101.650 de meló- cotones, 88.652 de limones, 84.605 de ciruelas, 14.933 d- e sandías, 10.923 de manzanas, 10.363 de naranjas y 8.915 de paraguayas. Sumadas al millón setecientos setenta y seis mil. kilos de esta cifra, la cantidad de fruta vendida directamente, hacen el total de los dos millones de kilos que San Sebastián ha comido en el mes de agosto. En cuanto a los precios, han tenido algunas oscilaciones, pero señoras Madrileñas con quien hemos hablado de estos precios, ríos dicen que son, en San Sebastián, ligeramente más altos que en Madrid. -Alfredo R. ANTIGÜEDAD, ABC en Santander: Balance del veraneo SAUDAS: 5 ds octubre- pías. 3- 300 fía 2.050 SU U ctubre 7.500 ABC en San Sebastián: Dos millones de kilos de fruta en agosto San Sebastián 8. (De nuestro corresponsal. Sumada la población de San Sebastián- -120.000 almas- -con los forasteros que han permanecido en la ciudad durante el mes de agosto, puede decirse que la población de hecho fue de 200.000 habitantes. Pues bien- entre los 200.000 nos comimos en el mes de agosto wv promedio diario de diez kilos de fruta cada uno. Lo cual es una cifra respetable, ya que de aquella población hay un contingente muy crecido de chiquillos que no cernen fruía. Los dalos estadísticos son fáciles de obtener, pir hay un Mercado Central de frutas, a través del cual se surten los mercados de abastos. Son 46 almacenistas los que BT! ESvJ. Wa n a BARRERA DE S. JERONIMO, 3 Te 31 isoo VELAZQUEZ, B (Hoís- WelÜngton) Tei. 354400 M A D R I D (Tít 1- G. A) Santander 8. (De nuestro, corresponsal. Dentro fie muy pasos días nos- Hadaremos solos, después de haber tenido- en la ciudad casi 60.000 veraneantes durante los meses de julio y agosto. En 28.194 los fijan los datos de la Policía Pts l! va el control exacto ds los huéspedes do hoteles, fondas, pensiones y casas toleradas, que sen esas que ppetleii admitir liaste dos huéspedes para dormir. Be esa ciíra, 12.000 lian sido extranjeras, da los cuales no pasa nadie sin mostrar el pasaporte. De Jos otros, de los veraneantes españoles, pueden añadirse basta, cerca da los 50.000, porsjisa todo Santander, al llegar el verano, ss convierte en una inmensa hospedería, pues es rara la casa, ijua na recibe algún pariente o algán amigo qas vienen a pasar los días calurosos del estío, donde sabe jue el. aire es fresco y embalsamado por la brisa del mar. Estos huéspedes no pasan per el control dé a Policía, y son los más. Otro dato fie la cantidad de gente ene ha íiabido este verano en Santander lo facilitan los trolebuses itusaicraaies, gas han transportado, en los meses sis julio y agosto, 3.395.771 vir seros, afier. iás de los C. B 8 han He vado los autobuses c Mirand da y Sardinero, y las lanchas rápidas ene hacen el transporte de bañistas dsede los embarcaderos de la capital a la playa de la Magdalena. Pero ya este mundo alegra yffastacínr, que ha invadido la plaÉa Pcrtieaea, los muelles, los cafés, los bares, los ísaires, la plaza ele toros y los autobuses y barcos que hacen a diario excursiones piníarES cas a los lugares más bellos de la geografía provincial, ha sufrida el hariassa y ha dado por terminadas sus vacaciones estivales dejándonos otra vez solos. I. s ciaúad, pass, ha recobrado su fiso: iea? ía habitual sin ios estudiantes extranjeros ejua animaban sus calles, y lo? turistas jti: la invadían con sus autonsóTiles y los pacíficas bañistas de todas partes rpis Minaban las playas. Se cerraron la Unh coiíaá Internacional Menéndez y F 23 ay 1, cosí EXS distintas disciplinas, y Jas P- CÍORE. -S científicas de la Casa ds Fa- r. if Va Sccilia, y y a sólo qíiecía el recuerdo de un vcrr. ns sin precedentes, en lo que se refiere al buen tiempo, qns ha mantenido a diario una temperatura dalce con iateraiiEabl s horas de so? consecuencia ds una scír a, IJUS ha arruinado a la provincia, mientras la capital se aprovechaba da c l.i p- ra r e a l z a r pingües CUEVAS. beneficios. -Ezsaulsl