Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 8 DE SEPTIEMBRE DS 1955. -EDICIÓN úh LA MAÑANA, PAG. 23 ducido desviación normal en el Seguro Obligatorio de Enfermedad cuando los recursos (prima y otros ingresas destinados a la gestión) resulten insuficientes para cubrir- los gastos asistenciales ordinarios del mismo, Art. 22. Existirá desviación extraordinaria en aquellos casos en que los ingresos generales del Seguro pudieran resultar insuficientes para cubrir sus prestaciones normales, como consecuencia ex cepcícnal de morbilidad, de crisis de trabajo o de otras causas reconocidas, cualquiera de ellas, por este Ministerio. Art. 23. Asimismo se podrá estimar cerno desviación extraordinaria la producida al Instituto Nacional de Previ- sión o a las Entidades Colaboradoras por las Causas expuestas en el artículo 21 de esta orden, siempre que, agotados sus propios Fondos de Reserva para desviaciones nórmales, justifiquen debidamente la insuficiencia de sus ingresos para cubrir las atenciones ordinarias de la ges- tión asisteiisial, referida al ejercicio de que se trate. Los preceptos contenidos en este artículo y en los dos que anteceden se aplicarán, per ejercicios económicos, a partir del año 1953. Art. 24. Tanto el Instituto Nacional de Previsión como las Entidades Colaboradoras, podrán solicitar la disposición de ios Fondos de Reservas hasta la cuantía máxima, -de los constituidos por cada uno de ellos, siempre que se les produzcan las desviaciones que se establecen en las letras a) y b) del apartado tercero del artículo 14 de la presente orden. Art. 25. En los casos excepcionales de morbilidad, crisis de trabajo o de muy gravé riesgo imprevisto, reconocidos por esfce Ministerio, la Dirección General de Previsión podrá acordar la disposición de todo o parte del Fondo de R e s e r v a constituido para desviaciones extraordinarias con destino a cubrir las que reconociera al Instituto Nacional de Previsión o a las Entidades y sin tener en cuenta lo aportado por cada uno de éstos. Ello, siempre que tales casos excepcionales se declaren para la totalidad del Seguro, en alguna región o por todo el territorio nacional. Art. 28. La autorización para dispo- ner de cantidades con cargo a los Fondos de Reservas para desviaciones normales y extraordinarias, ss solicitará de la Dirección General de Previsión, dentro del primer semestre siguiente al- ejercicio en que se produzca cualquiera de ambas desviaciones. A dicha solicitud se acompañará: i. Una copia del Balance de Situación y otra de la Cuenta de Liquidación del ejercicio correspondiente. 2. Número de empresas y asegurados que hayan tenido adscritos en 1 de enero y en 31 ds, diciembre de dicho ejercicio. 3. Memoria que justifique las causas de la desviación. La Jefatura Nacional ¿el Seguro Obligatorio de Enfermedad, por sí o a petición de la Comisión Rectora de los Fondos de Reservas, podrá interesar de la Entidad solicitante cuántos datos o aclaraciones complementarias considere conveniente. Art. 27. Se faculta a la Dirección General de Previsión para dictar cuantas disposiciones exijan la interpretación y la ejecución de la presenté orden. Art. 28. Quedan derogadas las disposiciones que se opongan a, la presenté y, en especial, la orden ds este Mininstério de. 14 de julio de 1948. El primer párrafo del artículo 15 de la orden de este Ministerio de 3 de asosto de 1954 se entenderá redactado en la siguiente forma: El Instituto Nacional de Previsión y las Entidades Colaboradoras no podrán conceder a sus asegurados más prestaciones ¡que las legalmente establecidas. En cada caso, las de carácter especial st ¿autorizará: por la Jefatura Nacional fiel Seguro Obligatorio d e Enferme dad. y las extraordinarias, por la Dirección Genera de Previsión. ABC en Londres TUDES DE sobre el automatismo, la antropofagia y el delator de mentiras Londres y. (Cróni- sin la desarticulación del orden social y ca de nuestro corres- económico de hoy. La revolución indus ponsal. La enumera- trial del XVIII le trajo a Inglaterra, en ción de los temas dis- el XIX, la esclavitud y los horrores del cutidos por la Aso- slum la más tenebrosa excrecencia ur- ciación Británica pa- baña de cualquier tiempo, y el siglo XX ra el Progreso de la nos ha conducido a este universo de ruiCiencia, en su Asam- dos, vértigos, insensibilidad espiritual y blea de Bristol, exi- pildoras letárgicas, que nos gusta llamar, giría una plana ente- civilización. ra de, AB C y sería NAUFRAGIO DEL INSmás asombrosa que. TRUIDO. Cuanto másHOMBRE ignovivo, más ejemplar. Es posible, rante me siento dijo el profesor Wolen, cambio, dar una Rea ding. Si idea aproximada da fenden, de la Universidad de sentirse insaspira en 1955 a algunas conclusiones, re- un hombre de aprender muchas cosas que su variedad y truido, ha diiciendo la información a una parte de las ignora de improviso. No se. trata de especuestiones que se trataron en una sesión cializarse, sino de adquirir nuevos conocisolamente: mientos elementales e indispensables en la AUTOMATISMO. -Sin el automatismo vida del hombre normalmente, culto. En no podremos aumentar al doble, en vein- relación con la ciencia, muchos nos hemos ticinco años, el nivel de vida de los pue- convertido súbitamente en analfabetos. Esblos. Esta es, según parece, nuestra- aspi- to no quiere decir que el hombre de ciencia es hoy al humanista y ración. Una Empresa británica, que em- conducir el superior Tan deplorable debees la plea a más de io.ooo personas, ha monta- ausencia de mundo, científicos en la Cámara de do una oficina electrónica capas de compu- los Comunes como que pretendemos entretar automáticamente, en cuatro horas, los garles el arbitraje supremo de tos conflicsalarios semanales de todo su personal, in- tos políticos. El hecho de que sus investicluida cualquier variante- -hasta veinte va- gaciones les conduzcan al olvido del facriantes- -de bonos, gratificaciones, horas tor humano no es la mejor calificación extraordinarias, etc. La instalación susti- para qué les confiemos el destino de mituye a treinta empleados fijos, dedicados llones de seres. antes, sin ninguna, garantía de infalibilidad, a esta labor de cálenlo, y produce, SE TRATA DE PROTEÍNAS NADA además, estadísticas vertiginosas. No se ha MAS. -No existe, en. el fondo, lo que poalcanzado todavía el punto en que cualquier dríamos llamar canibalismo ritual, según Empresa pueda encargar la planta automá- el profesor R. M, Berndt, de la cátedra de tica administrativa que necesita su estruc- Antropología de Cambridge, que ha estutura, peculiar; pero estonios ya en la ruta diado en la Nueva Guinea cómo se comen y avanzamos con rapidez hacia la progre- los unos a los otros. Es inexacto que se siva amortización de la población de consume únicamente la carne del enemigo. empleados de oficina, calculada en un io El enemigo se consume también pero por ioo de la población obrera. En las fac- la preferencia por el producto local es torías, el automatismo irá eliminando la evidente, acaso porque inspira más conmano de obra no especializada. La maqui- fianza. Tampoco es cierto que el hombre naria electrónica apenas exige otra cosa o la mujer rechacen carne, del sexo conque ingenieros de pulsación y produc- trario, para defenderse de su posible inción, capaces de regular, estimular y dis- fluencia. La teoría de la antropofagia por tribuir la inteligencia mineral de la planta. el deseo de asimilar el poder y la capaciNadie, -podrá seguir dirigiendo, una empre- dad combativa de la víctima no ha sido sa de cierta importancia sin reiteradas in- comprobada jamás. Metafóricamente, el 1 fusiojies de experiencia- técnica. No- se hombre civilizado, se come al hombre, en cumplirá esta nueva revolución industrial cualquier parte del mundo; en las sociedades primitivas, la finalidad es míenos salvaje, porque se trata, sencillamente, de un problema de proteínas, que no puede resolver de otra jornia. r TOPSY Y ANNIE MODERADAj MENTE SEGUROS. -El aparato Topsy y Annie -abreviaturas de Toposcopo y y Análisis- del doctor W. Grey Walier, aumenta considerablemente la sensibilidad no s vendo a gran? y reacciones eléctricas del conocido delacompren envases tí f tor de mentiras en función de registro de la actividad del cerebro. Aunque el. doctor Walter no aconseja su uso como guía matrimonial por la demostración de afinidades, pues siempre es arriesgado desdeñar los imponderables, entiende que pue ULTIMO de utilizarse en la selección de seres a ¡os para diplomáticos o poseedores licencia. que podemos conceder nuestra confianza social, sin riesgos de importancia- MIEntrega en el acto. Informes: Movilauto- Calle, Kecoleíos, 1. QUELARENA. I