Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MAETES 9 DE AGOSTO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. SI Líapisera gravemente lesionado por un toro que salió al callejón en Alicante EN LA MISMA CORRIDA TAMBIÉN RESULTO HERIDO DE IMPORTANCIA UN ESPONTANEO También los no f veles II en an la plaza M o nurnen ¿tal. El domingo -g coló carón en la taquilla el cartel- de no hay bille tes como si se hubiera anunciado una corrida postinera con propaganda ruidosa. Y no era más que una novillada en la que los titulares, emp ez ando por la gentilísima rejoneadora Ana Beatriz Cuch ét, pisaban por vez A n a Beatriz Cachet primera, el ruedo triunfó en el toro de de Las Ventas. Así, rejones, al que mató pues, que de ahora certeramente en adelante nadie presuma de llenar la plaza con su nombre. La llena el público cuando le da la gana. Los precios no eran de saldo, ni mucho menos, y las pagas mensuales a punto de evaporarse. A más, la ausencia de veraneantes y excursionistas domingueros. A pesar de todo, se vendieron todos los billetes. La novedad es siempre un atractivo. Ello es lo único que puede explicar el, para la impresa, feliz suceso. Y fue una corrida grata, con público de buena voluntad y muchachos pundonorosos en el ruedo. En cuanto a Ana Beatriz Cuchet, sólo frases de elogio merece, no por debida cortesía, sino por justicia. Rejoneó un novillo de Sánchez Fabrés. Tiene una rara seguridad y mucho arte. El novillo estaba distraído, pero ella, que no sólo es una perfecta amazona sino que sabe sacar partido a las reses, fue superándose de rejón a rejón de los cortos. Después, dos magníficos pares de banderillas. Rompió la ovación en honor de Ana Beatriz, que mató con un rejón. Causó impresión inmejorable toda la labor de la rejoneadora, premiada con una ovación, vuelta al ruedo y saludo. se cayera. Llegó mal a la muleta, y otra vez Relámpago demostró su aguante valeroso. Pinchazo y estocada. Palmas. El venezolano Sergio Díaz está dotado de enorme val ¿ir. Se ajusta de. manera inverosímil. Un manso peligroso fue su primero y lo toreó de capa entregándose a cada lance. Ganó una ovación. A la ñora de matar, después de una faena impresionante, sobre ambas manos, dio dos pinchazos y una estocada hasta la mano, en, las mismas agujas, saliendo arrollado. Dio dos vueltas al ruedo. El sexto fue un toro veleta, no un novillo. Tomó cipco varas por tres caídas. Sergio no se amilanó por la presencia del animal. La montera del muchacho, que es pequeñito, quedaba por bajo de los pitones. Pases de castigo, y muchos alardes de valor, con toreo tanto con la zurda como con la diestra. Dio una estocada certera, pidieron la oreja con insistencia, y como no la concedieron, otra vez se dio en la Monumental el incongruente espectáculo de un torero que Ja la vuelta al ruedo bajo una lluvia de almohadillas. Y no, se culpe a los extranjeros. ¡Ni que a la manifestación de indígenas bárbaros, para disculparlos, fuéramos a llamar la invasión! -G. res que puso a los dos novillos que le correspondieron en el sorteo. Mató mal. La suerte suprema tiene un valor tradicional en el toreo. Lo es todo en la fiesta. Por eso, cuando en muchas reseñas se dice que un torero perdió las orejas del toro porque no tuvo suerte con el estoque me da la impresión de qué al estoque se le da hoy la misma importancia que a la papeleta de una rifa cual- quiera. El ganado del duque de Osuna, de buena presencia en general, muy bravo. Antonio Aguado, por el conjunto de su actuación, salió de la plaza a hombros. Miguel RODENAS. En provincias CORRIDAS DE TOROS Málaga 7. Primera de feria. Preside la esposa del ministro de Trabajo. Seis toros de D. Francisco Galache. Antonio Bienvenida, en su primero, que está quedado, faena muy torera con ayudados, redondos, naturales ligados con el de pecho y otros adornos. (Ovación. Media estocada. (Gran ovación, petición de oreja, vuelta y saludos. Pitos al toro. En su segundo, dos magníficas pares de banderillas y pide el cambio de tercio. (Ovación, Pases sentado en el estribo y otro de rodillas, muy cerca. Redondos y naturales ligados con el. de pecho. Más adornos. (Ovación. Media superior y descabello. (Gran ovación, una oreja, dos vueltas y saludos. El Litri gran faena metido entre los pitones, compuesta de pases por alto, redondos y de pecho; cuatro naturales magníficos, varios derechazos muy valientes, cinco manoletinas mirando al tendido y de rodillas y de espaldas al toro, sin muleta ni estoque. (Gran ovación. Dos medias, un pinchazo y descabello. (Gran ovación, petición de oreja y vuelta. En su segundo, muy quedado, a fuerza de porfiar, varios pases en redondo. Sigue por alto, muy valiente, y en uno de estos pases, sale volteado, pero sin consecuencias. Se levanta y se pone de es paldas al toro, también sin muleta ni estoque. Cuatro manoletinas muy ceñidas y vuelve a arrodillarse, otra vez sin estoque ni muleta. (Ovación. Un pinchazo y una gran estocada. (Gran ovación, dos orejas, vuelta y saludos. El diestro, marcha a la enfermería, porque ha, recibido un varetazo en el brazo izquierdo. Pedrés en su primero, que es muy peligroso, faena muy voluntaniosa, con pases variados, destacando varios en redondo. Media, otra, un pinchazo y descabello. En el que cierra plaza, aunque el toro está huido, realiza una gran faena muy valiente y muy torera, con varias tandas de naturales, de pecho, ayudados, molinetes y derechazos, y una pedresina imponente. Después de un pase en redondo, sale enganchado, sin consecuencias. Un pinchazo y media. (Gran ovación, dos orejas, vuelta y saludos. Santander 7. Seis toros de Ángel Ligero, de Madrid, que resultaron buenos, en general, siendo dos de ellos aplaudidos en el arrastre, para Jumillano Chicuelo II y Chacarte y uno de La Cañada, para Peralta. Peralta estuvo extraordinario como caballista, y fue ovacionado rejoneando. Pie a tierra, mató de una estocada y descabello. (Gran ovación, vuelta y saludos. Jumillano muy bien con el capote en sus dos toros; encontró a su primero a l o madme, muleteándole tranquilo y suave, soslayando las coladas peligrosas poi el lado derecho. Mató de una estocada y descabello. (Silencio. En su segundo realiza una faena muy tranquila y torera, al son de la música y entre oles. Al matar se le arranca el toro y agarra una estocada defectuosa. (Gran ovación, vuelta y saludos desde los medios. Chicuelo IÍ muy bien con la capa. Faena valiente, cerca y adornada, al son de la música y entre aplausos. Estocada buena. (Ovación, una oreja, vuelta y saludos. En el quinte? muletea desde b. uetx t rreíjp, pero tira En Vista Alegre Escaso interés ofrecía el cartel del domingo en la plaza de Vista Alegre, y la ausencia de algún nombre con prestigio artístico entre los matadores, anunciados se reflejó en los tendidos. A mí me parece bien que en este ruedo sean presentados muchachos que tienen la ilusión de emular a Belmonte o a Manolete pero ya varía el criterio cuando esto? aspirantes a fenómenos se lanzan a la aventura sin el más liviano bagaje taurino. En realidad, sólo Pirri II hacía su presentación, porque Agüera y Aguado ya habían toreado en esta plaza. Sin embargo, su recuerdo era tan borroso en la memoria del público, que los creyó debutantes. De Luis Agüera podemos decir que a su primer novillo, derrengado de los cuartos traseros, no le toreó a la verónica. Unos cuantos pases, sin estilo, para matar al inválido de fea manera. Toreó muy bien con el capote a su segundo, pero la faena codilleo hizo Después se corrieron novillos de D. Ab- fue embarullada y torpe. El dos veces de dón Alonso. Hubo de todo en cuanto a con- que Agüera resultara cogido manera impresionante. Por fortuna, detedipiones, pero la tendencia a cornear prerioro; del vestido y nada más. Matando dominó. El primero de los noveles fue el valen- estuvo pésimo. Antonio Aguado, novillero desangelado ciano Curro Pérez, un muchacho muy tranquilo, que toreó de capa y muleta con y frío, fue el que llevó el gato al agua buen arte al primero. Mató de una esto- Dos faenas de muleta superiores. Pases cada, hubo petición de oreja, dio la vuelta por alto, manoletinas, de pecho y redonul ruedo y salió a saludar. En el cuarto, dos, todo ejecutado con quietud y buen por entretenerse en una faena fuera de arte. ¡Pero qué novillo más bravo y noocasión, recibió un aviso. El tiempo es oro. ble! A fe que Aguado no pudo soñar nunComo Curro había estado valiente y lo del ca con que le saliera una res tan pastueaviso no fue motivado sino por el deseo de ña. Hubo pases de espalda, eso que tan lograr faena, aunque hubo pitos predomi- fácil va resultando hoy para tantos torenaron las palmas, y el muchacho, que es- ros y que cuando los inventó Pedrés taba muy afectado, salió a saludar. Empleó- -los pases, naturalmente- -parecían tan con el acero dos estocadas, tres pinchazos difíciles. Mató Aguado de una estocada V el descabello, y como la faena había sido contraria, y por indecisión de la presilarga, pues eso: el recado. dencia, le. fue concedida- una oreja al diesOtro muchacho, muy valerosa y con mu- tro cuando el novillo estaba en él desollachos deseos, es Relámpago Aguantó has- dero. En su segundo, un poco quedado. ta donde era posible la serie de peligrosas Aguado me gustó menos. Unas manoleticornadas que le tiró su primero. El animal nas de relumbrón y otra estocada confue a peor, y lo biieno aue el torero nuevo traria. También le dieron la oreja. lleve dentro, quedó inédito por fuerza. Por Pirri II creo sinceramente que se ha fuerza de cornadas que partían las mule- equivocado en su profesión. Todo lo que tas en girones. Así y todo, Relámpago hizo a sus dos novillos fue puro baile. toreó con la izquierda, y después de un Movedizo a causa de los nervios, nada le pinchazo alto mató mediante una estocada salió fcien. Su medrosidad le hace torear entregándose, al peligroso enemigo. Fue encorvado. Dio hasta la clásica espantamuy aplaudido. Y algo parecido ocurrió da al entrar a matar al que cerró plaza. non el quinto novillo, descompuesto y con Lo único que, puedo contarse en el haber muchp fuerza de ¡al: rlr c n ue después Pirri fi- 5 ron jQS pares y mp. di pade