Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MAKTES 9 cidad de despegue ue le hará faíía al proyectil para desasirse de la ley de la gravedad- -11 kilómetros por segundo- -y granar ia ionosfera. El único error de Verne, en este punto, es el de suponer que el proyectil despachado para la Luna saldría de la tierra de un solo disparo de pañón. No calculó que ni los hombres- -materialmente se liquidarían- ni les aparatos resistirían los efectos del arranque. A la Luna se irá, al kilómetro lanzado por sucesivas propulsiones de distintos reactores atómicos. A cada pro- 1 pulsión nueva se desprenderá el fuselaje utilizado. De hecho, hoy se podría ya mandar a la Luna una especie de puntiasrclo órgano de catedral. Pero si para la salina de la tierra el conglomerado del fuselaje debería pesar cinco toneladas, después, al final, no llegaría a la luna más jue un proyectil de 50 gramos. Y para este viaje, la verdad es tjue n o necesitamos alforjas... (El satélite artificial o estribo seguirá años ir? ás tarde a la pelota de baloncesto de EisenhQwer, que es, como hemos indicado, un mero aparato registrador. Pero entre el satélite estribo -único medio que puede permitir el salto a la Luna o a Marter- -y el de Eisenhower o Monse 195? mediará tro, que unos técnicos me han dicho le llaman ya ol de les monos Tres monos embarcarán en este segundo satélite, destinado, como el primero, a cosechar información y a desaparecer y fundirse en el espacio, porque todavía no seguirá una órbita suficientemente alejada de les gases terrestres, freno bastante para desgastar y volatilizar después de un cierto tiempo a tocio cwsrpo que navegue bajo su influencia. Una pantalla de televisión permitirá seguir desde la tierra, instante por instante, las reacciones y actitudes de los monos. Cuando el artefacto gane el espíelo sideral, los monos, sin gravitación tú peso, se marearán, sin duda, y vomitarán. ¿Cómo resistirán las entrañas la falta de peso? ¿Cómo se sabrá lo que está arriba y lo que está abajo? Preocupa mucho e! sufrimiento de los monos. Vn dispositivo, calculado con relojería, proyectará en el interior del satélite un anestésico para que los monos no vivan en el momento de la voliíilización. Los monos, previamente alimentados por aparatos especiales, no sufrirán así ninguna agonía. Hay que atender a la Conferencia Nuclear de Ginebra como ha sido útil seguir la de Copenhague. Todas las informaciones sobre el futiyro satélite de Eisec. hower, el único ftfesta hoy que no equivale a una loca fantasía, nos parecerán socas. Bueno será ir a la Luna... más para ello conviene antes no estar en la tuna -Carlos SENTÍS. ANTES BE 50 ANOS VIAJARA EL E! hombre irá a la Luna a fin de siglo Y Londres 8. (Crónica- stó telefónica de nuestro corresponsal. Algunas agencias inglesas de viaje enviaron ob- s e r v a d o r e s ala; VII Asamblea de la Federación Internacional de Astronáutica, cumplida en Copenhague con asistencia de 125 delegados de 15 naciones, incluida España. Aunque no por mucho madrugar llegarán a la Luna más temprano, estas compañías- -revendedoras de horizontes- -se previenen contra la competencia y tratan de saber qué época del año tes la más propicia para excursiones cósmicas y sobre qué posibilidades e imponderables han- de basar una tariía de clase única En último caso, desean contestar a sus clientes con la más honesta de las imprecisiones, en espera del día en que puedan ofrecerles los mismos BS AGOSTÓ DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 20 jes 1 en. Inglaterra puede asombrarse si uñ señor con sombrero hongo y paraguas ciJ lindrado le pregunta por la salida del primer disparo para la Luna. La misma pregunta ¡VIS provocará un gesto de desdén si el caballero trata de obtener esa información con C: s ropa de explorador y énfasis en el idioma. Minneápolis 7. Menos de medio siglo seParece que hay muchos ingleses que aspiran para al hombre dei momento de poder viade verdad a ser los primeros viajeros espa- jar por el espacio extraterrestre, dice el ciales de alto bordo después de haber sido Dr. Otto G. Winzen, quien, al frente de una gregarios tantas veces en Cannes, en losjempresa de esta ciudad, -y por cuenta de las castillos del Loire, en la isla de Capri y enf. fuerzas armadas norteamericanas, está esVaüdemosa. ¿tudiando los efectos de los rayos cósmicos La respuesta de las agencias de viaje n a en los seres vivos, mediante el envío de puede ser hoy sino la que sigue: Según ratones e insectos a grandes alturas en nuestras noticias, el hombre llegará a poner góndolas suspendidas Je globos. En la priel pie en la luna a fines de este siglo. Pro- mera ascensión efectuada por tales anima- cede esta. información de ls optimistas; del les a una altura de 37.500 metros regresaprofesor Frederick Durant, por ejemplo, ron vivos, y los hombres de ciencia están entre otros geofísicos norteamericanos. Pero antes habrá que anclar en el espacio como estudiando las anormalidades que pudieestación intermedia una base fija: la plataran presentar por efecto de su larga exforma que nos anunciaba ya Werner Von posición a los rayos cósmicos. Algunos de Braun en el Congreso de Astronáutica de los animales están gestando, y así serán Londres. (Un poco de Miranda de Ebro o igualmente examinadas en su día las crías. de Medina del Campo, en suma. Esto no Los globos, de grandes dimensiones, hacen podrá conseguirse hasta después de 1970. explosión a la altura citada, y las góndoLos pesimistas, en cambio, consideran las las, esféricas descienden con paracaídas. dificultades de tipo fisiológico y económico Son de acero, con un peso de casi 15 c kilos. como imposibles de superar. Calculan en 500 Efe. millones de libras esterlinas el costo del pri- mer viaje, o viaje de exploración, de la detalles que un viaje terrenal a forfait astronáutica que ha de basarse, naturales decir, desde el horario correlativo exacto mente, en cifras astronómicas. El profesor hasta la propina del gondolero. Hitchcock, del laboratorio de Aviación de A través de las complicadas informaciola Universidad de O hio, habla de otras limi- nes de la Geofísica sobre isótopos, sateloitaciones más graves. Las del organismo hu- í des dirigidos y laboratorios siderales, se está mano. A partir de los 38.000 pies de altura, formando entre las gentes más alejadas del el hombre reclama oxígeno adicional. Cuanrigor de la ciencia una vertiginosa mentalido se eleva a más de 40.000 pies necesitan dad interplanetaria. El británico es ahora recibir sus pulmones una presión artificial particularmente prematuro en la ambición equivalente a la que pierde. Después de los de alcanzar lo desconocido. En otros días 63,000 pies, los líquidos del hombre hier- era más lento, a pesar de sir Francis Drake. ven... Otro geofísico norteamericano de ori Durante el reinado de la primera Isabel gen alemán, el profesor Grafft- Ehrich, nos- -escribe Dorothy Nicholson- -los ingleses aconseja que hablemos del viaje a Venus llegaban a las tierras ignotas cuando ya más que del viaje a la Luna. Desde nuestro estaban asentados en ellas los españoles, los punto de vista, la exploración de Venus portugueses y los flamencos. Pero la conse presta a una atractiva campaña de publiquista de la cima del Everest fue una. hercidad, con grabados de los grandes maestros mosa hazaña de los británicos y la cum- de la pintura. Pero el profesor Grafft- Ehricli plieron porque el Everest estaba allí senaconseja esa preferencia por razones purai cillamente, y no por otra razón cualquiera mente científicas. Envuelta en una espesa capa de nubes, desmintiendo con tales exNingún empleado de una agencia de yiatremos de pudor la versión mitológica de su nacimiento, Venus no ha podido ser explorada aún desde la tierra. Para llegar a este planeta será necesario conocer mejor su superficie. Un satélite artificial la circunvalará pronto en una misión de observaciones automáticas, del mismo modo que nos disponemos a lanzar los sateíoides de la tierra. El aterrizaje en Venus es posible antes de lo que muchos creen. Aquí, en esta casa, de fantasía moderada, no creemos tanto en las predicciones del alemán doctor Koelle, de Stuttgart, que limita a treinta años la impaciencia por llegar a la Luna y a Marte. Soa ya muchos miles los testimonios Y no sólo con viajeros, sino con mercancías. de gratitud recibidos por pacientes que Mientras tanto; mientras no cuenten con han empleado el preparado alemán. HA cabinas herméticamente cerradas para los DENSA, pomada antihemorroidal a base viajes interplanetarios y con pulmones de de carvacrol Los resultados obtenidos repuesto y con nudos de comunicación en han sido tan espectaculares y rápidos, el espacio, las agencias deyviaje alinean trenes, automóviles, barcos aviones. Lo que que es deseo de la firma alemana Haden- tienen. Ofrecen Escandinavia, Tirol, Italia, sa Gelleschaft, de Berlín, que el conoci- la Costa Brava, Amst erdam... Nada menos que 24.613 habitantes de Londres, sólo de miento, de este producto llegue a todos Londres, salieron en julio para España; los españoles que padecen almorranas 10.000 más aproximadamente que en Julia de 1954. (internas o externas) fisuras, grietas, et- venerable Todo está muy visto en lanuestra corteza terrestre, pero gente cétera. Solicite información recortando es feliz y parte contenta para la modesta esta comunicación y remitiéndola a LA- aventura- -yo lo he visto- -con el último lir bro sobre isótopos que acaba dé aparecer BOFER, Avenida Icaria, 106, Barcelona. en las librerías de Londres; el último minuto sobre isótopos. -J. MI QUEJAREN A. í. Q. S. 14,000,