Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S ABABO 6 DE AGOSTO DE 19 S 5. i i r r v- XA, MAÑANA, FA G. fl 6 EDITORIAL PRENSA ESPASOLA SUSCRIPCIÓN DE A B C: MADRID Y PROVINCIAS. TRES MESES. 78 p s. REDACCIÓN Y ADMINISTRA CION: SERRANO. Si. APARTADO NUMERO. 43. TELE F O N O 25 19 59 MADRID BENEFICIOS A LAS SOCIEDADES INMOBILIARIAS Nq es nuevo el problema de la escasez de viviendas. Se planteó al término de la primera 1 guerra mundial en casi todos los países europeos. Luego, diversas circunstancias- -en España puede citarse, el Movimiento nacional- -agravaron la situación. Y ello originó un creciente intervencionismo en esta materia. El capital privado se retrajo y, en la misma medida, hubo de ser suplido, directa o indirectamente por el Estado. En España nació el Instituto Nacional de la Vivienda, organismo centráiizador de cuantos planes y proyectos se idearan para la solución dé- la angustiosa crisis. En fecha reciente se ha constituido el Consejo Nacional de la: Vivienda, y en este mismo mes quedarán formados los Consejos provinciales. Al mismo tiempo, el; año: próximo se pondrá en marcha el plan quinquenal de construcción, que prevé a edificación en 1956 de casi cien mil. locales habitables de renta limitada. Es muy interesante esta cifra. De acuerdo con los datos publicados por el. Instituto Nacional de Estadística, en 1953? e pusieron en servicio 20.694 viviendas, de las cuales solamente en un 27.42 por íoo los tipos de alquiler eran inferiores a 250 pesetas. Casi la mitad de la cifra, total, g. 584 fincas, tenían una renta comprendida entre 250 y 500 pesetas. Pues bien, de acuerdo con el plan nacional, ólo en 1956 se quintuplicará la cifra alcanzada en 1953, con la ventaja de que todas las viviendas se caracterizarán por ser de renta limitada. Para alcanzar estos fines, el Gobierno concede a las errroresas inmobiliarias, sociedades que canalizan la inversión hacia la propiedad urbana, estímulos y alicientes considerables. De un lado, este tipo de inversión, se hará rentable; de otra, las facilidades concedidas permitirán realizar la construcción con costes relativamente bajos. Pensemos, por ejemplo, en las viviendas del segundo grupo: los anticipos, sin interés, cubrirán del 35 al 75 por 100 del importe total de la cons- trucción; la rentabilidad del capital privado será, como mínimo, un 5 por 100 de la aportación. Además, esta inversión gozará de un trato fiscal especial: bonificaciones en las contribuciones de utilidades y territorial; exenciones de impuestos y arbitrios que g: van la construcción, etc. Las viviendas del primer grupo, sin apoyo económico público, tendrán una renta límite de 1.500 pesetas mensuales, revisable cada cinco años. Si las necesidades y exigencias de la demanda responden al plan previsto, la relación tntre el tipo de alquiler y el coste de edificación nos determinará la cuantía del beneficio que puede obtener el capital privado invertido. Contiene también el plan nacional una tácita sugerencia. Muchas empresas se yo rán obligadas a construir viviendas para dé firmas pidiéndole que suspenda la apirsus- empleados, y ello puede origirnar tras- catión- de esta ley, que tan gravemente tornos en el desarrollo de actividades afecta a las escuelas católicas. Los sentimercantiles o industriales. Para evitarlos, mientos del joven Rey son bien conocir quizá sea la solución 1 más adecuada el dos. Lo- difícil para él será hallar cauce nacimiento de sociedades constructoras, legal a tan debatida cuestión, una vez filiales de otras de, naturaleza, distirita. aprobado el proyecto por ambas Cámaras. Estas formarían consorcios- y al amparo ¿Cuál ha sido laactitud del Episcopadq de estos grupos de empresas se constitui- belga ante la ley Collard? Mientras se rían; con un amplio campo de actuación, debatía la ley, de prudente espera. Apro- las entidades cuya única finalidad sería hado el proyecto liberal- socialista, publi- atender a las necesidades de viviendas dé có fechado el 25 de junio, en Malinas, núcleos, en este caso muy numerosos, de una carta colectiva, de la que entresaca- obreros y- empleados. De éste modo, las mos las siguientes afirmaciones, de la necesidades de inversión serían menores versión publicada en Ecclesia el 23 de y los frutos prácticos de la colaboración julio: más perceptibles que si cada entidad emLa elección de escuela deben hacerla prendiese, aisladamente la tarea de edifi- los padres, considerando en conciencia cación de locales habitables. Un criterio el bien d? las almas que Bios les ha conde, íocalización geográfica sería quizá el fiado y cuya educación tienen a su (virgo. más acertado para la constitución deesLos padres cristianos, conscientes dé, tos consorcios que tanto facilitarían el su grave responsabilidad, deben, enviar desarrollo de los fines estatales en orden; sus hijos, a. las escuelas católicas, en las a la construcción de viviendas qus encontrarán- la garantía de una excélente educación y la adecuada preparación técnica, por lo menos- -dicen tan buena como en las escuelas oficiales, similares pidiendo las comprobaciones necesarías para demostrarlo. Una grave inquietud se cierne, para el Se conduele el Episcopado: Nosotros 1 próximo. curso, -sobre la enseñanza príyahabíamos. esperado que los dos campos de. da, predominanteínente católica, en diver- la enseñanza nacional (el oficial laico y el sos- países. libre, católico, protestante o judío) pudieLa situación más grave, se presenta en ran, vivir y desenvolverse pacíficamente, ¡Bélgica, debido; a 1 a irreductible actitud como la evolución de los últimos años padel Gobierno de coalición liberal- socialisrecía indicar. Al no ser así, vuelven a ta: Por eso insistimos sobre el tema. Des- proclamar la doctrina de la Iglesia: No pués, dé logrado un equilibrio en 1920 con hay para el cristiano otra escuela realun ííninistro. socialista, se plantea, ahora mente satisfactoria que la católica. La un serio conflicto de repercusión nacional, Iglesia reprueba, para sus. fieles, la escueal reducir en unos 400 millones de pesetas la neutra o laica, porque la neutralidad o las- subvenciones estatales a las escuelas el láicisco no responden a las exigencias, libres católicas, con el pretexto de hacer más profundas de un alma bautizada. economías en los presupuestos. -En la La razón aparece clara: la escuela es, práctica, el fin que se persigue es aumennecesariamente, un medio de vida donde tar, la influencia de las escuelas laicas del el niño, bajo la influencia de sus maesEstado, con detrimento de las sostenidas tros y compañeros, adquiere un rnódo de por católicos. Estos planes afectan hasta pensar, de. sentir y de obrar a las misiones del Congo. El Episcopado hace un llamamiento angustioso para que se- prepare amplia Durante el ínes. de marzo último, los católicos organizaron grandes manifesta- y cuidadosamente la campaña del próximo curso en todas las localidades del país ciones en toda Bélgica, manifestaciones que culminaron en las ciudades más po- empezando por el ámbito reducido de la pulosas y en Bruselas, capital, del reino. parroquia rural, hasta llegar a las granLa fuerza pública las reprimió duramente des ciudades; en la Prensa y en reunioy hubo choques y numerosos heridos, ade- nes públicas, a través del- contacto permás de las detenciones correspondientes. sonal, llevando a cabo una movilización, Si las manifestaciones hubieran sido so- completa de todas las instituciones catócialistas, su Prensa hubiera pedido com- licas: comités escolares, asociaciones de prensión para los deseos del pueblo, que padres de familia, ramas de Acción Catódeseaba exponer por medios pacíficos sus: lica, organizaciones obreras y agrícolas, deseos. Ya. en el Poder, la actitud es otra congregaciones márianas. Legión de María y otras entidades de carácter apostó- i cuando se trata de, católicos. La ley Collard fue aprobada en el Par- lico. Todas deben aprestarse, a salvaguarlamento el 13 de junio; de la votación se dar el bien espiritual, de la infancia y retiraron, todos los diputados, católicos. juventud católicas Las campanas de los templos, en. Flandes fResponderán los católicos belgas, tan y otros puntos de Bélgica, tañeren a briosos en la defensa de la fe, con el muerte, como protesta. mismo sentido dé disciplina que en el siglo pasado, durante los El Senado aprobó el 21 de. julio, tras y 1884, cuando momentos años de i8 yg tan difíciles una sesión que duró diecisiete jioras, el como los presentes amenazaban la exisdiscutido proyecto, también con la abs- tencia- de sus escuelas? Serán tan genetención total de los; senadores católicos. rosos en el sacrificio económico? Y para Ahóra faltala promulgación por el Rey siempre: ¿aprenderán la lección dicisiva Balduinc al que se han elevado millones de la unidad en las, actuaciones públicas? La lucha está, entablada duramente. Los católicos han decidido apelar a me dios desconocidos hasta el presente, como el de retirar sus fondos- de las Cajas dis Ahorro estatales y abstenerse de toas contacto con él Gobierno... Todo confort en- casa, señorial, cqnstruqcifliiíptttíem ealilad estructura, y Él prqximo curso veremos con apasto carpintería metálica. Diez habitaciones nado interés y simpatía las alternativas más servicios. Garaje independiente en que este pleito adquiere en Bélgica, al propiedad, trasteros, etc. defender con tanto fervor los católicos Hermanos Miralles, núm. 64. la completa formación religiosa, dg suo Seitiiesquina a Diego de León LA LUCHA ESCOLAR EN BÉLGICA ie iJ y r V