Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CASO DE GOA ES MUY DISTINTO AL DE GIBR ALTAR derechos del Gobierna ¡de Lisboa. De entonces al momento actual, la provincia portuguesa de Ooa fue siempre fidelísima a la patria lejana, y el mérito de esta fidelidad, rarísima en los tiempos que corren, se deben, en sus fundamentos, al conquistador Alfonso de Alburquerque, al evangelizador Francisco Javier y a la sabia política llevada a cabo, con criterios invariables, por todos los Gobiernos lusitanos a través de los siglos. Política de paz cris, tiana, política de unión fraternal, creadora de una raza lusolndia, como la española en América. La igualdad cristiana, que la Reforma ignoró, la establecieron entonces los extremos, pueblos católicos de la Península Ibérica. Ni Portugal ni España señalaron una linea del color como Inglaterra o los Estados Unidos. Asi se explica hoy que los goanos no quieran seguir siendo más que portugueses, entre Portugal no usurpó un territorio a la Unión- India, que no existía como unidad nacional E improviso, ante dos bombas sin carga diplomática que han hecho estallar en Italia, con la sorpresa de todos, el embajador indio ante el Quirlnai, Joh n Thivy, y a pucos días de distancia el pacifico Pandit Nehru, el nombre de Ooa y las claras razones de Portugal para mantener sus legítimos derechos, no sobre una colonia, sino sobre una ¡provincia de su territorio nacional, han adquirido una Actualidad interesante en la Prensa, que con grande ponderación ha señalado a la opinión italiana los errores y la arbitrariedad con que en este caso procede la Unión India, y, particularmente, con bélicas explosiones inoportunas, el sabio Nehrü. Tan sólo algunos pocos ooincidentes con la tesis de Nueva Delhi han argumentado mal, demostrando una deficiente formación histórica al comparar Goa con Gibraltar y estimando que componen ¡dos cuestiones análogas. Se comprende que se puedan dar pasos en falso cuando se escribe sin previa documentación, o cuando uno se fia, o se confía, en las apariencias que con tanta facilidad engañan. En el Convenio de la Paz Cristiana de Florencia, donde el embajador indio Thivy se sacó de una manga el tema de Ooa, abonándolo con su profesión particular de fe católica, traína o de demostrar que la dificultad para D la paz católica en la India la creaban los portugueses, obstinándose en usurpar un territorio netamente indio, nadie de los asambleístas internacionales se consideraba con preparación suficiente ni para asentir ante el ataque ni para rebatirlo, ya que la mayor parte de los presentes- -según confesaban sofcto voce sin otros medios, en la memoria, que el de una brumosa visión geográfica, les parecía, sin quererse meter en la cuestión, que Ooa representaba otro Oibraltar. Sin embargo, al día siguiente, en el Palazzo Veechio los asambleístas 4 e la Paz Cristiana ante la intervención del ministro de Portugal, Antonio Ferro, comenzaron a darse cuenta que 1 problema no era el mismo. Corría el año de 1510 cuando, mientras pintaba Miguel Ángel el Jiuicio Final ea la Capilla Sixtina, el lusitano Alburquerque conquistaba el pequeño sultanato llamado Goa, para mayor gloria de Cristo y de Portugal. Desde aquel momento, el minúsculo territorio, tan distante de Ja metrópoli se convierte en sede episcopal, y más tarde, archiepiscopal, que extiende su jurisdicción por todas las posesiones portuguesas del Océano Indico. Y fue San Francisco Javier, cuyos restos reposan en la Catedral de Goa, el ardiente apóstol del catolicismo, fuerte y sólido en los siglos, que perdura hoy acorazando los legítimos Altar mayar 1 de la Iglesia del Buen Jesús, en Coa, donde se conserva el sarcófago qu ontlené I cuerpo de San Francisco Javier. (Foto Vides. otras razones porque con Portugal nunca hubo parias y en la India los sigue habiendo a millones, a pesar de las democráticas ideas del Pandit Nehru. Así también se comprende fácilmente que Gibraltar no es Ooa, Portugal no ha robaido Ooa a la Unión. India, creación reciente, y no sobre enteras bases geográficas, ya que el Pakistán demuestra lo contrario. Inglaterra se propio de un pedazo neto de tierra española, no en 1610, sino el 4 de agosto de 1704, cuando España era una unidad nacional de siglos, maestra de civilización y de cultura, alumbradora de mundos y generosa, por amor 4 e Cristo, hasta el desangramiento y la pobreza con los pueblas que elevó a su propio nivel de vláa jt esperanza. Es decir, que por la inisma razón que Gibraltar es 4 e España, Goa es de Portugal, aunque las posiciones geográficas sean distintas. Aspecto parcial del puerto de Nueva Goa (India portuguesa) (Poto Vides. Julián CORTES CAVANILLAS