Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 a Hjstorija es consejcuencia: d ¡la e timársp cfcmo más ¡Geografía, el arte: dte comer t iene rejpreseiijtapávo. Np una testrecfha relabióp con anjtias, -elj cfecfdo, ¡contra lo Hasta ¡el. extremo de que ¡un solo ril to que s; uilie! decirse. nqs pujede ¡fervir. mejor íjtiej muchas con- Ñuestfo plato nacioi íéfencías eíudiitas para- ¡conocer los diás nal eá illas tolen él! ínjtímos caracteres de cualquier naeiód. i ¡No lie sido nunca un ¡gastrónomo, Sin Y. ld es! -parque Esi embargjo. aquel ¡día que ¡nos dieron; ¡un paña, auki je ¡n Su va- ba ¡nque e eti el palacio Presidencial d ¡e ¡la ri i fiso i) CJmía geoRepública, recontí unajjju na parte i del gráfica, jesj esencial- í caüiíno; para llagar a jseílo. Habíajnkos mjente! uh ¡país me arribado a ¡Bogojtá en ¿1 kvión de ¡Baridional, y ¡el gazpa Tranquilla e ¡l día anterior ¡el ilustre! ps- cho es! el. pjato me critor jlon jSugemio Montes: y yo. ü i í e l ridicnálpciii e x c e banquete, é tuvo que pagair el ordinario ¡tributo a la faráa, maniteiiiendo diálogo. Si efi id folklórico. cojn el presidente! y con Jos ¡ministros. ¡Yo, q ii e r ¡a n jd s o no, míicho más modesto, ap ¡royeché- la (BCfa- nuestro íiñbalo nasi 4 n pira analizar 7 y desdubrir Cplbp- cional ¡ha ¡s i d o lo bii deiitro ijáe los platos! qjie comporjuán flamenco! Ib ands! el i mer. jií, Fijié el ¡primer j) eurúas y pifia liify; y a í ¡ijios protrópica! dos 1 frutas extrema í amenté dul- y e c t a Ri ¡s en; el ce Nuestro paladar celtibérico no ¡stá mímdó, éii; lo gasavezado! a tomar! fruta dulcje antes dé la trónánjüco ¡nuestra ¡scpá, y! mucho menos a ¡mezclar lo ázui i está he! carado con lo pídante y jlo ¡salado. E 3; ée- igundo plato creo que er 4 ariscos gijiárllama ¡neCidos! cort! pimiento e, ri salmuera, p? á taio y ¡salsa; de ají. s c u a i i fiemos E Las donse uene as que ¡deduje de aquesu! sigíJifaciádo. lla; anai- quíáj de rangos culiiiarios era ¡qjue Jsi gakp! ájcho e s estabanios eh un ¡país dondp aún se ¡p ¡a! laqeaba! la evolución empejsada por pp- urio d ¿lbs; ¡sesrstos más difíciles de ex ¡lívkr y. jel general Santaíxder. I ¡El tiempo y el exilio 4 eJ pijésidente liajii- plipar ¡da. lá v i d a an ¡dalúza í n pla ¡reano Gómez, que desde! el! palacio sjalió i al desti ¡erro ¡poco después, liie vinieron; a to i anibiiíuo en ei daí- la ¡razón. Conste, -si n embargo, jqjué (j e iio ¡áé s a b e ni ¡la cpcinaj coloioioiana ¡ni; el presidente nujnca sij lo ¡que se tulsca es ¡aHmentb o Gó ¡mez ¡me ¡disgustaron. Tótné afectc j a España es esencialmente un ppis meridional; y si gazpacho es el reírescb. ¡Pak- á a 1 íanrjbos, ¡y aHora 4 ue r. ó est j y en Colpmplato meridional por excelencia. m; n! a ¡le ¡sobraría ibia ni jnanaa el j presidente Gómez, p i eagjja; ípar 4: reí res. ¡do 1 procilama r estteafeotd ¡sin que pugtía! achacarse á ¡política ni k tfiífciOTr. -i co ¡le sobraría pan, Pero, se conjugan tan la Creación, en agricultor. Y volviendo a msnte ambas cosas, que la dola etimología, agri- cultor significa cultiOtro tanto puede expeHoientar el í- iai de comer y beber se resuelve vador del agro, y agro significa cosa agria, jerti observador n todos ¡los países. YJ e ¡difícil y rebelde. nuestro ¡no és. una excepljión. i y fes cunjipí El gazpacho tiene por esto uní significado maternal, bondadoso y commiultiforme variedad de Españaj ¡se Mientras en el eontinenite asiático la refilsja ¡exactamente- en nuestros planos, prensiyo j p rá con nuestras debilidadss alimentación básica se extraía de la selhuman ¡así i ¡La ¡lista de jla co ¡cina espafiola es va o de los ríos, en bayas y frutos que ¡minabla! y responde en- un odo a la! díftealpienté sólo un pueblo lleno de sael sol y las lluvias maduraban por sí mis ¡versidad de i raza? climajs, costumbre ¡y biduría y de historia podía inventar el mos, mientras el África y América fiaban 1 peculiaridades de nuestro! ¿oñtinente ¡en gazpachoi j á a y que tener en cuenta que igualmente en la Naturaleza selvática, esta! 1 mintotura como ¡alguien ¡ilajmó a la Pjett- el ¡g azéacjhé es uiia síntesis, comestible de vieja Európa- T- la Europa mediterránea- -msyla Ibérica. I ¡la Iculiurk jméáiterrán. ea. puso en orden y disciplina el suelo, ali 1 éin eínbar o, de entre ío J 3 esos plja t) e esa ¡cultura que dio al mundo la neando ¿semillas como escuadrones, y ¡tos, hay urio cohcretamentje que pdetíe eíscjultujraj. d Fidías, la filosofía de Plaaprendió la forma íe- estrujar la sangre tón, las tragedias de de la tierra, metie do entre las prensas Esquilo, el arco en del molino las aceitunas redondas y ju, a r q u i tectura y el gosas. Derecho romano. El gazpacho, unión afortunada del aceiLa c u l t e a de los te y el pa ¡n, síntesis de la cultura del países mediteráneos trigo y el olivo, nos reduce a proporcioes la Jül t u r a del nes comprensibles y aprehensibles, toda trigas y del aceite. esa herencia de siglos y de generaciones es decir el campo de abuelos ignorados a quienes debemos cultivado y el árbol el generoso regalo de la cuitura medite. despi- oVisto d e s u rráneav Cultura que, por otra parte, po. condición selvática see una personalidad propia y extraconpara convertirse en tinental de tal süerite que toda la ribera siervo del hombre. forma un conjunto fraterno é inconfun: Cultivar significa t i i p l e cautivar, es decir, Otro día volveremos sobre la. cuestión. someter a. cautiviLimitémonos hoy a decir que, cuándo el dad las, fueraas telúricas y obligarlas gazpacho stá btón hecho, tiene un color Si, a l i m e n t a r al sonrosado, muy Semejante al que él már hombre. Con el cul- mol del pentélico tiene a Ja hora de atardecer, cuardo se pone él sol sobre la cotivo del campo el hombre se eonyier- lina del Partenón. eot dueño de la Na L. José María DE MENA Pan y áceitej trigo y olivo! 41 gazpacho s una síntesis comestible turaleza, en rey dé ¡í i de la cultura mcdiiéifránta, (Fotografías del autor. I