Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 21 DE J U L I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39 Crítica y glosa ANTOLOGIAV de Ramón Gómez de la Serna Editorial Lcsada, Espasa- Calpe, Argentina y otras. Buenos Aires, 1 55. 481 páginas. A obra de Ramón Gómez de la Serna es de una extensión y variedad tales, que puede ser seleccionada para dar contenido a multitud de antologías sin que se repita texto alguno. Esta de ahora permite decir al doctísimo antologista Guillermo de Torre que sólo es una de las varias que hubiese podido formar; y así es, dada la oceánica riqueza de la producción ramoniana y la pasmosa. abundancia de páginas magistrales o simplemente significativas de an estilo, personal y sostenido en pie de irreductible originalidad, como ningún otro, quizá, de nuestra literatura contemporánea. De ahí la aparente facilidad y la auténtica dificultad de toda antología de Ramón. Entre los secretos del arte ramoniano figura, indudabiemente, el de producir en incalculable cantidad, sin que la calidad desmerezca sino en contadas ocasiones. llamón hace presente su modo de ver el mundo y la vida no ya en todas y cada una de sus obras, sino, pura y simplemente, en este o aquel párrafo, y aun en un adjetivo, que vale, en sa ciírada brevedad, por toda una escrupulosa descripción. Cuando leemos, por ejemplo, abriendo al azar esta Antología: el rayo es una especie de sacacorchos encolerizado ¿cómo no hemos de reconocer a Ramón, inequívocamente definido... Y como en esta greguería, en tantas y tantas otras, de un iníiijito caudal de observaciones tocadfcs de poesía y realidad; cuando menos, de ingeniosidades sorprendentes por su agedeza. No en vano Ramón Gómez de la Serna ha sabido inventar la greguería y, lo que es aún más difícil, explicarla en una teoría cuyo alcance y profundidad demuestra la plena conciencia literaria del autor, la reflexiva elaboración de su arte, por mucho que lo realce 1 a intuición poética. En Ramón alienta un poeta, aunque su prosa, a fuerza de serlo, prescinda de ritmo y de rima. Poesía es 2 a suya que lo transfigura todo sin la menor preocupación instrumental o formal. Sólo así podría, como, en efecto, puede, proporcionar a su lector las claves más imprevistas de las cosas, ana por una, por vulgares que sean. A mayor vulgaridad del objeto, más certero y misterioso toque en su recóndito plinto vivo. Y así, en continuo desarrollo de la fantasía e imaginación, de la observación y experiencia, año tras año, inagotable la vena, constante la proyección de la greguería sobre la novela y el ensayo. Precisamente la publicación de esta Antología por cinco editoriales argentinas, en homenaje a Ramón Gómez de la Serna, obedece a las bodas de oro del genial escritor con la Literatura. Expresión que en este caso no tiene nada de convencionaímente metafórica advierte Guillermo de Torre, sagaz seleccionador y prologuista, Y añade: Pocas veces en la historia de las letras se d. ió un caso áureo, un caso tan absoluto de fidelidad monogámica. Nanea Ramón se dejó captar por las mil y una tentaciones que solicitan al intelectual... Esta íntegra dedicación a la literatura acredita la pureza de una vocación; pero conviene subrayar el caso no sólo en abono de la moral del escritor: más que por nada, porque ayuda decisivamente a explicar la personalidad de Ramón, cualificada, en grado sumo, por ia identidad absoluta del hombre y de la obra. No cabe fenómeno- literario más auténtico. De otro modo no se concebiría la creación del mundo rar- eniano, tan cierto y tan seguro, infalible en su órbita como un astro. O si utilizamos la geografía del propio autor, fluido e inalterable como aquel río Azul de El alba y otras COSRS el río en el que desahogan tocios los romanticismos, el rio al que echan los poetas sus poemas, partidos en pedacitos o dobladillados en forma de barco. En el barco propio d; e sus greguerías navega Ramón Gómez de la Serna; fcar. co de papel al parecer, pero de sólido material por dentro; barco en el que Ramón hace de capitán y de grumete; de pasajero, con equipaje de nostalgias y de presagios; en iodo caso, lanzando muy lejos su mira- da, que descubre el detalla remoto, por nadie visto ni soñado. Guillermo de Torre ha compuesto esta Antología subtitulada Cincuenta años de vida literaria en virtud de un criterio más ajustado a temas y conceptos que a libros y fechas: un criterio, pues, nada meeanicista, ecuno suele serlo e! que informa otras antologías. Guillermo de Torre no ha pretendido ofrecer, simétricamente, muestras de cada obra de Ramón; más bien, trata de caracterizar los ciclos a cuyo través podamos parcibir la línea del arte ramoniano en función de puntos determinados. La parte primera recoge páginas inspiradas en! a visión de España y de América; la segunda presenta extraños personajes, y sensaciones de ambiente; la tercera concede la preferencia a lo doctrinal; teoría de las greguerías Humorismo la cuarta nos lleva a la galería de retratos que Ramón obtiene una feliz captación de rasgos: Quevedo, El Greco Valle- Inclán, Azorín La quinta inserta fragmentos novelescos que acaso hubiesen podido adicionarse a la segunda parte, y cubren la última capítulos diversos de Automoribundia La gnieguería, en copiosa selección, constituye el ritornelo de la Antología No cerremos el libro sin volver al prólogo. Guillermo de Torre sigue la producción literaria de Ramón desde que es iniciada por Entrando en fuego hace medio siglo, hasta lioy. Nos parece que califica de prehistoria sin gran motivo los primeros libros de Ramón. Nació ya como luego ha sido, en unidad vitie ya de por sí es una virtud. Refractario a la evolución de su arte, pero no insensible a las sucesivas sugestiones que la vida le brinde, Ramón tiene muy paco que ver con él tiempo. Por e? o, muchas formas futuras de arte adquirieron en él presencia sorprendente, y la emoción tradicional de Madrid reñye en él, como si volviese a animarle el espíritu de Quevedo, Lope o Larra en plazuelas y costanillas. M. FERNANDEZ ALMAGRO de la Real Academia Esvañola LEBRETON, J. LA VIDA CRISTIANA EN EL PRIMER SIGLO DE LA IGLESIA Editorial Labor, S. A. 205 páginas, 9 láminas. L Traducida impecablemente por Enrique Bagué, se nos brinda esta interesantísima obra de J. Lebreton, profesor de Historia de los Orígenes Cristianos en el Instituto Católico de París, xiue se titula La vida cristiana en el primer siglo de la Iglesia La obra comienza con las famosas palabras del apologista Minucia Félix: No es la elocuencia, sino la vida, lo que hay de grande. en nosotros que sirven pafa reflejar, según el autor, con mayor sinceridad, el espectáculo de la Iglesia desplegada a los ojos del mundo Del comienzo de la vida cfistiána y del influjo que poco a poco fue ejerciendo, conforme la iban conociendo y penetrando en ella quienes la ignoraban, de su desarrollo, es de lo que nos habla este libro, comentando a menudo textos y apoyándose insistentemente en los conceptos, apreciaciones y enseñanzas de San Pablo, al que sigue, puede decirse que casi enteramente, glosándole en los capítulos quinto, sexto y séptimo. El libro de Lebreton muestra, por medio de todos los textos que recoge, y entre los que se hallan no sólo las palabras de Cristo y los escritos, de los Apóstoles, sin ¡o otros textos humildes, el contacto de la gracia del Señor, de esa fuente de vida que Jesús ha prometido y otorga, en efecto, a sus -fieles MARTIN DEL REY, BERNARDO: LA LLAMA INFANTE Editorial Sérandi. 207 páginas. La llama infante es- -ya lo reza el subtítulo- -el Cancionero de un niño uruguayo El poeta Bernardo Martín del Rey ha dispuesto de un modelo real, el pequeño Luis Per eirá de Avila, para dedicarle los versos leves de sus romancillos armoniosos, afinados de intención y de ternura. El poeta, un español, lanza de esta manera por medio de un niño encendidos, fulgurantes mensajes, como bengalas, que son como mensajes de cordialidad y de lírica confraternidad de todos los de América y de España. La inspiración del poeta es delicada, como corresponde al tema que anima sus bellas y emotivas páginas. OTROS LIBROS Revistas y libros extranjeros. Librería Villegas. Preciados, 33. Máxima garantía. -R. Revistas y libros extranjeros. Inmejorables servicios y condiciones. Librería Mandi- Prensa. I. agasca, 38. Madrid. -R. Carmen Laforet: Un matrimonio 1,50 ejemplar. Quioscos, librerías. Colección Pandora. Cicerón, 16. Madrid. -R. No deje de leer Pérez de Joaquín Pérez Madrigal. Labro en el que nos narra los treinta años de la vida política de Pérez descubriéndonos hechos y detalles aue ignorábamos. Precio, 60 pesetas. Instituto Editorial Reus Preciados, 6 y 23. Madrid. -R. ¡Un libro sensacional! Notas de mi vida de D. Juan de la Cierva, 125 pesetas. Es publicación del I n s t i t u t o Editorial Reus -R. Revistas y libros extranjeros los sirve rápidamente Librería Pueyo. Sol, 1: Arenal, 6. Teléfonos 31 30 14- 21 48 37. -R,