Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 21 DE J U L I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. suelve a la condenada del delito que se le imputa. Comienza el fallo definiendo los requisitos del delito de resistencia a agentes de la autoridad, que se caracteriza por oponerse a la acción de la autoridad o de sus agentes mediante el empleo de la fuerza física sin acometimiento, más sin que sea indispensable que tai fuerza se dirija de modo directo contra las personas, sino que basta que sea la necesaria para implicar una actitud de franca y resuelta rebeldía por parte del culpable para impedir que la autoridad o sus agentes se desenvuelvan en el ejercicio legítimo de sus funciones; por lo que el hecho de romper los precintos que hubieran sido colocados en algún lugar y en el curso de una diligencia de registro no terminada, representa un indudable acto de fuerza, que implicaría el delito de resistencia aún sin que hubiese mediado requerimiento directo a quien los violentó, porque su sola colocación es más que significativa de la prohibición de abrir el lugar en que se pusieron Hace después la reserva de las atribuciones de la. autoridad a la que se resiste, pues áería también preciso que i uien adoptó la medida precautoria de que se trata estuviera facultado- para ello por la ley Analiza, por último, esa facultad de los agentes de las Fiscalías de Tasas, a quienes- su especial legislación la concede para practicar registros, pero, no contiene normas específicas referidas a la práctica de los mismos, por lo que ha de acudirse para suplir dicha omisión a lo que sobre ellos se establece en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sin que- sea licito sostener que a ninguna jurisdicción u organismo puedan reconocerse (salvo disposición expresa en contra, que én esta materia de tasas no existe) mayores facultades en tal orden que las allí conferidas a las autoridades judiciales; siendo notorio el espíritu que informa a dicha ley de procedimientos de procurar reducir, en cuanto sea compatible con la efectividad de las medidas que se- estudian, las limitaciones que imponen los derechos personales del que los- sufre; y así, se prescribe que el registro no se suspenderá sino por el tiempo en que no fuere p osible continuarlo, in perjuicio de que durante tal suspensión se adopten las medidas de vigilancia entre las que no se menciona la del precintado de locales, que se reserva por el 570 sólo para el caso en que el registro se practique en el domicilio de un particular y este no permita su continuación durante la noche Es axioma jurídico, como dice el artículo segundo del Código Civil, que la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. Pero es. axioma humano que quien ignora las leyes no puede exigir su cumplimiento. Si la señora de los precintos hubiera sabido que los agentes de Tasas no podían tomar esa medida hubiera recurrido al juez para obligar a los propios agentes a rectificar. Ahora bien, ¿no eran los mismos agentes quienes debieran haber estado instruidos de que no pedían hacer lo que hicieron? X- as jurisdicciones especiales creadas por perentorias necesidades nacionales en los años de dificultades y escasez han tenido que funcionar, (y con ello han hecho al país un inmenso beneficio) con amplio arbitrio sustantivo y procesal, única manera de lie- var a cabo su función, Hoy, superadas va. aquellas circunstancias, no sería momento de restaurar en su unidad la iurisdicción ordinaria? -Juan Manuel FANJUL. LA SENTENCIA DE LA SEMANA ¿CUANDO HAY RESISTENCIA A LOS AG 3 NTES DE LA AUTORIDAD? SENTENCIA DE 13 DE MAYO DE 1955 Si las mujeres mandasen... Nos viene a las mientes el gracioso coro de la popular zarzuela al leer la sentencia dictada por la Sala 2. a del Tribunal Supremo el 13 de mayo. Indudablemente son decididas las mujeres... Aunque se lia dicho que su intrepidez es producto de su inconsciencia, jl hecho es que la historia y- -por lo que veremos- -la anécdota diaria están llenas de ejemplos dé su audacia; sobre todo aquellos que aparejan más riesgo, sacrificio o he oísmo. La misma mujer que se asusta de un ratón lleva a cabo actos de extraordinario valor, y aquella que se hace inaguantable por sus continuas cominerías ofrece, cuando la ocasión llega, un panorama insospechado de sacrificios admirables. Así son... El diálogo de aquel matrimonio ilerdense la tarde del 19 de noviembre de 1953, cuyas consecuencias legales nos refiere la sentencia de hoy, nos lo imaginamos ejemplar: El marido, preocupado, angustiado incluso por la visita de los agentes de la Fiscalía de Tasas. Ahí era nada, documentos, cartas y facturas dudosas dentro de la caja, fuerte y con su descubrimiento, el expediente y la sanción. Y lo peor es que él, como apoderado de la firma inspeccionada, debió haber previsto esta eventualidad, debió ser más cauto y no tener la documentación en M oficina. ¡Habría que ver cómo le pondrían ahora sus jefes! Alcanzamos la escena y la desesperación del protagonista: Claro que la inspección se había suspendido y hubiera cabido retirar los papeles, pero como habían precintado las puertas del despacho y de la caja de caudales. Y de repente, la idea y la decisión de la mujer: Se quitan los precintos y se sacan los papeles. El marido duda, posiblemente, ante el acto de fuerza y de rebeldía; cualquiera se decide a hacer eso, seria peor, acabaría en la cárcel. La mujer insiste, el hombre acaricia la idea pero se demuda ante sus consecuencias; ya se ve entre una pareja de la Guardia Civil. No, eso no se puede hacer, él no es capas... ¡Buenos estáis los hombres! Ha llegado el momento de decisión, de audacia, -de inconsciencia femenina: La mujer va a la oficina, quita los precintos de la puerta, entra, rasga los de la caja fuerte, la abre, saca las facturas y las cartas y se acabó: Todo arreglado. ¡Ay los hombres, loslwmbres! Si nú fuera por nosotras... La cosa se complica. Los agentes vuelven para seguir la inspección y encuentran los precintos rotos, y presumiblemente (si no, ¿por qué? la documentación desaparecida. Se averigua y denuncia el hecho. El Jua- gado procesa y la Audiencia condena a la señora. El Supremo ahora, en 13 de mayo, casa la sentencia condenatoria y la absuelve. ¿Os imagináis el triunfo doméstico de la ex condenada f Salvó la situación; resolvió el problema que atribulaba al esposo y aun sale absuelta. Y por el Supremo. Y es que los hombres no servís para nada... dirá la buena ilerdense, felis con su éxito. Bueno, pero ahora en serio, ¿cómo siendo verdad que quitó los precintos puestos por los agentes de la Fiscalía de Tasas el Supremo la absuelve? Comprendemos vuestra natural Curiosidad. Para que haya resistencia a los agentes de la autoridad es fundamento necesario que esos agentes actúen dentro de las facultades que la ley les atribuya; no siendo así, la resistencia del particular no quiebra un acto lícito de la autoridad. Por así decirlo, cuando hay mutuas ilegalidades se compensan. Y como bien nos explica después la Sentencia en sus claros y terminantes Considerandos, la facultad de precintar locales se reserva, según la ley de Enjuiciamiento Criminal, para los domicilios particulares cuando verificándose un registro su dueño no permite que continúe durante la noche. El precintaje de aquellas oficinas y de la caja fuerte, no estaba dentro de las atribuciones de estos agentes, y por eso la procesada no resistió a un acto lícito de la autoridad. Como ya hemos adelantado, los hechos ocurrieron en Lérida y en el año 1953. El lugar, el domicilio de una Sociedad Anónima. Los accesos precintados, el despacho y la caja de caudales. La autoridad que píecintó, los agentes de la Fiscalía de Tasas. La protagonista, la esposa del apoderado de la. Sociedad inspeccionada. La Audiencia Provincial de Lérida estimó que los hechos eran constitutivos de un delito, de resistencia a. agentes de la autoridad y condenó a la señora en cuestión a tres meses de arresto mayor y multa de 1.500 pesetas. Contra esta Sentencia la condenada recurrió en casación ante el Tribunal Supremo, amparándose en que los agentes no obraban dentro de sus atribuciones y que la rotura de los precintos 110 acarreó perjuicio a la visita de inspección La Sala Segunda del Supremo ha dado lugar al recurso en su Sentencia de 13 de mayo, casando la condenatoria de la Audiencia y dictando otra, por la que se ab- LINEAS MimAS WCfi DENIZCILINK BANKASI T. A. O. EL S S A D Á N A Saldrá de BARCELONA el próximo 27 de julio, admitiendo pasajeros y carga para: MARSELLA, GENOVA, ÑAPÓLES, PÍREO y ESTAMBUL Informes, pasajes y fletes en su AGENCIA DE VIAJES, AGENTE DE ADUANAS O en los Consignatarios TRANSCOMA Av. José Antonio, 57. Madrid. Tel. 21 62 49. GRUPO ELECTRÓGENO Deseamos ofertas grupo electrógeno buenas marcas motor Diesel 250 HP. alternador 200 KVA, cuadro y accesorios. Preferible motor cilindro horizontal. Apartado 85. ALMERÍA j nik A. A- f nf