Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 21 DE J U L I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAKANA, PAG. 17 blecer contacto no oficial con ella, según se anuncia de fuente competente. Las gestiones soviéticas se hicieron a través de periodistas alemanes y de los países satélites de Rusia. Los rusos preguntaron insistentemente si el canciller Adenauer no estaría interesado en reunirse con los dirigentes soviéticos, incluido el primer ministro, Bulganin. Un portavoz alemán declaró que la reunión Bulganin- Adenauer está descartada por ahora. -Efe. no planteamos en la actualidad la cuestión de anular estos acuerdos y de que Alemania se aparte de la O. T. A. N. porque sería contrario a la realidad Este abierto reconocimiento por parte de Rusia del hecho ele la relación de Alemania con la O. T. A. N. ha sido el punto culminante de un amplio movimiento pendular, según opinan los norteamericanos. Por encima de todo, se reconoce que. Alemania y la seguridad europea son los principales problemas de la Conferencia, y se cree que los soviets desean por todos los medios que esta Conferencia no termine en fracaso. COMIDA INTIMA DE EISENHOWER CON ZHUKOF El presidente Eisenhower lia comido hoy en su residencia con el mariscal Georgi Zhukof. Prescindieron de todos sus ayudantes y consejeros y sólo se encontraban presentes, además de ellos, dos intérpretes. No- se han revelado detalles acerca de lo que se habló. -Efe. ADENAUER REHUYE EL CON; TACTO COiN RUSIA Muerren 20. El canciller Adenauer ha conferenciado con su ministro de Asuntos Exteriores, vori Brentano, y otros consejeros, acerca de la Conferencia de Ginebra. Los observadores alemanes expresan el temor de que los Estados Unidos y Rusia pudieran llegar a un acuerdo sobre la seguridad europea y el desarme a expensas de la reunificación alemana. La delegación de Alemania occidental que asiste a la Conferencia de Ginebra en calidad de observadora, ha rechazado los intentos realizados por los rusos para esta- A B C en Washington DISMINUYE LA CONFIANZA QUE HABÍA DESPERTADO LA REUNIÓN DE GINEBRA La excesiva publicidad puede ser causa de su fracaso Washington 20. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. Al cabo de dos jornadas de resultados negativos en Ginebra, cuando las posiciones fundamentales de la Unión Soviética y el bloque occidental parecen congelarse, esta capital, que mantuvo hasta ahora un optimismo abierto, empieza a ver hoy las cosas con una cierta ansiedad. Durante las últimas cuarenta y ocho horas ha seguido aplaudiendo los sinceros pronunciamientos del presidente Eisenhower en Ginebra. La afirmación que hizo ayer declarando ante el mundo que en ningún caso Estados Unidos se lanzaría a una guerra sin ser atacada produjo aquí mucha impresión, porque esta idea responde a las convicciones del hombre medio. Cualquier americano de la calle hubiera dicho a los rusos las mismas palabras. Han bastado unas sonrisas y unas palabras acogedoras en Rusia para que el pueblo americano se entregase, sin reservas, a la ilusión de que la amistad entre Moscú y Washington estaba al alcance de este momento. En Ginebra, sin embargo, las posiciones parecen estar volviendo al punto de partida. El fracaso de los jefes de Estado o de Gobierno para tratar los problemas de la unificación alemana y la seguridad europea han causado aquí desconcierto- e incertidumbre. No se cree todavía, ni mucho menos, que la partida de Ginebra haya de darse por perdida, pero ha desaparecido la confianza que reinaba aquí a fin de semana y la convicción de que el presidente haría en Ginebra un milagro. DEMASIADA PUBLICIDAD Algo sorprendió e inquietó a Washington desde el primer momento, y es la fantástica publicidad dada en Ginebra a la Conferencia. La idea inicial, lanzada por sir Winston Churchill hace dos años y compartida por los dirigentes americanos en los últimos meses, fue la de una reunión privada de los jefes de Gobierna, asistidos por unos pocos expertos, en el curso de la cuál se tantearían posiciones y se intercambiarían ideas sobre las posibilidades eventuales de un ajuste de diferencias internacionales. No hay, en realidad, tal Conferencia privada. A todos los efectos prácticos, Ginebra es una gran Asamblea pública registrada por un millar de corresponsales de Prensa de todo el mundo y preparada por ejércitos de expertos de los cuatro países participantes. En estas condiciones, con todos los reflectores publicitarios lanzados sobre la sala del Palacio de las Naciones, no hay secreto ni intimidad posibles. Los protagonistas se dirigen a sus colegas como si lo hicieran en una Asamblea pública. Se han definido actitudes, se han tomado posiciones, se han hecho ofertas y contraofertas, de las cítales va a ser muy difícil retroceder, porque han saltado de la mesa de conferencias a los titulares de la Prensa del mundo. Ginebra está siendo un inmenso éxito periodístico, pero no de discreción diplomática, y éste puede ser un fracaso. El intercambio de i ¿eas entre un pequeño grupo de les Petits Suisses. Zapatos de maravilla ...Y en zapatos de hom- b r e d Ül l l MI la mayor colección, los mejores zapatos, los más perfectos en ejecu- ñorrqr í áej hombre y de niño ILUtiiM Gran Vía, José Antonio, 15 VRADO, Publicidad I.