Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 21 DE J U L I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 18 que duró una hora y tres cuartos, los rusos formularon su propuesta para la seguridad europea, pero ésta fue inaceptable para Occidente. Los jcíes de Gobierno decidieron que el problema de la unificación alemana y el de la seguridad europea no podían seguir siendo discutidos cu este máximo escalón de la Conferencia. No obstante, dieron instrucciones a sus ministros de Asuntos Exteriores para que se reunieran y estudiasen la posibilidad de elaborar procedimientos que pudieran conducir al puente aludido por liiscnhower. El punto fundamental que Occidente no puede aceptar es que los rusos quieren un plan de seguridad europea conjunto o total, que, de convertirse en realidad, reemplazaría a la N. A. T. O. El portavoz norteamericano James llagerty ha dicho en una conferencia de Prensa que el tema principal de la sesión de la tarde- -la cuestión de la seguridad europea- -se encontraba ligado por su misma naturaleza al problema de ¡a unificación alemana. Edén propuso que ahora los ministros de Asuntos Exteriores debían comenzar a trabajar en los detalles, de manera que para cuando termine esta Conferencia se disponga, al menos, de un arreglo práctico para continuar tratando estos problemas. BULGANIN INSISTE SIN ÉXITO Después de Edén hizo uso de la palabra Bulganin, quien volvió a insistir en el plan ruso para la seguridad europea. El pacto propuesto por los rusos parecía ser el mismo presentado por ellos en Berlín en 1954, con cinco modificaciones. Los franceses, británicos y americanos continuaron durante la tarde manteuieu- do firmemente su criterio, de que la unificación alemana ha de ser el primer paso para la seguridad europea. Los rusos no se dejaron convencer por los argumentos occidentales e insistieron en que tiene más importancia el problema de la seguridad de Europa. Y de esta forma se llegó a instruir a los ministros de Asuntos Exteriores para que informen, antes de la reunión de. los jefes de Gobierno de mañana por Ja tarde, sobre cualesquiera progresos que pudieran conseguir hacia la determinación de un camino que pudiera seguirse para tratar de los dos problemas. Los occidentales han creído encontrar motivos de optimismo en el hecho de que los rusos accedan a estudiar estos problemas- -unificación alemana y seguridad europea- -simultáneamente Ven el escalón de los ministros de Asuetos Exteriores. Hasta ahora los rusosvlisbían insistido en que se estudiasen, por- scparado una y otra cuestión. El presidente Eisenhower- dijo. que había estudiado cuidadosamente la propuesta soviética y estaba convencido de su sinceridad. Señaló que era necesario encontrar un puente que salvase las actuales diferencias, y sugirió que los ministros de Asuntos Exteriores- se encarguen do ello. i El portavoz de la Delegación francesa; señaló que para fin de semana sería posii ble. llegar a un acuerdo sobre cierto nú mero de principios. EISENHOWER QUIERE ESTAR EN WASHINGTON EL DOMINGO El presídeme Eisenhower no ha alterad su propósito de estar de vuelta eií W sl ington para el domingo próximo. Dulles parece que está dispuesto a coríi miar un día o dos más. Los delegados de Estados Unidos se vieron sorprendidos por una declaración ta jante ds É u j l UNA COLABORACIÓN AUTENTICA Y EFICAZ Dábamos ayer cuenta del acto histórico de la entrega al ministro de Trabajo, D. Josa Antonio Girón, del anteproyecto del Estatuto de las Universidades Laborales. Se ha hablado mucho en estos últimos meses de la magnífica eclosión de esos modernos, originales y necesarios centros pedagógicos de formación técnica y cultural, que colocarán un día- -no lejano ya- -a los trabajadores españoles en un nivel de preparación profesional, que no sólo a ellos, sino a la nación entera, producirá enormes beneficios, en momentos como los actuales, enagüe la industrialización del país cada día se acelera e intensifica. Además, las Universidades Laborales abren al trabajador español un ilimitado horizonte cultural. La gloriosa institución universitaria española amplía así sus bases y su campo de acción. Hablando con el redactor de A B C, don Antonio G. Cavada, en la ceremonia misma de entrega al ministro de Trabajo del anteproyecto del Estatuto, D. José Antonio Girón, que rindió homenaje a todos y cada uno de los componentes del Consejo Técnico de directores de Universidades Laborales, se expresó en estos términos: Gracias a la compenetración, al entusiasmo, al decidido propósito del ministro de Educación Nacional, D. Joaquín Ruis- Giménez, y dé sus colaboradores, que han dado toda clase, de. facilidades vara que la inquietud de los trabajadores españoles por resolver el problema de su preparación encuentre un cauce eficaz; gracias a esa ayuda vehemente, la obra que teníamos iniciada, y en la cual- -como lo revela la composición misma del Consejo Técnico- -están presentes el espíritu y la iniciativa del Ministerio de Educación Nacional y el aliento constante de su ministro, ha podido convertirse en realidad esplendorosa. La existencia de las Universidades Laborales debe mucho a la colaboración del señor Ruiz- Giménez. -ú preámbulo magistral que leyó el presidente del Consejo Técnico, don Luis Ortiz Muñoz, en la tarde del día IQ, sintetiza no sólo la nobilísima aspiración de conceder al proletario su inviolable derecho a la cultura, túz de teda redención, justicia y libertad sino la apretarla disciplina y la estricta jsrarquizacióri que, en el orden puramente pedagógico, se ha seguido en la organización de los diversos y complejos estudios que los alumnos emprenderán en las Universidades Laborales. Se enciende, como ha dicho Girón, una lámpara nueva en la historia de la Humanidad y esta al servicio de Dios, de la Patria y de la justicia. El alumno encontrará en la Universidad Laboral dos caminos: uno, profesional, y otro, técnico; uno que le llevará al adiestramiento, así teórico como práctico, de aquella especialización manual que le sea más idónea, y otro que le conducirá- -si para ello está dotado- -a compartir los beneficios, y también las enormes responsabilidades, de la gran cultura. El aula, el taller y el campo son las nobles disciplinas que el estudiante, hijo de obreros (y económicamente incapacitado, hasta ahora, para perfeccionar su formación) cursará en las Universidades Laborales. El discurso que el 14 de julio pronunció el ministro de Educación Nacional, D. Joaquín Ruiz- Giménez, en las Cortes Españolas, y la entrega al Sr. Girón del anteproyecto del Estatuto de las Universidades Laborales, son hechos importantes para el futuro de España, y están enlazados entre sí. Como dice Girón, es el Ministerio de Educación Nacional quien ha hecho posible la realización de esta trascendental iniciativa de Franco. Porque su entusiasmo en la colaboración ha conseguido quebrantar todos los obstáculos, todos los prejuicios, todas las trabas que hubieran podido retrasar o entorpecer una idea, nacida en la mente de Franco y llamada a transformar el mundo político y social de España Y Ruiz- Giménez ha sido también su cantor y definidor más apasionado, más agudo, más minucioso, más elocuente. Desde su puesto de rector de la educación española, Ruiz- Giménez ha exaltado la aristocracia del trabajo y la necesidad de crear, en, el pueblo, por la cultura- -profesional y técnica- nuevas minorías dirigentes para una nación convertida en campamento de vida én común Hay- -ha dicho- -una primera propiedad, la más íntimamente ligada a la personalidad: la propiedad del saber. Dotar a un hombre de un saber profesional, técnico, elemental, medio o superior, cuanto más alto mejor, según sus posibilidades naturales y su vocación es darle el arma, la más afilada, no sólo espiritual, sino hasta corpórea, para ser dueño de sí mismo y de los frutos crecientes de su trabajo! Es, en definitiva, abrirle el paso a su independencia económica. La semilla arrojada por Franco prendió en la cuna sindical, mecida por las Mutualidades Laborales; fue amorosamente cuidada por la pasión y la hercúlea actividad del ministro de Trabajo. Fue, finalmente, recogida, amparada, definida y exaltada por el ministro dé Educación Nacional. Estos hechos nos revelan hoy que, en su génesis, en su desarrollo y en su multiplicación, ha existido un espíritu colaborador qué, al hacerse público, es muy conveniente, en interés dé todos, subrayar y elogiar. La participación que ha tenido el Ministerio de Educación Nacional en hacer tangibles las Universidades Laborales, es, sin duda, incalculable. Los señores Ruiz- Giniéiiéz y Girón, en primer término, y D. Fernando Coca, director general dé Previsión, y D. Luis Ortiz Muñoz, y D. Carlos María Rodríguez de Valcárcel, director general de Enseñanza Laboral, y tantos otros elevados funcionarios de los Ministerios de Trabajo y Educación Nacional, han prestado, gracias al espíritu dé equipo que los guía, un gran servicio, un servicio histórico, a la justicia social que todos anhelamos, y a los principios inconmovibles de nuestra Patria y de nuestra Religión. Y