Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC J U E V E S 30 DE JUNIO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 36 mos con el máximo interés la campaña ae ese periódico, enderazada a restablecer el orden y la civilidad en las carreteras espa ñolas. Es un liecho cierto que nuestras carreteras se hallan invadidas por una jegióü de irresponsables cuyos permisos da conducir parecen una patente de corso para el crimen antes que un documento que sea testimonio de la idoneidad- y sensatez ds los conductores. Hace años que, desde las columnas del periódico regional Faro dQ Vigo, vengo ocupándome de este asunto; pero, para sumar un argumento más a los; muchos casos ya expuestos por ese periódico, quiero referir aquí dos episodios quej revelan hasta qué punto el salvajismo y el desprecio por el derecho ajeno se hallan entronizados en los hábitos de muchos conductores i El día 28 del pasado mes de febrero conducía yo mi automóvil por la carretera d 3 La Gudiña a Lalín. Poco después del pueblo de Escairón pedí paso a uno de los ómnibus que realizan el servicio regular de viajeros entre Chantada y Monforte da Lemos. Durante doce kilómetros el ó: nni bus que me precedía me obligó a seguir su espalda. En algún momento, cuando simulaba ceder el paso, intenté adelantarle; pero al introducir el morro de mi automóvil para cruzar, el ómnibus de referende algodón con franjas cia cerraba deliberadamente el paso, hasta! el punto de que en alguna ocasión hubo ds de colores atravesadas, a despedirme de la- carretera. Por fin, con verdadero riesgo, le crucé en un paraje eri el que se ensancha la carretera, y me situé al centro para obligar a detenerse al tranagresor, sin más ánimo que el de reprenderle su criminal conducta. Pero he aquí que, en vez de detenerse el chofer, mi coche fue embestido por detrás, sufriendo los naturales desperfectos. No hace muchos días que el mismo code vichy y popelín con che de línea abordó a un automóvil de tu rismo, propiedad de un viajante de comerrayas en colores desde... -cio, que se hallaba aparcado a su derecha, precisamente a la salida de este pueblo. Ante las protestas legítimas del propietario del vehículo, el conductor del ómnibus descendió airado de la cabina y dijo, en gallego, al viajante: Non se pona asís que pra eso estaco seguro... Es decir, lo kransgresores no tienen! idea de la responsabilidad criminal. Para estos bárbaros el problema queda reducido a una mera cuestión civil de indemniza ción, y como el riesgo económico lo cuFaldas de vichy estilo capa, cobre el seguro, se hallan convencidos de que lores lisos, desde pueden cometer impunemente todo género, Vestidos de pópela con lunares de desmanes, en negro sobre fondos lisos, a. Es en plena carretera donde hay que sor prender y perseguir a ios tranagresores. Vestidos de tusor estampado a. Esta empresa es más o- enci lla de lo que Otro modelo de fantasía salparece, sobre todo en los pueblos 5 CÍUJ vaje en diversos colores, a... dades pequeñas, donde los ¡ocos del volan- i Vestidos en tejidos estampados te y los infractores de ¡as reglas del tráfidé gran calidad a co son perfectamente conociólos. Los que nd Chaquetón blanco en piqué laceden el paso, los que circulan a velocidabrado a des de vértigo, los que no apagan las luces por la que conducen bajo Los más nuevos y lindos modelos de tos delnoche, los los que abandonan los efecalcohol, enormes trajes de baño- -para señora y niña- -pedruscos o calzos en la carretera, son suen lana y algodón. Y gorros alborno- jetos perfectamente catalogados por los veces. Primera planta. cinos de cada pueblo, individuos muchos ds ellos que tienen en su haber un número considerable de victimas. Urge extremar el rigor contra tales infractores, que, por lo general, o son persona: educadas, sino desImportante Fea. Pinturas de Barcelona ele- dichados herederos de ía antigua gente de sea establecer representantes exclusivos en tralla Cuando se retiren a los infraczonas consumo. Preferible conozcan ramo tores los permisos de conducir y ¡as multas y tengan clientela prepia o sea persona in- caigan inexorables sobre los desmanes de la troducida en Empresas consumidoras. Es- carretera, es seguro que cambiarán las cotudiaremos instalación depósito. Escribid ai nún? 9.969. Versara- 11. BARCELONA. sas. Y urge poner manos a la obra, porque 3 en ningún caso detienen su marcha sin salirse por completo del camino. Allí- -continúa el Sr. Martín de Argenta- se utilizan mucho los frenos- -nuestros taxistas olvidan que los llevan y prefieren adelantar a detenerse- y jamás se abandona la línea recta, procurando pisar la línea divisoria de las carreteras el menor tiempo posible. Aquí la inmensa mayoría de los conductores españoles lleva una marcha zigzagueante. En los pasos de peatones, éstos tienen siempre la preferencia, pero donde no los hay han de esperar a que pasen los automóviles. La ley norteamericana es inflexible, y quizá si aquí se impusiera de igual modo, llegaríamos insensiblemente a la educación deseable. El claxon suena únicamente, y con mucha moderación, al salir del garaje o adelantar a otro coche. El Sr. Martín de Argenta ha seguido a un camión cuya procedencia señala, contándole 39 prolongados trompetazos desde Cibeles hasta su barrio. Otras cosas de gran interés apunta, pero quedan para comentarlas en nueva ocasión. Don Antonio Alomia Larrea, de Madrid, dice algo que ya hemos apuntado. Un coche viaja por la Gran Vía, generalmente con dos o tres al lado, y, de improviso, sale otro de una calle secundaria y se introduce en la circulación, sin preocuparse de los que van por la arteria principal, simplemente con el derecho de hacerlo por haber salido de la derecha, como si atropellar por la derecha no fuera lo mismo que hacerlo por la izquierda o por la espalda. Este peligro es mayor en la Castellana. ¿Por qué no se dispone que las vías secundarias dependan de las principales? -Conformes. Los puestos fijos de gendarmes en las carreteras francesas sujetan a los conductores porque se van transmitiendo de puesto en puesto el número del coche infractor, hasta que lo cazan. Don José M. Arguelles es quien explica esta experiencia. Otro caso muy corriente en Madrid es burlar las direcciones únicas en marcha atrás. El coche, para evitarse una vuelta, anda como dicen que lo hacen los cangrejos, sin preocuparse de los que pueden ser sorprendidos por la maniobra, a veces de dos centenares de metros. Esto le ocurrió a D. Santiago Aragoneses en la calle de Benito Gutiérrez, donde, al parecer, existe una parada de ómnibus de viajeros. Elogia la habilidad del conductor del taxi que le conducía, pues evitó una tragedia. -El ómnibus continuó su marcha atrás hasta la calle de la Princesa. Muy inteligente es la carta de D. Manuel Alvarez Amado, conductor de las Líneas Aéreas Iberia, en Vigo. En ella señala todas las infracciones que cometen en Galicia los ómnibus de viajeros, y cuenta un trágico accidente ocurrido hace pocos días. En la baca, dice, llevan dos o tres mil kilos, y, dentro, 6o personas, cuando los asientos son 25, y al lado del conductor, tres o cuatro pasajeros, que le impiden maniobrar. Todos los accidentes son debidos aquí a que la dirección se ha roto No es verdad. Lo que ocurre es que las ruedas revientan y el conductor no puede hacerse con los mandos porque se lo impiden sus acompañantes. Publicamos, por último, las cuartillas que nos envía D. Luis Moure- Mariño, notario de Chantada, y premiado en 1940 con el Luca de 1 Tena instituido por Prensa Española, Dicen así: Millares de lectores de A B C seguí Elegancia actual FALDAS 39 BLUSAS 70 Son precios de Sederías Carretas 95 175 195 245 300 270 REPRESENTANTE PINTURAS