Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 2 S DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 53 LONDRES SE VALORO EN TRESCIENTOS LOS FRANCESES DEBEN BEBER AGUA DE SELTZ MILLONES DE PESETAS AL AÑO EL TIEMPO PER- i Seiscientos millones DIDO POR MALA ORDENACIÓN DEL TRAFICO cuesta al Gobierno elde dólares le alcoholismo Si se hiciera el cálculo en Madrid, ¿a cuánto ascendería? LA VELA EN EL CUCURUCHO DE PAPEL Tiemblo cada vez que se habla de ampliar las licencias de taxis -escribe el Sr. Mártet, después de referirse a esas calles que, sin tener líneas de tranvía, conservan los railes, para desesperación de los que montan sobre llanta estrecha. En efecto, si ahora encontramos dificultades porque determinados conductores de coches de alquiler se empeñan en adelantarnos siempre, o no podemos marchar porque uno de aquéllos va a la caza del cliente, peor será si aumentan. Sin embargo, el problema no es de difícil solución. Bastaría que el Ayuntamiento ordenase que los taxis vacíos rueden a la misma velocidad que los ocupados- -una velocidad impuesta- -hasta llegar a sus puntos de parada, que podrían ser ampliados para evitar quejas. Es un problema de educación y de disciplina, que cualquier centro con autoridad y agentes puede resolver con facilidad. Véase el gráfico que el Ayuntamiento de Barcelona ha repartido profusamente entre los conductores de automóviles y los peatones. Y admírese la voluntad de aquel Municipio para hacerse respetar. El resultado ha sido conseguirlo casi todo; lo que quiere decir que no son los españoles- -vayan a pie o en coche- -gente imposible de someter a una conducta prevista. miento madrileño estudiando la organización del tráfico en las calles de la capital inglesa. Si estudiaron o no, lo ingoramos tanto el Sr. Carrascal como nosotros. Lo que pudieron ver fue lo siguiente: Un cuerpo de Policía educado, duro y flexible a la vez; unos conductores y unos peatones que conocen sus deberes y su derechos. Los ca miones, que en ningún caso abandonan su mano- -allí la izquierda- -y tienen marcado un límite de velocidad. Los de gran tonelaje no pueden exceder de las 20 millas por hora. Todos con indicadores de dirección, muchos en la parte posterior del vehículo. Dos espejos retrovisores al exterior, por los que ven al que va detrás y al que indican con la mano si puede pasarle o no. ln las carreteras todos los cambios de dirección y cruce están indicados. Las autopistas carecen de cruces. Y, sobre todo, un sentido de la responsabilidad que po? desgracia no tenemos los latinos. En este momento nuestro correo sobre la carretera y la calle es mayor que nunca. Parece que el veinticinco por ciento de los españoles se interesan por el asunto. Y debemos decir que son bastante duros con los encargados de mantener en vigor el Código de Circulación. Creen que las minucias les distraen de lo principa! Sería bastante aleccionador que los aludidos pudieran leer nuestra correspon; BECUERDA. QU A PA RTIR DEL dencia. París 25. El ministro francés de Sanidad Pública, Bernard Lafay, ha hecho una apelación a los franceses para que beban el agua de seltz en las nueva? botellas con etiquetas rojo- blanco y azul. Ha anunciado el ministro que el Gobierno es partidario de la sobriedad en la bebida, y que el champagne, el vino y, en general, todas las alcohólicas deben ser sustituidas por bebidas suaves, jugos de frutas y agua de seltz. Dijo Lafay que el alcoholismo cuesta al Gobierno francés (5oo millones de dólares en atenciones de hospitales, ayuda social y procedimientos legales. -Efe. cuenta días hábiles la cifra alcanzó quince millones de horas- hombre, que, valoradas a 20 pesetas, importaron 300 millones de pesetas por año. Este mismo estudio, refiriéndolo a Madrid, dice que la Gran Vía madrileña- -centro comercial con excesivo número de lo cales de espectáculos, -de insuficiente capacidad para el tráfico, sin calles posteriores de servicio, salvo la de Caballero de Gracia- -necesita una urgente ordenación de la circulación, acondicionamiento de los cruces, regulación de los ciclos de las señales luminosas según las horas, dis posición adecuada de los estacionamientos y de las paradas de vehículos de transporte y reglamentación del uso de las edificaciones en la calle. Como puede verse, existe el proyecto, o. por lo menos, el técnico que lo ha estudiado, no solamente en este lugar, sino en otros muchos, porque en nuestro país todo está estudiado, pero casi todo funciona no con arreglo a un sistema viejo, sino a un sistema hecho por la costumbre, que nadie se ha cuidado de corregir u ordenar. Entre nosotros, vemos con mucha frecuencia en la carretera que los camiones se detienen en los cambios de rasante, en las curvas, en los lugares de dudosa visibilidad. Sería muy fácil que los conductores de todos los vehículos estuviesen au torizados para presentar la oportuna denuncia en cuanto encontrasen a. una pareja de la Guardia Ck il o agentes de Tráfico, pero siempre que la denuncia surtiera efecto inmediato. Estamos acostumbrados, como nos dice don Santiago Arcos, a que los carros, bicicletas y hasta motocicletas carezcan de la lu? adecuada. En algunos casos, aqué líos llevan una vela dentro de un cucurucho de papel. En Túnez, por ejemplo, donde hay millares de carros, se les obliga a llevar en la parte trasera un tabloncito de madera con cristales reflectores de color rojo. Las bicicletas, cuando llevan luz, suele ser una pila accionada por la marcha, y como al ver un automóvil limitan su velocidad, naturalmente, la luz desaparece. D ¡A Í 5 DE JUNIO ESTA PROHIBIDO USAR SEÑALES ACÚSTICAS EN E TA ZQK f í 0. TRANJEROS En un e s t u d i o realizado por un ingeniero de Caminos, técnico de la circulación y 1 translos portes, se nos dice que el Laboratorio d e Investigaciones de Carreteras, dependiente del Departamento de Investigaciones Científicas e Industriales, realiza estudios sistemáticos de la circulación en el centro de Londres desde 1947, limitándose a una zona de 31 kilómetros cuadrados, en la que se produce el 75 por 100 de los accidentes. A lo largo de las 37 millas de la red había 176 cruces regulados p o r señales luminosas, y al valorar el tiempo perdido, se llegó a la conclusión de que en dichos JCONOUCTOR: Circula por la derecha. itinerarios había un promedio de; 6.520 Oe a paso por tu uauierda. personas que perdían el tiempo v Marcha con prudenci 1.580 vehículos que Desde Londres nos escribe un lector, el circulaban con retraso por detenciones o Sr. Carrascal, para recordarnos que allí es- pérdidas de velocidad motivadas por otros tuvieron unos comisionados del Ayuntavehículos. En un año de doscientos cin- Accidente? UN CAMIÓN ORIGINA EL VUELCO DE DOS CARROS Cartagena 25. Cuando se dirigían a esta ciudad, procedentes de la finca Alamillo, en la carretera de Escombreras, varios carros cargados de tomates, un camión, pasó entre dos de los vehículos, lanzándolos por los terraplenes de ambos lados. Las caballerías resultaron heridas: los cargamentos destrozados, y uno de los carreros, Agas-