Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DENTRO DE DIEZ ANOS C l p i l C R T A R P R l l RAÍ) LL rUtKtU U t D I L D M U PUERTO PESQUERO EN CONSTRUCCIÓN. Es un monumento impresionante que representa al hombre venciendo al mar. Está erigido en la desembocadura de la ría, mirando al Cantábrico, y se construyó en memoria de D. Evaristo de Churruca, con. de de Motrico, que fue (1841- X 917) ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y primer director de la Junta de Obras del Puerto de Bilbao. Al pie del mismo, una leyenda sencilla, exacta, que muy bien podría ser punto de arranque de un gran guión cinematográfico, ahora que el séptimo arte busca el realismo para encontrarse a sí mismo. La leyenda dice asi: En la centenaria lucha de la Tilla de Bilbao con el mar, fue quien logró el vencimiento definitivo, anhelo secñilar del Consulado. Dio con su obra genial nuevo cauce a la Ría, seguridad a los navegantes y categoría universal a este Tuerto, modelo original de clasicismo. Ejemplo de austeridad y de nobleza, honró en la paz el nombre que su estirpe cubrió de gloria en las luchas por la independencia de España, Por tonelaje matriculado y de mercancías movilizadas, es el puerto de Bilbao el primero de España. Pero, además, este centro neurálgico de las comunicaciones marítimas de la Nación, con sus catorce kilómetros de ría navegable, es, sin duda, el mejor símbolo que puede ofrecerse de vn, Bilbao pujante, arrollador. que se crece ante las empresas más difíciles. Bilbao construyó su puerto exterior, dominando Situada a cuarenta y cinco metros de altura, desde el tablero del Puente de Portugalete, la cámara ha obtenido esta bella perspectiva en el momento en que un mercante se adentra en la ría bilbaína. Al fondo, el Rompeolas y el Contramuelle. A la derecha, en plano más próximo, el monumento a Churruca. Movimiento de buques en 1954: 9.017, con un registro bruto de diez millones de toneladas. las desatadas furias del Cantábrico; Bfflpao canalizó su ría, y en las márgenes dehese cordón umbilical líquido que une la Villa a los anchos horizontes del mar, se alza la mayor parte de la industria pesada nacional: los astilleros, de los que salen veloces y lujosos trasatlánticos o potentes pesqueros, y las factorías de productos químicos. De día, las banderolas grises del humo, escapando, ondulantes, de las altas chimeneas, y por la noche, el parpadeante reflejo de los sangrantes Bessemers, en el cielo de la Villa son como un permanente Alerta está de la laboriosidad que tanto enorgullece a la urbe norteña. Y es que Bilbao, en ninguna faceta de la amplia gama de sus actividades, permanece estático. En estos momentos hemos de centrar nuestra atención en el esfuerzo titánico que se realiza para triplicar la capacidad comercial de su gran puerto. Hemos escrito triplicar y recalcamos la afirmación. En Bilbao no interesa resolver los problemas que puedan aquejar a la generación viviente. Se piensa siempre en la solución, de problemas que puedan plantearse a largo plazo, al correr de los años. Soluciones amplias. Podríamos echar mano de multitud de ejemplos... Cuando, en tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera, un alcalde, Moyúa, tuvo que resolver el problema de abastecer de agua a Bilbao, lo solucionó de tal manera, que no faltó quien calificó el proyecto de desorbitado. Pues bien, han pasado seis lustros desde entonces, y Bilbao, con sus mil litros de agua por segundo, es la población española mejor abastecida del líquido elemento. Pero volvamos al objetivo principal de nuestro reportaje. Con el Ingeniero Director de la Junta de O aras del Puerto de Bilbao, D. Antonio Aguirre, recorremos la amplia zona portuaria, en la que se realizan las grandes obras de ampliación. Grúas, camiones, hormigoneras, excavadoras gigantes- -el material más moderno al servicio del hombre- -marcan el ritmo laborioso a centenares de obreros. Dos son los principales problemas a resolver en el puerto de Bilbao: la ampliación adecuada de los muelles comerciales