Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nlearfa K IB mta vin inaukKud. t pT Funló: -Matías, ¿quí- troM? -Síh I íunii -rp potidlri con Hippiciíi Pl Inlfrroiíado. -No Bí rao lo auc te encnpol -MjiUfl KIRO trflo cocido pac dínlror- -País l) frtt qur venno a qur ya no me coso. LA pobre hviérfHniH QU? tan inespcTDdómenle viú quebrprw t i solo l a de carino quo le uiiln jL US HmeJautflA. puao rumban jriAnoA sobra su coraran, qun Le paTtci Iba a quebrarse. 5 Cayó por Aua Mllosoa sobre una d i t a -Mira lú- -le dijo U mujer del Buar dfl- mira tú que el muy p panaLhf ha Sio cHllO a las habladuría del Lunar, que dicen que por un veAtJdo naa dLcha l ü ¡Viva el duque, mi jwftorí -iE 3 mentira, ci muchbimjt mpiitlra, mpritlra tan descamada T mo el sol de JuníoT- -rcpuio Indlsnada y ponlfindoae en p c la acusada. -Ya lo decía jTJ- -exíUm con aire de tríunTo b mujer del íuarda. dlfigléndow a Matías; PÍTO í s t e permaneclü mustio y dUconfUdOh En Loncos la pobre muchachil corrí ú bu. I ndn en lA rLmas n supIl SE a su bondndOHL cnora uf a aipgilKuar el que no hdbJa pronunciado la deíihonroui frase. La auiorLdad de aqiuetlii noble y respeLnhle wrtora era U tan autorizado au laJlo, T ue MaCLn. t, que 0 que df i nba crn sipr eontenrldo, Idp Mtuvo dc de el momenl- o que esta i ora le aacBUrú que Rafaela no había dicho: jVIt a el duque, mi señoTl y si H I O iVí a don Aluasr, do Aaullar! PeTO a vffCBS, y eomo haciendo paríntesLi n liis dulces rtpanilonea de La reconclUacLún. Mj tías preguntaba con Blgün recelo; Pero. Rafaela, ¿tú a qué santo dijiste: Viva don Alonto de AnuLlar? -iWo ve -conteitaba alia- que Mtfl Qomtire lo dUo la seflara. que es tan buena psra que fC conEantaRcn las señoritas, como hubiera dicho Periquillo Sarmiento o Juan de Tas Vlfiít Poco (Lempo después, a Bar de la opoilcldn de FU padre, que era mAs violenta desde que habla hallado en lo que se dijo de Rafaela Ama raxón n que fundar m cpOB clán. se casaron Rafaela y MatiaVí ae establecieron en Castro. AAoa pasnron pero no pudieron extln íul nk aun mltLíar el Injusto, amamo T profundo resentimiento que abritraba? iTnzuruSo y obstinado viejo hacU cu hija su sotirlna, A pesar dp ser aquél un cumplida hombre de bien y ella un dechado de esposas y de madreí, no hablaba de elIoB sino para Inramarlos, Eso la sobin Matías, quo a su vtz. y a pesar de las crlíVlnnriií rífletlones de íu buena mujer, abrUaba hondo rescnLlmlenlo hacU su padre. 1 muerte de su madre, baldada íianiít EiAos, había tm- ído a Matías a la asa paterna, en la qUe nte fué reolbldo por el tío Prisco: esTo. y en aquellos momentos, acabí de exsíipcrar a su hijo, que iba allí a cumplir un deber y como si lo gue va hnbla hecho no sa tisflclcfií al díscoTo y reocoroso anciano. apenas salló el codúTcr de la casa, concluidas las ceremonLas y cumpUda t qu son de uso, el padre se con el hU 1 y le Intimó que naUese. Rft. idJfndo con rudera y aUivpí la orden de no volver a pisar au casa.