Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 25 DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33 sonal de la de Tetuán de las Victorias, han detenido a Angeles Alonso Rodríguez, de dieciséis años, natural de Torrijps (Toledo) quien el pasado día 16 desapareció de una casa de la calle de la Salud, 14, en lá. que prestaba servicio doméstico, llevándose consigo varias alhajas, entre ellas un reloj valorado en diez mil pesetas. Todo lo que sustrajo la joven e infiel sirvienta ha sido recuperado. -Doña María Teresa Ariesteguieta Olazagasti, domiciliada en Duque de Sexto, número 31, presentó denuncia contra su sirvienta, Iguaria Almansa Notario, por hurto cometido en su casa. La denunciada, que usaba también el nombre de María del Carmen Galván Navarro, ha sido detenida y puesta a disposición del juzgado de guardia en unión de las ropas y efectos que fueron recuperados por la Policía. INCENDIO DE UN QUIOSCO DE PERIÓDICOS Está madrugada se incendió un rótulo luminoso de un quiosco de periódicos situado en la Gran Vía, frente al edificio de 3 a Telefónica. El fuego pudo ser sofocado rápidamente sin que llegara a causar dapos importantes. ROBO DE UNA BICICLETA Felipe Daza Gadea, domiciliado en Monteleón, 20, ha denunciado la sustracción de una bicicleta que había dejado abandonada por unos momentos en la calle del General Castaños. El denunciante ha valorado la máquina desaparecida en ochocientas pesetas. I MORTAL ACCIDENTE DE TRA; 7 BAJO En las obras de construcción del poblado de San. Blas, que la Obra Sindical del Hogar levanta en el término de Canillejas, ocurrió ayer por la mañana un accidente que costó la vida a un obrero. Al. parecer, de un montacargas, que ascendía ¡hacia los pisos altos cargado con maderas, se desprendió un tablón y alcanzó al albañil Juan Alvarez Hernández, ele cuarenta y siete años, domiciliado en Ezequiel Solana, 7 (Vicálvaro) que se hallaba en la planta baja, causándole la muerte. INCENDIO EN UN LABORATORIO j En un laboratorio dedicado a la fabricación de productos de cosmética, sito en la calle de Agustín Querol, 5, sobrevino ayer por la mañana un incendio. Aunque los bomberos acudieron. rápidamente y lograron sofocar el fuego en pocos minutos, quedó destruida una nave, por lo que los daños causados por el siniestro parece ser que son cuantiosos. DESAPARECE UN JOVEN DE SU DOMICILIO Don Francisco de la Peña Milla, domiciliado en Cataluña, 2, ha denunciado la desaparición de su hijo Antonio de la Peña Sánchez, de diecinueve años de edad y de profesión marmolista. -LESIONADO AL CAERSE DE UN AUTOMANIA O MOTORIZACIÓN GALOPANTE Nos gusta a los españoles que los extraños nos alaben las buenas cualidades para poder arremeter nosotros contra los propios defectos. Es decir, que si aceptamos los palmetazos de Ganivet, de Hitarte San Juan, de Costa, nos molestan las groserías del alemán Huber- los españoles son perezosos, sucios, desharrapados las. pedanterías del mulato Dumas o las reticencias de esos dos ingleses engreídos que. fueron D. Jorgito, el de las Biblias, y Richard Ford. Este, sobre todo, se cubrió de gloria al reprochar a Felipe n la construcción del inútil Escorial Dios le habrá perdonado. Pero que los españoles tenemos defectos, nadie lo duda. Y uno de los principales, aunque parezca imposible en un pueblo que alardea de voluntarioso, es cierta inclinación al mimetismo gregario, al ¿dónde va Vicente... Ganivet estableció que el ideal jurídico de los españoles podría ser una carta foral, que cada uno llevaría en el bolsillo, con un solo artículo que rezara, poco más o menos, lo siguiente: EÍ español portador de este documento está autorizado para hacer lo que le dé la real gana. Pues bien; puede ocurrir, y ocurre muy a menudo, que la real gana de uno es también la real gana de diez, de ciento, de mil, de un millón. Por eso no es de extrañar que cuando un día aciago se le ocurrió a un español pedir un coche, salieron inmediatamente cincuenta mil con la misma pretensión, y ya quedó armado el lío. Todos alegaron sus buenas razones y sus mejores derechos. Pero eran tantos los que quedaban empatados en méritos y tan pocos los coches a repartir, que fue preciso alzar el gallo y apretar las influencias. El simple trámite de presentar las peticiones llenó hace unos días cuatro calles de Madrid con una cola multicolor de medio kilómetro de longitud. Obtenido el número rojo correspondiente- ¡qué. alegre ilusión dan siempre los números rojos! el interesado se aprestó al. asedio y asalto de todos los reductos, poternas, barbacanas y puentes levadizos del Ministerio. -Cada peticionario que se estime- en algo movilizó, por lo menos, cinco personas más para hacer la guerra de gue rrillas a la conquista del coche. Y la cola primitiva pretendió, quintuplicada, acceder a los despachos ministeriales con feroces pretensiones de urgencia y mejor derecho. Si en la distribución de impresos se toatió un record de productividad- -5.000 impresos: distribuidos en dos horas hacen un bonito promedio de segundo y medio por impreso- en la movilización de influencias se batió otro record epistolar. Por algo se ha llamado a la distribución de coches la Historia de muchas cartas pues se calcula en más de medio millón las que han caído on las secretarías oficiales, como un verdadero alud postal, i Y aún dicen que el franqueo es caro! Ha sido inútil la argucia de querer calmar las ansias súbitas de motorización o de aütomanía que ha, entrado a todos los españoles, arrojando a la cola hambrienta de motores de explosión esos sucedáneos del automó vil que se llaman Vespa y Biscooter Lo único que se ha conseguido es que los pretendientes al Volkswagen esperen sentados, en vez de hacerlo de pie. Sentados a cincuenta centímetros del suelo en la vespa y a cinco centímetros en el biscooter pero sentados al fin, y, por consiguiente, más descansados y más exigentes. ¿Qué soluciones podrían arbitrarse para resolver este problema nacional? A veces se piensa en. el remedio heroico de importar de una vez todos los coches Que reclaman esa riada fabulosa de números rojos y negros; pero inmediatamente se cae en la cuenta de que si tal se hiciera, gastando en ello todas las divisas disponibles, no podría im- portarse entonces la gasolina necesaria, para mover los coches. Otra fórmula sería cambiar por decreto la finalidad de dos declaraciones públicas recientements presentadas: las más exactas y! veraces declaraciones de la contribución sobre la Renta servirían para entrar en el sorteo de los coches; mientras que las solicitudes de coches se tomarían comp auténticas declaraciones de renta. Así, tal vez aumentarían las primeras y disminuirían las segundas. No se i rea, sin embargo, que las penas y trabajos ds los organismos oficiales encargados de la distribución de coches termina con la feliz adjudicación del vehículo, porque es entonces cuando se redoblan las exigencias, las influencias y las impertinencias. Cosa muy natural, porque si la familia se reúne en consejo para comprar la lámpara del comedor, ¿qué no hará para elegir un coche? Polito, el primogénito, impondrá la marca X, que hace imponentemente los 130 y tiene una reprise bestial Cholita patrocinará la marca H, que tan buen resultado les ha dado a las de Fulánez. Mamuchi expondrá sus preferencias por la carrocería Z y papuchi aspirará al modelo más barato y de menor consumo. La gente menuda también echará su cuarto a espadas en los detalles del tapizado, las luces y el claxon, porque los peques quisieran que el coche tocara, un carnavalito antes de atropellar a alguien. En fin; hasta la perrita- apaisada, que también pinta lo suyo, como premio que fue en la última exposición canina, reclamará la amplitud y visualidad necesaria en las ventanillas para exhibirse ante los perros bien y gruñir despectiva a los perros golfos que se permitan menear la cola a su paso. (Es sabido que el meneo de cola es fit piropo más castizo de la raza canina. Mal que bien, con paciencia infinita de quien tiene que soportar todas las incidencias de la elección se llegará, al fin, una transacción. Y cuando todo parecía acordado y conforme, surge la última terrible, urgente y dramática condición. ¡Por Dios! ¡Que el color del coche sea oscuro! Mi señora sufre alergia de los colores claros. Es entonces el probo funcionario del departamento de coches adjudicados quien cae fulminado para no levantarse más. Tin el duro desempeño de su función burocrática, y así como ciertos: obreros contraen la silicosis, él había contraído sin darse cuenta una alergia, 1 terrible: la que produce la impertinencia colectiva por la motorización galo- pante, llamada también aütomanía de los españoles. Y, no pudiendo resistir más, cayó en acto de servicio (D. O. M. -Antonio DE MIGUEL. f CARRO Ramón Amador Alvarez, de siete años, ¡domiciliado en el Camino Viejo de Leganés, número 77, sufre lesiones de pronóstico reservado que se produjo al caerse de un carro en la calle de Santa Isabel. ¡f JOVEN AGREDIDA 1! En la Casa de Socorro, fue asistida de Vl lesiones de pronóstico reservado Araceli! Fernández Candamero, de treinta y tres años, domiciliada en Mina, número 19. 1 La hirió, acometiéndola con un hierro, Margarita Valiente Gil, de veintinueve años, habitante en Vicente Camarón, 8. lí: L j; tóMá vMil