Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Continuación. Togores, de Orihuela, el vizconde de Rocamcra se consideró siempre alicantino, exteriorizando su amor a la ciudad en la inspirada letrilla de que nos ocupamos. EL SESOR BRETÓN Don Manuel Bretón de los Herreros, a quien el marqués de Molíns dedicó su sin par epístola literaria, es el más ilustre de los autores cómicos de la primera mitad del siglo XIX. Versificador incomparable, observador habilísima, fecundo en chistes de buena ley, con asuntos sencillos arrancados de la vida corriente; escribió más de ciento cincuenta comedias llenas de originales atractivos, algunas de las cuales, como Marcela o ¿a cuál de las tres? Muérete ¡y verás! El pelo de la dehesa y La batelera de Pasajes no morirán nunca- en nuestra historia literaria. Bretón de los Herreros mantuvo con el marqués de Molíns una amistad entrañable. En el invierno de 1848, convinieron en pasar una temporada en Alicante. El viaje habrían de hacerlo, juntos, antes de que el rigor del invierno se dejara sentir sobre Madrid, Circunstancias imprevistas impidieron que el poeta castellano pudiera realizar su deseo. Don Mariano Beca de Togores vino, y, transcurridas varias semanas, dirigió a su amigo la pistola que, con justicia, ha adquirido justa celebridad. Copiamos algunos de sus versos, que se refieren al clima, costumbres, paisajes y carácter de la ciudad: Sepades, señor iVrelAn, que fie Poniente a Levante, os sin disputa. Alicante la mlllcr térra del mon. Mientras que vos. embozado, por las mufinnas df enero, a. la orilla del brasero os dé un dolor de costado, yo me voy desabrochólo rtesrte el muelle al Malucón; que es sin disputa Alicante la mlllor térra del mon. ¿Llega el pea vivlto aún, a. Madrid desde Mlbno? Nunca el mar a esta ribera niega su plácida brisa... (Detalle de la explanada y puerto de Alicante. (Foto Rico de Catasen. arroz con bacalao y ancha loria con atún; y del aloque común añadan medio porrón; y nieguen que es Alicante ia mlllor térra del mon. Junto al ñopa! de Occidente se alza la palma lozana, y en la estación mis temprana ni aun el almendro imprudente de dar su flor se Arrepiente al soplo del Aquilón; que es sin disputa Alicante la mlllor térra del mon. Nunca e! mar a esta ribera niega su plácida brisa, ni so apacible- sonrisa esconde la Primavera: un naufragio pareciera fabulosa tradición: que es sin dispula Alicante la millor térra del mon. T sabed, en ílti. Bretón, que hasta el postrimer instante, se ni paca, mi Alicante la millor térra del mon. La letrilla del marqués de Molins se escribió, crrao queda consignado ya, en 1848. El puerto de Alicante, desde las galerías altas del Real Club de Regatas. (Foto Itico de Estasen. Más de un siglo llevan los alicantinos repitiendo el literario estrambote, expresión feliz de un escritor noble y generoso, a quien, cuando la ciudad cobra una actualidad inusitada, con motivo de la celebración de sus tradicionales ñestás de tas Hogueras de San Juan, dedicamos stas lineas de buen recuerdo e imperecedera Ce taha- de una Foguera (Foto Rico de Estasen.