Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 21 DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 23 ilA LLEGADO A MADRID EL JEFE DEL ALTO ESTADO MAYOR NORTEAMERICANO Los señores Romo jaro y Cifuentes han sido recibidos en la Liga de antiguos graduados de las Mocidade Portuguesas Procedente de París ha llegado a Madrid en avión el jefe del Alto Estado Mayor de los Estados Unidos, general Taylor, acompañado de su séquito. En el aeropuerto le rindió honores una compañía de tropas de Aviación con escuadra de gastadores, bandera y banda de música. ACTO DE AMISTAD HISPANOLUSA Lisboa 20. El vicesecretario general del Movimiento, D. Tomás Romojaro, y el jefe nacional del Servicio Exterior, D. Sergio Cifuentes, fueron recibidos anoche en la Liga de Antiguos Graduados de las Mocidade Portuguesas. El Sr. Romojaro hizo entrega de un álbum documental de la visita realizada a España, en especial al Alcázar de Toledo y al túmulo de José Antonio en El Escorial, por los antiguos graduados de las Mocidade, y pronunció a este respecto breves y elocuentes palabras de amistad. Don Baltasar Rebelo Sousa agradeció en nombre de todos la oferta y enalteció de nuevo la solidaridad de España y Portugal, países hermanos, dijo, y la fidelidad de cada uno de ellos a sus constantes históricas. -Efe. MEJORA DE LAS COMUNICACIONES ENTRE ESP AÑA Y PORTUGAL Lisboa 2o. El gobernador civil de Salamanca, D. José Luis Taboada García, y el comandante militar de la región, general D. José Moreno Muñoz, asistieron, invitados por las autoridades portuguesas a la inauguración del puente de Barca de Alva, que une los distritos de Braganza y de la Guarda, y supone también una importante mejora para las comunicaciones entre Es- paña y Portugal. -Efe. CONCESIÓN DE CONDECORACIONES El Jefe del Estado ha concedido la Gran Cruz del Mérito Civil a D. Domingo Guzmán de Lacalle y D. Juan Gualbert Bermúdez, presidentes de Sala del Tribunal Supremo, recientemente jubilados. LLEGA MR. JOHN E. McKEEN r A última hora de la tarde de ayer llegó al aeropuerto de B a r a j a s Mr. John E. McKeen, acompañado de su esposa. Se entrevistará con altas jerarquías españolas para tratar de problemas relativos a la aplicación de la técnica moderna al desarrollo de la agricultura española y al mejoramiento de las condiciones sanitarias. VIAJES DE INFORMACIÓN TÉCNICA A LOS ESTADOS UNIDOS En virtud del programa de Ayuda TécJiica, durante el segundo semestre del año actual se desplazarán a los Estados Unidos equipos de técnicos y directores de las siguientes ramas industriales: tundición, calzado, textil, máquinas herramientas, transformados metálicos, conservas vegetales, almacenamiento y maquinaria frigoríficos. La duración de los viajes, que se iniciarán en septiembre, será de seis semanas. Las solicitudes deberán presentarse an s del próximo día 25, en la Comisión Nac nal de Productividad (Vclázquez, 47) o en la respectiva Comisión Regional. L U tras quede la tierra en labranza y cíe otras frases por el estilo. hl viejo está preso, los ¡lijos añilan en su granja, el ferroviario fuma, f su pipa pestilente, y todo sigue igual: todo, excepto que una, noble familia de viajeros ha sido asesinada repugnantemente cuando la noche cerraba sobre el campo. Los Dominici se han inmortalizado, como Lurs, su pueblecillo. Hay vanas maneras de inmortalizarse, y- una de ellas- es esta: mentir, liar, complicar, engatusar de tal modo, que nadie puede asegurar: este es el asesino. Nadie. El asesino está inmortalizado en su propia miseria. Se complacen, los que lían, complican o mienten, los que dicen hoy que sí y mañana que no, en su publicidad Un gran escritor, Jean Giono, acaba de. lanzar un libro sobre el crimen de Lurs. No se le puede llamar el crimen de los Dominici, porque no hay pruebas, y la justicia no puede actuar sino con pruebas. Ahora, tras el libro de Giono, llega Orson Wellcs a filmar (q- u ¿nos perdonen los gramáticos) una película documental- sobre el crimen. ¿Crimen? Pero, ¿ha habido crimen? Según uno de los hijos, no ha habido tal crimen. Todo ha sido un misterio, un estúpido misterio. Otro de los hijos ¡dice que si, y que el criminal es el padre. La pobre niña inglesa corría ¡aquella noche, perseguida- ¿por quién? huyendo de la muerte. Sólo pudo dar unos pasos antes de que la muerte la dominara. Ahora, Gustavo Dominici, -con una mirada de. esas que no nos gustaría encontrarnos a campo traviesa, se retrata con sombrero de cow- boy y el ferroviario Paul Maulét, con una mirada por el estilo, queda medianamente perpetuado en la cinta luminosa. Entre tanto, y para mucho tiempo, Lurs será un nombre famoso. Qrson V elles está en Lurs haciendo una. película sotare la familia Dominici. (De los periódicos. Ese nombre no existía verdaderamente hace un par da años. Estaba allí, designando un sitio, denominando un poblado, pero fuera de los habitantes del poblado y de ¡os que pasaban por el lugar, no existía. El mundo ignoraba lo que era Lurs. A los más expertos y circunspectos geógrafos del mundo, esos que profesan quisquilla denominativa y picazón minuciosa, se les habría pillado en vacío preguntándoles: ¿Dónde está Lurs? De súbito, un día, Lurs se hace famoso. Los nombres tienen también su diversa suerte. Unos aparecen de pronto con caracteres luminosos: Fátima. Otres, teñidos de perdurable sangre: W ate oo. Otros, de sangre turbia, no por las venes de donde viniese, sino por quien la vertió turbiamente sobre la tic- rra. Esto último ha sucedido con Lurs, donde está emplazada la granja de la familia Dominici, Todas saben lo que ocurrió una noche todavía misteriosa. Todos conocemos el desarrollo de uno de los procesos más oscuros y desagradables que tiene la literatura criminal del mundo. Los hijos empiezan acusando a su padre como asesino del matrimonio inglés y de la hija apenas púber que con ellos acampó allí cerca, para descansar unas horas. El padre niega, afirma, miente. Uno de los hijos insiste en que el padre ha matado. Él otro cambia. Un guardavías sospechoso acusa a los hijos y al padre. Todos ellos, los hijos, el padre, el ferroviario, todos tienen caras de esas con las que uno quisiera no encontrarse nunca en despoblado. Caras cazurras, lentas, b, rutotas, de sí, sí; a mí me van a pillar de mi dinero es mío de míen- IMPOSICIÓN DE LA CRUZ DE LA LEGIÓN DE HONOR AL PROFESOR GAY PRIETO En los salones de la Embajada de Francia, el embajador barón de la Tournelle ha impuesto la Cruz de la Legión de Honor al ilustre profesor de Dermatología de la Facultad de Medicina, D. José Gay Prieto. Asistieron a la ceremonia, además de la baronesa de la Tournelle, el director general de Enseñanza Profesional y Técnica, Sr. Pérez Villanueva; Rector de la Uni- (Demizcilik Bankasi T. A. O. s s ANKARA Saldrá de BARCELONA el próximo 29 de junio, admitiendo pasajeros y carga para MARSELLA, GENOVA, ÑAPÓLES, PÍREO y ESTAMBUL Información, pasajes y fletes en su AGENCIA DE VIAJES, AGENTE DE ADUANAS o en los Consignatarios: Av José Antonio, 57, 5. B. -MADRID. Teléfono 21 62 49. TRANSCOMA versidad, Sr. Laín Entralgo; académico, Sr. García Gómez; doctor Alfonso de la Peña, profesor Zarraluqui, condes de Roset. consejero de la Embajada M. Perrín, primer secretario, barón de Pampelone, y señora; segundo secretario, M. Peyster; agregados M. Naggyar y Gardet; agregado de Información, M Défourneaux, y agregado de Prensa, M. Bourbon. El embajador de Francia pronunció unas palabras al imponer las insignias al eminente profesor. Dijo que el Gobierno francés ha querido no sólo agradecer la obra de acercamiento cultural en el campo de la, dermatología mediante el intercambio de profesores españoles y franceses, sino también poner de relieve el prestigio universal de tan ilustre profesor, cuya cátedra de Madrid es internacionalmente conocida en el campo de su especialidad. Por su parte, el profesor Gay Prieto, en sencillas y elocuentes palabras en francés, dio las gracias por la distinción que le otorgaba el Gobierno de París. Desde muy joven- -dijo- -establecí contacto con los médicos franceses de mi especialidad y fue mi maestro en Estrasburgo el profesor Patriautrier. Expresó la satisfacción que le producía ser condecorado con tan preciada insignia y pidió al embajador que transmitiera su gratitud al Gobierna francés. Al final se brindó con una copa de champagne por Francia y España. Hizo los h- ñores la baronesa de la Tournelle, esposa el embajador,