Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 17 DE J U N I O BE 1955. EDICIÓN DE M MAÑANA. PAG. 33 tre los aparatos citados. También trae a su bordo personas heridas. En Río de Janeiro, los periódicos de la noche han sacado varias ediciones especiales y las emisoras no cesaron en las primeras horas de transmitir toda clase de noticias. Las comunicaciones telefónicas entre Río y Buenos Aires están interrumpidas. Los aviones comerciales cen final. de ruta en Buenos Aires quedaron en Montevideo. dera argentina y otra del Vaticano. Es totalmente falso que se quemara una bandera argentina. sLa Iglesia, como es natural, siente cariño y respeto hacia nuestra Nación, a la que amamos como verdaderos patriotas. En los altares de todas las iglesias argentinas está siempre nuestra ama da bandera. sar antes de actuar y permanecer tranquilos. AVIONES ARGENTINOS ATERRIZAN EN URUGUAY Comunican de Montevideo que diecinueve aviones argentinos han aterrizado, en la base aérea militar uruguaya de Carrasco. Lle ran a su bordo numerosos heridos. Un transporte anfibio modelo Catalina figura en- POR BARAJAS, CAMINO DE ROMA, EL AUXILIAR DE BUENOS AI RES, EXPULSADO POR SU GOBIERNO Le acompaña el previcario general de la archidiócesis MONSEÑOR TATO EXPLICA LOS ACONTECIMIENTOS EN LA CAPITAL ARGENTINA CON MOTIVO DE LA CONMEMORACIÓN DEL c CORPUS CHRISTI Procedente de Lisboa, llegó a última hora de la tarde de ayer al aeropuerto de Barajas el avión en el que viajan los prelados, obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Tato, y el previcario general de la archidiócesis, canónigo Ramón Carlos Novoa, detenidos y expulsados por el Go ¡bienio argentino. Monseñor Tato, con los ojos ligeramente empañados- impartió varias veces su bendición. Algunas personas prorrumpieron en aplausos y vivas a la Argentina y a E- paña. I. -os periodistas pidieron a monseñor Taio otie les dieraí detalles de los hechos ocurrid s en Buenos Aires Con motivo de la procesión del Corpus. El prelado accedió a ello y dijo: -Como- ustedes saben, el cardenal arzobispo de Buenos Aires, monseñor Copello, se encuentra enfermo desde hace algún tiempo e internado en un sanatorio, -y por esta circunstancia me ha correspondido regir la archidiócesis de Buenos Aires y llevar, como es natural, todos los asuntos relacionados con la tensión existente entre el Gobierno del general Perón y la Iglesia. En vista de que el Gobiernohabía decidido prohibir toda manifestación católica, y declarar hábil, a todos los efectos, -el día del Corpus, solicitamos permiso a Roma para celebrar la festividad el sábado, en vez del jueves. Obtenida la autorización, el Corpus Christi se celebró el sábado en Buenos Aires, con todo esplendor. Los actos se circunscribieron al ámbito de la Catedral, pues acatando las disposiciones del Gobierno no podíamos exteriorizar en la calle el júbilo que tan señalada fecha nos producía. La Catedral resultó, sin embargo, insuficiente, pues su cabida es de unas dos mil personas, y se congregaron más de cincuenta mil en la plaza de Mayo y calles adyacentes. El Gobierno ordenó la suspensión de toda clase de tráfico rodado, encontrándose los miles miles, de fieles sirí medios de locomoción para trasladarse a la Catedral. A pesar de estos obstáculos, el número de católicos sobrepasó, como he dicho antes, la cifra de cincuenta mil. ¿Hubo después una manifestación que intentó cortar la autoridad policíaca? -La Iglesia, manteniéndose siempre ¡dentro de las normas legales y no queriendo provocar incidentes, se inhibió de todo acto contrario a lo dispuesto por las autoridades. Pero no pudo prohibir que los miles de asistentes al acto celebrado en la Catedral se manifestaran, pacífica y silenciosamente, haciendo flamear sus pañue. los. Nosotros no hicimos ninguna aparición ante el público. La manifestación füé espontánea e irreprimible. La avenida de Mayo, que se inicia en la Casa del Gobierno y termina en el Palacio, del Congreso, era un hervidero de gente. En este último edificio algunos fieles enarbolaron uría ban i ATACARON LA CATEDRAL Y PEDÍAN MI CABE 0 A i -El domingo, día 12- -continuó monseñor Tato- se congregaron ante la Catedral unas 150 a 200 personas que vociferaban! en actitud hostil. Entre otras cosas pedían mi cabeza. A las cinco de la tarde yo celebré misa, sin que- ocurriese ningjn incii dente. Después, el templo fue atacado desde la calle, no sólo con insultos, sino con piedras y balas. Yo tuve que salir por urja puerta lateral después de ver cómo los católicos que habían asistido al santo oficio reforzaban las puertas con bancos para evitar que los del exterior invadiesen el templo, lo que no llegó a ocurrir. El balance fue de ocho heridos, que fueron asistid dos, como buenamente se pudo, en la sacristía. Comprobamos que la Policía que prestaba servicio en los alrededores para impedir los incidentes había abandonado sus Les Petits Suisset. Zapatos de maraville Z Zapatos ¡eunesse Zapatos ballerina Zapatos venecianos PEQUEÑOS Zapatos encantadores, pare, señora, de vestiiv de comodidad y de fresco Sevilla, 8 M A D R I 0 t Gran Vía José Antonio, 15 l- emaíido V I 17 Bilbao- Sdn Sebastián- Oviedo- Coru na