Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 16 D E J U N I O C E 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 37 los iniciales de la historia de Gibraltar. El pendón real, las mazas y el sello del Concejo gibraltarcño, que aquí se exhiben, son mudos v viejos testigos de mejores días. Inestimables documentos de aquella época que pueden admirarse en esta sala son, asimismo, el testamento de Isabel la Católica, que encomendaba con gran insistencia a su hija y al príncipe, su esposo, tuvieran siempre en la Corona y patrimonio real dellos la dicha civdad de Gibraltar con todo lo que le pertenesce y los privilegios concedidos a la ciudad hasta 1704, entre los que destacan el que promulgó doña Juana para otorgar a Gibraltar, en i; o6, el titulo de Muy noble y más leal y el de los Reyes Católicos, por el que fueron dados escudo y armas a la plaza. El manuscrito con las Ordenanzas gibraltareñas completa esta interesante sección de documentos. Lugar destacado ocupa en la Exposición la imagen de Nuestra Señora de la Coronada, Patrona de Gibraltar, que con uña imagen del Nazareno fueron las dos únicas, que pudieron salvarse de la profanación y quema de 1704. UNA LECCIÓN DE HISTORIA JEN CARME VIVA En la Exposición Gibralíar español se han reunido todos los testimonios relativos al más vergonzoso expolio cometido en los últimos doscientos cincuenta años La Sociedad de Estudios Internacionales ha tenido el acierto de reunir en uno de los salones del Palacio de Bibliotecas y Museos, una muestra del material histórico que constituye la más completa exposición de los hechos relacionados con el expolio de Gíbraltar. La grande y la pequeña historia de la plaza española, la de sus gloriosos días de libertad, y la de las jornadas de cautiverio, reviven para los españoles en esos capítulos formados con- copiosos testimonios, cada uno de los cuales parece levantarse como índice acusador para arrojar a la faz de los usurpadores las pruebas más inequívocas de su comportamiento. Manuscritos, planos, libros, maquetas, mapas... todo, en fin, cuanto aquí se ofrece a nuestra contemplación, nos da ocasión para seguir el curso de los acontecimientos que se han sucedido en torno a este candente problema. La lección que esas venerables reliquias sugieren ha renovado en los españoles, a través de todos los tiempos, los mismos sentimientos de protesta, y ha mantenido a España en su inquebrantable v firme propósito de recobrar ese pedazo de su territorio nacional. Porque ei problema de Gibraltar no es- -como algunos sectores de la opinión británica han pretendido explicar- -el truco político que un grupo de españoles ha querido sacarse de las mangas para deslumhrar al mundo con habilidosa y espectacular maniobra propagandística. El problema de Gibraltar es el problema de todos los hombres de España y de todos los tiempos de España. Desde la palabra temblorosa de aquel giijralíarcño que lloró la pérdida de su patria chica la primera noche del destierro- -grabada en un ladrillo que los visitantes de la Exposición pueden admirar- hasta los discursos del Jefe del Estado español, pasando por los de D. Emilio Castelar, Moret y, en fin, de todos los grandes tribunos de los dos últimos siglos, la mejor oratoria de España ha lanzado un día y otro a la pública consideración de las naciones la persistencia de una situación de hecho sin justificación posible para toda conciencia honrada. FELICES DÍAS DE GIBEALTAR En los párrafos que preceden hemos querido justificar la oportunidad de esta muestra, cuyos primeros documentos y objetos son como la ilustración de los capítuLOS LAS PRUEBAS DE LA USUR- PACIÓN Se exhibe también el texto manuscrita del Tratado de Utrecht, de 1 13. Las estipulaciones del Tratado han inspirado el montaje en los muros de la exposición de curiosos gráficos acerca de las obligaciones a que se contrajeron los invasores, y cuyas reiteradas violaciones constituyen el más claro ejemplo de la política seguida por aquéllos. Según podemos ver por estos viejos papeles, los ingleses han batido todas las marcas de la descortesía y la insidia internacionales. Ellos prometían en el Tratado que respetarían las aguas jurisdiccionales españolas; pero hay aquí abundantes testimonios que acreditan que estas aguas fueron una y otra vez violadas por barcos ingleses. Ellos prometían que sería impedida la acción de los contrabandistas y corsarios en el puerto de Gibraltar y nuestras costas adyacentes, pero puede el visitante leer una nutrida muestra de documentos en los que las autoridades navales españolas dan cuenta clel apresamiento dé barcos y subditos británicos dedicados al contrabando, así como otros relativos al asilo prestado en todo momento por la Gran Bretaña a las faludías de contrabandistas que se acercaban a nuestras costas. Ellos dieron su palabra de que la plaza de Gibraltar sólo oonservaría su carácter de fortaleza militar, con todas las garantías en cuanto a los territorios españoles que circundaban el Peñón; pero gracias, a estos documentos podemos seguir el curso de las posteriores usurpaciones territoriales, realizadas por los invasores aprovechando toda coyuntura. Ellos prometieron respetar el culto católico en las iglesias de Gibraltar, pero el mismo 4 de agosto de 1704, fecha en que entraron a saco en la plaza, la soldadesca incendio y saqueó los templos. Hay en otras vitrinas muestras de las gestiones diplomáticas llevadas a cabo eH los distintos tiempo; y- que dieron como res- tado la promesa de devolución del Peñan, suscrita por la misma Corte inglesa. Y es particulamentc valiosa la Golecc ÍK de gráficos demostrativos de las sucesiva acciones intentadas por los españoles para la recuperación áf la plaza. La estrategia del Peñón ofreció a ¡os ingleses 1 indestructible fortaleza, con la que ¿s iue posible contando, sobre todo, ton el a o oyó de Caüdad Novedad Y precios más bajos de j 5 ederías 7,90 11,50 9,75 14,75 EL REY SIMEÓN II DE ALGODONES BULGARIA TERMINA SUS Popelín para camisas a E S T U D I O S DE Otro tipo a Vichy a rayas y de cuadros a. BACHILLERATO Vichy de fantasía a Su Majestad el Rey Simeón de Bulgaria ha terminado brillantemente sus estudios, obteniendo el título de bachiller francés en el Liceo Francés de Madrid. Simeón II es hijo del Rey Boris I I I y de la Reina Juana, hija a su vez de Víctor Manuel I I I de Italia. Hermana mayor del j o ven Monarca es la princesa María Luisa, que lleva el nombre de su abuela materna, primera esposa del Rey Fernando de Bulgaria y nacida princesa de Borbón- Parma. La dinastía pertenece a la Casa SajojjiaCoburgq- jGotha. Piqué blanco y en colores sólidos, fantasía a 26, Alpaca estampada a 9,90 Popelín estampado para vestidos a 13, -Trobalina estampada a 10,50 Batista estampada para lencería a 11,50 Y toallas de maito, toallas playeras, sábanas dé baño, felpa para albornoces... Un surtido amplísimo, a los precios de SEDERÍAS CARRETAS...