Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 15 D E J U N I O D E 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 36 el camino en las direcciones de Barajas y Barcelona, y desdé este lugar al aeródromo, no existían cruces. Pensando así, el seto es suficientemente alto para que, de noche, las luces de largo alcance no molesten a los conductores. No nos atrevemos a afirmar nada, pero, ¿se han abierto esos pasos para hacer más cómodo el trabajo en la ampliación del aeródromo? Y si esto es así, ¿por qué no se han puesto señales de advertencia? Las hay un poco más abajo, donde existen obras de otra naturaleza. Si es olvido, existe responsabilidad. Quedamos en que el seto impide ver. el otro lado del camino. Desde un coche de turismo, cuya construcción es- baja, la banda ascendente no la ve el que se dirige al aeródromo, banda por la que iba el señor Marañen. Desde la cabina de un camión se percibe algo mejor- -pero tampoco muy bien- -el camino opuesto. Como la carretera es de dos direcciones y nada hay que obligue a ir a determinada velocidad, los coches pueden lanzarse al máximo de su potencia y en esas circunstancias si otro sale sin precaución para cambiar de lado, el choque es inevitable y se presenta como una sorpresa. En la carretera están las huellas del frenazo del coche que conducía el Sr. Marañón Moya. Unos treinta metros. Parece indudable que el camión, si vio venir al coche, quiso ganar el tirón creyendo que le daría tiempo. Y que fue así, o que ha podido ser así, queda demostrado, o por lo menos induce a la demostración, el hecho de que el turismo se estrellara contra la parte posterior del camión. Que un camión haga esta clase de maniobras, es lo que entra ya en lo absurdo e inverosímil. CICLISTAS SIN LUCES Al volver de la reproducción del suceso, nuestros compañeros vieron a varips ciclistas por la carretera, despreciando el lugar que para ellos se ha construido. Esto mismo hacen en la de Puerta de Hierro a Princesa, y en todas aquellas donde se ha habilitado un espacio especial para las bicicletas. Ya hablábamos ayer de las luces de los ciclistas y motoristas; diremos ahora que son tan débiles que basta que un coche lleve encendidas las de cruce para que no se las vea, produciéndose el atropello de modo inevitable. E ¡problema de los ciclistas es otro. En la plaza de las Salesas, todos los días realizan carreras, sin que nadie se oponga. El mismo sábado, un niño, hijo del doctor Jiménez Quesada, fue atropellado por estos velocipedistas de ciudad, sufriendo heridas- graves. Los ciclistas y los motoristas sortean los automóviles constantemente. Que tienen valor, es indudable. Que son una preocupación para todos, también. No creemos que el remedio para evitar la insolente temeridad con que circulan algunos camiones por las carreteras sea el quejarse en los periódicos después de cada catástrofe, y decirles que se conducen de una manera incorrecta, porque ninguno de los temerarios cree que lo hacen. Cuando han dejado sobre la carretera un pedrusco inmenso, que les ha servido para calar la rueda después de una avería, y luego se han ido sin apartarlo, eso no lo consideran más que un olvido sin importancia. Cuando van por el centro de la calzada dejando justo el paso al turismo que viene en sentido contrario, ya creen que es bastante. Cuando no oyen, o no quieren oír, las llamadas del que pretende adelantarlos, se creen incluso defensores de la prudencia, ya que imponen a todo el tráfico que viene detrás de elíos su propia velocidad. No; no creemos que baste con tina reprimenda moral para que esos conductores- -no todos, claro esíá- -circulen con las precauciones debidas. Hace falta más; hace falta una vigilancia de lá Policía de carreteras, pero no en motocicleta, porsjije los camionistas, a los pocos viajes por una ruta, ya saben ios c u a t r o o cioeo sitios donde se van a encontrar a los motociclistas, y pasan por el lado fie ellos con precaución. Es necesario que esos agentes, en vez de ir en motos vayan en turismos normales, con matrícula normal y que circulen por las grandes rutas como unos viajeros más. De esta manera podrán observar mejor la conducta no solamente de los conCARNETS D E CONDUCIR Podríamos seguir incansablemente con el tema, y no pretendemos agotarlo hoy, pero nos parece ineludible hacer una alusión a los carnets de conducir. Es cosa muy difícil de obtener en otros países. Es privilegio que exige condiciones físicas inmejorables. Creemos que es necesaria una revisión de carnets. Creemos que una persona que obtiene en, un examen feliz un carnet de conductor, debe estar sometida a una larga temporada de prueba; porque es la experiencia, 3 no el acierto en un examen; es el carácter prudente, sereno y equilibrado; es, en suma, el sentido de la responsabilidad lo que califica a un conductor de vehículos motorizados. Además, se impone una revisión médica muy escrupulosa. No es posible que personas de vista deficiente o cuyos reflejos condicionados no estén perfectamente sanos aumenten los peligros que existen, por muchas razones, en nuestras calles y en nuestras carreteras. EL REMEDIO PRACTICO ductores d camiones, sino de los de e muchos turismos conducidos por gente que tampoco sabe conducir. Últimamente, la Policía que se encuentra uno en la carretera está dedicada única y exclusivamente a tomar las medidas de las matrícuías. Tienen esa orden concreta y ponen una mitilta de 250 pesetas si a una matrícula le falta o le sobra un centímetro, y 500 pesetas si son las dos matrículas las que no tienen la medida exacta. Otros están dedicados, en la prolongación de la Castellana y demás avenidas oscuras, a buscar parejas. Cuando esto sucede surge una especie de ángel de la Espada de Fuego; papeles, fichas, amenazas... Tal vez fuera cosa de que se apartaran algunos días de esta labor, que no parece urgente, y, sin embargo, se ocuparan de evitar las catástrofes jue. ocurren en ¡as carreteras. Mientras iso haya permanentemente en los graneles circuitos algunos coches de la Policía controlando el tráfico, éste seguirá produciendo víctimas. Soy de los que creo j. ue los conductores impradentes son una. iriinoría, y que en cnanto, se les haya innposibilitado para producir víctimas, refiráiiáoJes los carnets, serán menos las catástrofes. Hay que eliminar al matón de la carretera, vaya en un camión o vaya en un turismo; hay que eliminar al bobo con carnet de primera. Esto no quiere decir que no pueda haber todavía algunos accidentes, pero serán pocos e inevitables. -Edgar Iü precaución es poca. Y como ocurre que son muchos, aunque no todos, los taxistas que desafían con su claxon infatigable y con su velocidad desmedida el peligro, la habilidad o la experiencia del más experto de los conductores quiebran cuando se tiene conciencia plena de que un automóvil, de cualquier clase que sea, ha de estar en cada milésima de segundo dominado por el hombre, y que éste no puede permitirse el lujo de riesgo alguno. El riesgo es con frecuencia la muerte propia, y, lo que es peor, la ajena, es decir, el crimen. En todos los países de Europa se considera como un crimen el hecho de provocar un riesgo innecesario (siempre innecesario) cuando se tiene un volante en las manos, ACCIDENTES D E CIRCULACIÓN La furgoneta matrícula M- 74934, que conducía Luis Cordero Navarro, atropello en el Paseo de las Delicias a Santiago Mas Castro, de cincuenta años, domiciliado en Alejandro Moran, número 17. Trasladado el herido a la Casa de Socorro de Legazpi, AUSENCIA DE SEÑALES fue asistido de lesiones de pronóstico grave. -Ayer, a primera hora de la tarde, el auPorque no es sólo en las calles de Matomóvil matrícula M- i 13.983, conducido por drid donde súbitamente se encuentra un VIGILANCIA EN LA CARRETERAS Mr. Harry C. Tilomas, atropello en la aveconductor ante un, peligro no previsto, no Creemos recordar que el general Primo anunciado, no señalado con luces claras. j nida de Barajas e hirió gravemente a Flode Rivera pensó en encargar la vigilancia También ocurre en las carreteras. Cual- ra Ruiz Gómez, domiciliada en Veiarde. ¡6. -El automóvil matrícula de A! -ama de las carreteras a los motoristas (los cuales quier conductor de automóvil, sabe que de M cumplen, sin duda, su deber, pero no son noche en muchas calles de Madrid, en las BR- 803.524, conducido por. su p- uano, el médico Hellmuch Lange, de sesenta y suficientes, no bastan) y a cuatro o cin- más concurridas, y también en las popuco- mil automovilistas de confianza para lares o castizas hay obstáculos imprevis- i tres años, domiciliado en la plaza de! Niño las autoridades. Quizá éste fuera el c mino tos que no están señalados con luces. Toda ¡Jesús, 3, atropello cuando se dirigía hacia ¡Cibeles, por la prolongación de la CasteTambién podría serlo, para la ciudad, que llana, a Tomasa Laguna Pórtela, de sesenta los agentes de paisano, tomaran taxis y a y cinco años, que intentaba cruzar la calla primera infracción se dieran a conocer zada, desde la parte central hacia la izde modo contundente. Y que se revisaran quierda. Laboratorio Farmacéutico os permisos de conducir, no revalidados de Barcelona lace unos treinta años. ¿Cuántos conductoTrasladada la víctima a la Casa de So Con varias especialidades incluidas en res hay con gafas? ¿Cuántos las necesitan? corro de Chamberí (sucursal) se. le apreel Seguro de Enfermedad, solicita Re ¿Cuántos carecen del suficiente oido para ció fractura completa de la tibia y peroné presentante para- Madrid y provincia. percibir la llamada entre el fragor de sus izquierdos y fuertes contusiones y erosioEscribir con referencias al núm. 4.649. propios motore? Y eso de los reflejos, ¿es nes en distintas partes del cuerpo. Su esBalmes, 10. BARCELONA. una verdad o una entelequia? tado fue calificado de pronóstico reservado. Í