Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ua reaparición de A B C obtuvo tan jubiloso éxito de público, que fu é considerado por todo como un pleblsctitcr f P e q u í una paciente y disciplinada cola dé compradores a la misma puerta de la asa de Prensa Espartóla en la calle de Serrano. (Continuación) a la inmensa mayoría de los huelguistas, pero bien entendido que los admite y no los readmite, importándole poco que estén o no asociados en la Casa del Pueblo. LA LIBERTAD DE TRABAJO, GARANTIZADA Hemos interrogado ayer al ilustre jefe de Renovación Española, don Antonio de Goicoechea, sobre cuál era su impresión sobre el momento político actual. -He concedida- -nos ha dicho- -a la huelga de A B C y a la de los periódicos en general la enorme importancia que de hecho reviste. La salida ayer de El Debate y La Época y la de hoy de A B C demuestran palpablemente que el triunfo ha quedado consolidado y la libertad de trabajo garantizada. -El socialismo- -nos dice por último el señor Goicoechea- -ha dejado en España de ser un polo de atracción para convertirse en un polo de repulsión. El señor Gil Robles, enjuiciando el momento social, nos ha dicho que en cuanto un Gobierno garantiza a los ciudadanos la integridad de sus derechos, la sociedad reacciona contra todos los perturbadores. Esto es lo que ha ocurrido en el caso presente. El jefe de la minoría agraria, señor Martínez de Velasco, dijo: Mi impresión sobre el momento político es en estos instantes satisfactoria, -porque veo que el Gobierno, indudablemente, se ha convencido de gue para resolver los conflictos que plantea una rebeldía sistemática, no hay otro procedimiento que el de sentir la dignidad del Poder y mantener. a todo trance el principio de autoridad. La demostración no puede ser más elocuente: Realizando un esfuerzo, yerda deramente meritorio, que yo no necesito encarecer, salieron ayer El Debate y La Época rompiendo con su publicación la incomunicación con el público a que estábamos condenados por la violencia sectaria de un partido. Hoy se ha publicado también A B C, y si el ministro de la Gobernación continúa manteniendo la actitud que hasta ahora ha observado y que ha permitido que cada uno ejercite su derecho, no tardará mucho en resolverse este conflicto, impidiendo, por el influjo moral que ha de producir el fracaso del movimiento, que se intente llevar a cabo otro semejante. ¿Entonces cree usted que el movimiento huelguístico está fracasado? -Desde luego. A mí me parece que es la primera vez, desde hace muchos años, que realmente se ha dado la sensación de que se quiere gobernar y amparar el derecho de todos. conservación o florecimiento o por unos señores de la Casa del Pueblo, qué no hacen más que atizar la lucha de clases para sobreponerse a todas y mandar? Esta es la cuestión que se ventila. Por eso la batalla de A B C es la de España, y el nombre del periódico cobra a esta luz la plenitud simbólica de su significado. J? por eso es simbólico que la primera batalla, después de habernos anunciado solemnemente los caudillos de las luchas de clases que, a partir de la fecha de su anuncio quedaba desencadenada la revolución social en España, se plantee en el A B C. La A, la B y la C son símbolos, en primer término, de todo el alfabeto. Lo que hpy suceda a las primeras letras, ha de ocurrir el día de mañana a todas las restantes. Que nadie se figure que ha de esca parse a este destino abandonando las industrias y dedicándose a vivir de rentas. No habrá rentas en España si el A B C es vencido. -Ramiro de Maeztu. cv 01 0 e LA CASA DEL PUEBLO RECONOCE SU FRACASO Anoche, en la Casa del Pueblo; se reunieron los obreros del Arte de Imprimir, con objeto de cambiar impresiones respecto al conflicto planteado. Los reunidos acordaron reanudar hoy el trabajo en todos los talleres. Esta breve nota representa el primer fracaso del socialismo en España, pero más expresivos son aún. si cabe, los comentarios que repi- oducimos seguidamente, pruebas cordiales de que la reacción había sido tan saludable como necesaria. LA LUCHA D E A B C ES LA LUCHA DE TODA ESPAÑA (Maeztu) ¿Van a estar las industrias y los cultivos dirigidos por los interesados en su Los obreros de la U. G. T. han puesto por encima del interés de clase eí interés de sus agrupaciones y el claramente político del partido socialista. Por dejarlos a salvo, intentaban matar de hambre a un obrero y mataron efectivamente a otro. ¡Y con odiosa pedantería se ha venido sosteniendo tpomo dogma indiscutible que lo que al hombre mueve principalmente es lo económico, del que lo político no era sino una superestructura. Hacía tiempo que el marxismo venía consumiéndose a fuerza de fracasos alternativos en el orden doctrinal y en el práctico. En el Caso insensato de A B C (Continúa)