Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 10 DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 37 L E C C I Ó N S O B RE GIBRALTAR PISOS Si! No precisan los españoles, es verdad, Javier Pereira, de Colombia, parece que les señalen cuál ha de ser su actfcser el hombre más viejo del mundo. La tud ante la cuestión de Gibraltár. La excepción superlativa, aunque sea en opinión nacional a este respecto es bien cuestiones de edad, obliga a la presunconocida dentro y allende las fronteras; ción. Mucho es blasonar de lo que meno es de ahora, está cimentada sobre sinos se acostumbra: de viejo; con la coquetería consumada de ponerse años glos de inalterable rebeldía contra la inencima, tal vez por no pertenecer al justicia. Pero la Exposición que con el sexo débil. Mientras el dictamen fatítulo Gibraltár español se inaugura cultativo indica que el anciano cuenta hoy en la Biblioteca Nacional, realizada ciento veinte años o más, el interesado por la Sociedad de Estudios Internacioasegura haber cumplido los ciento senales y Coloniales, no trata de convensenta, recordando con claridad episocer a los convencidos- -que es toda la dios de la guerra de la Independencia. nación- sino de desmenuzar ante nosAnte estas burlas de la Naturaleza, otros mismos y ante los extranjeros, que pensamos siempre por qué milagro tales en gran número llegan en estas fechas a seres humanos, de condiciones físicas la capital, las razones de todo orden que robustas, le sacan, con mucho descaro, abonan la insobornable postura española. la lengua al tiempo. Hablamos de conNunca hasta ahora se había intentado tinuo del nivel medio de vida, clñénreunir, con documentos y datos irrebadonos a las condiciones económicas. tibles, un conjunto de tal fuerza contra Queremos vivir el tiempo que- sea, pero el expolio del Peñón, ni los españoles hahacerlo bien, rodeados de las mayores comodidades. Sucede que muchas de bían tenido ocasión de tocar así, en bloellas nos tiranizan hasta terminar el que, todos los argumentos de orden hishombre, en nuestra sociedad de comtórico, geográfico, de Derecho y sentipra y venta, por hacerse esclavo del mentales en favor de su restitución. objeto, víctima, de sus propios inventos, Kl hombre es más libre en cuanto La Exposición- -entiéndase bien- -no menores son sus necesidades; más cidescubre nada que no supiésemos. Lo que vilizado, en cuanto aumenta el número pretende, y logra plenamente, es presende ellas. tar de una vez, aunados y clasificados, los agravios y sinrazones de todo orden Se nos ha dado un mayor cupo de que la usurpación de Gibraltár represenaños; el dolor físico se combate tamta para nuestro país. Así, puede comprobién con mayor eficacia. Pero no pobar el visitante cómo desde el testamento demos inmunizarnos del todo contra las fatigas del alma, si la realidad está de de la Reina Isabel la Católica hasta los menos con nuestros deseos. Posibleúltimos agravios inútiles se extiende una mente, en lo futuro, se intentará amlínea de rectitud absoluta, en la que Espliar la curación por el espíritu. Freud paña ha mantenido, desde muy diversas quiso reducir el ser humano a esquemaneras, su posición contra el dominio mas. Lo hizo por el camino de la razón, inglés de Gibraltár. Y así lo demuestran que causa tantos engaños. Cagliostro las reacciones que, a través del tiempo, transitaba por el del embaucamiento, registró el- pueblo español; las luchas que acariciando infinidad de desengaños. siguieron a la engaños ocupación; las Los resultados pudieran conducir a megestiones de Reyes y gobernadores; el canizar la vida. Si fuera cierto que los Tratado de Utrech. En las salas de la sueños poseen un significado concreto y que una represión cualquiera de Exposición está viva de historia de la nuestro ánimo indica determinadas vi espina que España tiene clavada en su vencias infantiles, llegaríamos a docarne: Se ve, primero, en el engaño que minar lo porvenir en forma que eviemplearon los ingleses para apoderarse taríamos el riesgo y la sorpresa. ¿Pero del trozo de territorio peninsular, aproqué virla sería esa donde toda súbita vechando litigios dinásticos, y se composibilidad del azar quedara reprimida? prueba en la falsedad de las invocacio ¿O es que no la comprendemos por esnes británicas, al margen de todo Deretar todavía en los estadios primeros de cho, y en el incumplimiento del Tratado una civilización más profunda? que ellos mismos invocan. Se deduce con Resultaría espantoso reducir las amla más clara evidencia, cómo el problema biciones, los amores, la fe a secrecioabsurdamente mantenido por Inglaterra, nes de nuestras glándulas, pudiéndose sin beneficiarla a ella- -y perjudicando, lograr, a nuestro antojo, como empieza sin duda, a la unidad que tanto necesita a ser un fastidio el detector de mentiras Occidente- constituye afrenta permao la droga para avivar la memoria, nente para los españoles, que, sin este principios de una evolución hacia el automatismo. A lo peor, resultará que el agravio, no tendrían para la nación brihombre del mañana no será el ser mistánica más que atenciones y motivos de terioso que han estado cantando los amistad. Pero, sobre todo, lo que con mayor fuerza se desprende de la Exposición- -y es ésta, a nuestro juicio, la mejor prueba de su acierto- -es que de todos sus de llegar impulsada por los acontecimien- mapas, documentos y elementos varios, tos. Es tanta la fuerza de la razón espanace en la mente del visitante más obje- ñola, tan flagrante la injvsticia que se le tivo la afirmación rotunda de que la cues- hace, que la misma Inglaterra tendrá que tión, de Gibraltár no tiene ni puede tener admitir ia conveniencia de rspararla. Planmás que una solución, y que ésta habrá tenerla indefinidamente sería una locura; ignorar el foco de subversión, de contrabando y de corrupciones de toda índole que el Peñón representa hoy, tampoco es posible. Y la idea de que en una futura eventualidad bélica la plaza representaGENERAL MOLA, 36 Los mejores y rnás amplios pisos en el ría algo sin la aquiescencia y la colaboramejor emplazamiento del barrio de Sala- cien de España r. o es admisible ni para. manca. Tienen once habitaciones, varios los mismos ingleses. baños, con el máximo lujo y confort. ViEs cierto que lq que nos muestra, la sitarlos, mañanas, de pnce a dos. VIVIR MA poetas. Y la inmensidad desconocida que Lope adivinara Porque la tierra toda es un punto De la circunferencia de los cielos. acabe por ser una composición descompuesta en fórmulas especificadas. Las hipótesis corren el peligro de quedarse estrechas. Las utopías más anchas de imaginación no resultan válidas en la mayoría de los casos. No debe extrañarnos que el tiempo futuro vacile ante nuestras cabalas. La historia, con sus acontecimientos cumplidos, es la primera en ponerse en tela de juicio por la mucha variedad de sus interpretaciones. En la variación está el disgusto. Porque cada figura histórica, así como cada época, conoce siglos de exaltación y de olvido. Buscamos en el ayer más remoto los tiempos que nos resulten afines. Si el Romanticismo volvió la cabeza hacia la Edad Media, quienes se liallen ahitos de tonta revolución se consolarán pensando en la sociedad ordenada del siglo XVm, antes del diluvio de la Revolución Francesa. Napoleón puede ser un héroe o un monstruo, según el color del cristal con que se mire, tal como quería Campoamor; María Antonieta, una santa, o, para los jacobinos, una coqueta redomada. Tan falsa relatividad pasa de ser doctrina a elemento del juicio humano más sumario. Si así se llega a forzar la Historia, ¿qué no sucederá con el futuro contingente, cuyas zonas permanecen ignoradas? Bernard Shaw nos propuso volver a Matusalén, en cuyo camino debe hallarse el viejecito de Colombia. Para lograrlo, habríamos de saber, antes, cuál es la fórmula. La voluntad no sirve para estos casos. La vida humana es breve. El hombre empieza a explotar la experiencia acaudalada al llegar a la edad madura, cuando le quedan ya pocos años para vivir de sus rentas. Es injusto. Estamos la mar de encandilados con nuestros conocimientos, y nos empieza a fallar el corazón, o bien otro órgano cualquiera. Empezamos a disfrutar de nuestro propio pasado, cuando el presente, con urgencia implacable, nos tira de la manga. El año tiene más suerte que, el hombre; después de cada invierno, acude puntual la primavera. Volver a Matusalén sería, para empezar, una fórmula buena, sin ponerla, como hizo Bernard Shaw, al servicio de un socialismo raquítico. El hombre necesita vivir más, hacer una vida madura más extensa. Viviendo como el patriarca de la Biblia se obligaría a organizar un mundo más cuerdo. Si la existencia humana durase de tres a cuatrocientos años, no se resistiría cuanto hay de precario en nuestra vida actual. Vivir- más en un programa cauto, sensato. Muchas dq nuestras disputas y rencillas las consideraría la razón madura como auténticas impertinencias. Exposición Gibraltár español ya lo sabíamos, pero hay lecciones que conviene repasar, sobre todo cuando se dan de manera tan admirable y van dirigidas directamente a la conciencia de todos. UN NEGOCIO CON MOTOR Eso es una organización con una MULTICOPISTA REtLEX, la mácuina que empuja las ventas con la propaganda dirigida FLORIAN DELGADp 14. Teléfono Si SÍ 93. Ma t