Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES danos, porque era de justicia ineludible a ¡int ue no estuviera legislada, a las viudas y huérfanos de los asesinados y de los muertos gloriosamente en nuestros campos de Batalla. Hoy, el Estado dichosamente, al iniciar una política social avanzada, suple con ventaja aquellas disposiciones privadas de algunas empresas generosas que las iniciaron antaño. Hoy, a las empresas, casi no nos toca más qué obedecer. Pero nosotros queremos, en este punto, hacer algo más que obedecer. Y, ante todo, proclamo aquí, con la carta ante mis ojos del excelentísimo señor Ministro de Trabajo, cerebro y corazón de esta política social avanzada del Régimen, que la empresa de A B C, acusada con evidente injusticia de ser enemiga de esa política social, cuando toda su historia prueba lo contrario, obedecerá con júbilo y cumplirá con ánimo levantado cuantas leyes, disposiciones y reglamentos nos ordene el Poder Público para mejorar la vida económica y material de los productores. 7 DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39 de esas normas, las satisfacciones que con ellas logre cada cual después de la victoria, en la- nueva estructuración del Estado, serán una propina que deba a todos, absolutamente a todos, los qUe ahora están muriendo por España. Eso escribí yo y firmé en 1936, sin que nadie me lo mandara, y si lo sentí entonces, cuando el Régimen estaba en embrión, ¿cómo voy a sentir de distinta manera cuando ya tiene un presente fecundo y un porvenir colmado de promesas que coinciden plenamente con todos los postulados fundamentales defendidos por A B C a sangre y fuego, a verdadera sangre y a verdadero fuego, como atestigua generosamente José Antonio Girón, durante cincuenta años? LAS C O N S E C U E N C I A S D É L A HUELGA DE A B C QUEDAN PARA SIEMPRE OLVIDADAS Antes de terminar deseo referirme- por última vez a la huelga del 34. Estamos en días de olvidar muchas cosas y personas que merecen todo mi respeto nos han dado el ejemplo en alguna cuestión importantísima, que a mí me importaba más por el fuero que por el huevo. Para demostrarlo, y siguiendo el ejemplo que se nos da, la Sociedad Prensa Española va á olvidar para siempre la huelga del 1934. Los readmitidos, perdieron entonces todos sus derechos y beneficios, que hoy sólo 1 disfrutan los antiguos de la casa que no fueron a la huelga. Pues bien, e Consejo de Administración ha acordado, en memoria del Fundador y como un festejo más del cincuentenario, equiparar los derechos de todo su personal, del más antiguo, del que fue a la huelga, y de los nuevos. Él reparto de beneficios lo recibís y a todos por dispo sición del Gobierno. Restableceremos, además, de. hoy en adelante, nuestro reglamento privado de trabajo en cuanto se refiere a los ascensos por quinquenios y a las jubilaciones para la vejez, independientemente de los derechos de los Montepíos. Queremos demostrar con esto que, en efecto, de la prosperidad de la Sociedad Prensa Española dependen el bienestar y el porvenir de cuantos en ella trabajan Y, ya están ustedes contestados, querido Julio Lago y demás firmantes de la tarta del 31 de mayo. HOMENAJE A NUESTROS MUER TOS Y ASESINADOS Pocas palabras más voy a dirigiros. Pero las que me quedan quiero dedicarlas a MI RAZÓN PARA NO SER REPU i BLICANO Los regímenes republicanos, si quieren perdurar, tienen que ser política y socialmente conservadores. Por no haberla sido, cayó la República española, y por serlo se mantiene, la italiana. Los reinos, en cambio, tienen que ser- -si no política, socialmente sj- -avanzados hasta el mismísimo límite que lo permita la economía del país, ¡y si no lo son, no vivirán! Y contad que, al hablar de ese límite que puede imponer la economía del país, me refiero a su realidad viva, a la conveniencia del Estado y de la nación; no a la conveniencia o posible egoísmo de las empresas. Pero estos postulados, que yo siento por tradición y por convencimiento, son tina de las razones que tengo para ño ser republicano. ACEPTARE, SERVIRÉ Y DEFENDERÉ AL, NUEVO) ESTADO Y voy ahora, permitídmelo todos, a una cuestión delicada. Pero no asustaros. Estoy seguro de que mis palabras hallarán un eco favorable en iodos, absolutamente todos los que me hacen el favor de escucharme. Una de las grandes injusticias que han cometido con A B O algunos grupos aislados y, por fortuna pequeños, ha sido la de negarle su lealtad y, sus servicios al Régimen; a este Régimen que, convo recordaba en su nobilísima carta José Antonio Girón, nuestro periódico ha contribuido a instaurar y defender, modestamente, pero con la máxima eficacia. Cuando los organismos estatales de Prensa habían iniciado apenas su establecimiento, al principio de nuestra Guerra de Liberación en septiembre de 1936, escribí yq con mi firma en A B C de Sevilla: Yo, que no he sido nunca afiliado a ningún partido políticó- -4 a Monarquía es un régimen, no un partido- declaro que, sin sacrificar los ideales que estimo más convenientes para la salvación de España, aceptaré, serviré y defenderé al nuevo Estado, en la modalidad que adopte, porque estoy seguro de. que, cualquiera que ella sea, estará dentro de las normas de justicia social y civilización cristiana tradicio- nales en la historia de nuestra patria. Queremos todos pas y, trabajo; para el obrero, la, justicia social a que tiene derecho; para el patrono, el respeto también a sus derechos legítimos, la cordialidad y el amor entre los españoles; que acabe para siempre esa vergüenza de la caza del hombre en las esquinas y que sea una realidad efectiva la frase hipócrita de la agonizante Constitución de 1931: que todos los espaÍGS seamos iguales ante la Ley. Dentro Importados por RICARDO MEDEM y CÍA. S. A. Hermosilla, 30 MADRID LANZ IBÉRICA, S. A. MADRIDs Oficinos: Velázquez, 41 GETAFE; Fábrica Próxima fabricación en España