Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O 4 DE J U N I O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 25. A B C c n África del Sur ESTA DE adscritos a la doctrina roja son considerados como ciudadanos de segunda clase Ciudad del Csbo. (Crónica da nuestro corresponsal. Estando en trance de hacer un pequeño favor a. un señor de aquí, alguien me advirtió que dicho personaje gozaba fama de comunista, con episodios en la guerra civil española y todo. En la duda de hacerle el citado servicio, o de retirarle el saludo por las buenas me decidí a afrontar la situación cara a cara. -Mé han dicho que es usted comunista. Es. cierto? ¿Lo es también que estuvo en mi país durante nuestra guerra? Pero hombre, ¿cómo es posible que le hayan dicho semejante cosa? Yo no estuve allí, aunque tenía mucho interés en ir como corresponsal de Prensa. Después de la guerra sí que he ido a su país, por el que siento gran interés y entusiasmo. Por lo demás, yo estoy con el ala izquierda del United Party. Éso de mi comunismo se lo habrán dicho los nacionalistas. Horas más tarde, hablando con la persona que había calificado de comunista al señor de marras y que, por cierto, no era nacionalista, sino extranjero residente, me decía comentando la conversación transcrita: -Bueno... a ti ¿qué te va a decir? ííoy no hay quien se atreva a. decir aquí abiertamente que es comunista. Las leyes anticomunistas de Sudáfríca son muy fuertes, y airear esa doctrina es tanto como convertirse en ciudadano de segunda clase. Los comunistas no pueden tener cargos públicos, ni escribir en los periódicos, ni hablar en las conferencias. Si son extranjeros, se les expulsa del país. Comprenderás que, en esas condiciones, sólo los fanáticos se mantienen en sus trece. Son muy poquitos, porque los negros, que forman la mayoría de la pobla- ción, no tienen voz ni voto en estos asuntos. He transcrito estos dos fragmentos de conversación porque acaso ellos muestren con meridiana claridad la posición de la. Unión Sudafricana a este respecto. A rrJ me resulta simpática esta actitud del partido nacionalista, aunque los motivos en que se basa sean distintos de las razones españolas. Y aunque en Ciudad del Cabo haya un Consulado soviético y otro yugoslavo, pongo por caso. Pero también me muestra, bien definidamente, lo que va de ayer a hoy Porque hasta hace poco tiempo, estaba más que de moda en el ancho mundo alardear de liberal y tolerante con el comunismo, considerándolo como una especie de movimiento romántico encaminado a rehabilitar. a los humildes con la colaboración generosa de las clases intelectuales. Por eso, por snobismo intelectual y por sen- Para cama y mesa escocesa en colores, seis cubiertos de crepé blanco 65 Sederías Carretas Mantelerías dé merienda ea vichy, colores combinados y lisos Otro modelo a rayas y con a p l i c a ciones b o r d a das al raP M a n t e l de Plástico, 140 p o r 1 4 0 62, 62, 3 5 OTRA VEZ SE HAN VISTO HUELLAS DEL ABOM! NABLE HOMBRE E LAS NIEVES Ka nandú (Nepal) 3. El jefe de una expedición que recorre el Himalaya ha declarado haber visto huellas del abominable hombre de las nieves a una altura de 5.400 metros, en la región de Melung. El abominable hombre de las nieves uno de los misterios mayores del mundo, dicen los nativos que es un enorme animal, medio hcr. i ore, medio mono. Algunos hombres da ciencia sostienen que se tra, ta de un enorme- mono, de una especie aún desconocida. -Efe. C o l c h a algodón camera 49,40 Colcha v a s c a camera S 9, -Colcha algodón matrimonio... 96, Colcha guatada matrimonio. 265, -Fundas tamaño camero, con vainicas 9,60 Fundas tamaño matrimonio, con vainicas 17, -Sábanas r e t o r matrimonio con vainicas 49,75 Batas vichy limpieza, colores lisos y rayas 50, -Delantal cocina 5,90 Paño cocina 2, -Gamuza amarilla 1,90 Gran variedad de manteles de plástico y por metros. 2. a planta. tirse interesantes e integrados en un mundo nuevo amaneciendo sobre una etapa podrida, es por lo que gentes puras, aunque transidas de pura cursilería, caían de lleno en una trama siniestra de la que sólo se sale sobre la tabla de una sincera contrición. En España, desde 1936, perdieron su valor estas caretas. Cuando el comunismo mostró su auténtica faz se acabaron las transigencias, las coexistencias y demás cobardías cursilonas. Y por querer mantener colectivamente esta actitud gallarda y española frente a un mundo que en cada Tratado entregaba un jirón de su honor, nos atrajimos el odio y la antipatía de un mundo tontiloco. Y así, era corriente tropezar con gentes que, mirándonos con suficiencia, nos daban a entender que no merecíamos otra consideración. que la de unos opresores oscurantistas, traidores a nuestra época. Hay que decir una cosa en honor a la verdad. Esta actitud no tuvo nunca cabida oficial en la política sudafricana. Incluso es justo recordar que en una memorable ocasión mantuvo con respecto a. España la fórmula de que todos los. pueblos tienen el derecho a gobernarse escogiendo su régimen. Y que esta actitud fue tomada cuando era gallardo enfrentarse con los héroes de Yalta y los mandamás de Postdam. Pero a pesar de todo ello y de la coincidencia anticomunista, era inevitable que individualmente hubiese gentes con el espíritu- cercano al monstruo de nuestros tiempos. Especialmente los del United Party, que, devotos de una pertinaz anglorilía, suelen adorar al- becerro coexistencialista adornado con plumas democráticas y liberales. Son los que siempre tienen un gesto de suficiencia con respecto a la interesante y pintoresca, pero fanática e intransigente España. Pues bien, estas genios que hasta ayer presumían de tolerantes y alardeaban de haber estado en nuestra guerra, hoy disimulan ss debilidades y ocultan el romance de sus supuestas hazañas. Al menos por estas tierras, donde está, de moda el anticomunismo. Síntoma de ello es la conferencia dada por el profesor Schoell en el Toe H. Lunch Club, quien ante la selecta concurrencia ha hablado de Sudáfrica como país anticomunista. Ha afirmado que el tercer enemigo de la U. R. S. S. es la Unión Sudafricana, siendo los dos primeros los Estados Unidos y Alemania occidental. Bien se me alcanza que esta relación no es completa ni exacta. Olvidarse de España, forjadora de la única victoria militar frente al comunismo, que no tiene en sus fronteras ni un mal consulado soviético, que jamás claudicó ante las presiones rojas y que nunca reconoció ni dio. validez a los Tratados que justifican la invasión y la conquista de más de inedia Europa, me parece injusto. Pero no deja de alegrarme el hecho de que haya quien alardee de paladín en el terreno en que somos supfcampeqnes. Ello es tanto corno darnos la razón. Aunque su portavoz ocasional y no ofic il, Mr. Schoeil, sea uno de esos seres que, por lo Visto, no siente gran simpatía por nosotros. Tal v z porque en tiempo no le jano era de los papagayos que, adornados con plumas democráticas, hablaban de coexistencia y demás palabrotas. Pero que hoy vive en el África del Sur antiséptica y ve que la fórmula de la hoz y el martillo no es buena para la defensa de sus negocios. Un conversó, vamos. -José SALAS Y GUIRIOR. Bonn. Los futuros cuarenta generales del nuevo Ejército ce Alemania occidental seguirán un cursillo de cuatro meses antes de ser confimados en su empleo.