Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 3 DE J U N I Ó DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑATVA, PAG. 48 Sólo me queda por reiterar la in ormación del gran éxito general, dar cuenta del lleno absoluto que registró el Carlos III. y, con no poca vergüenza, recordar a bastantes que el ballet es un espectáculo para ver pero también para oír Y no, claro, sus conversaciones. -Antonio FERNANDEZ- CID. LOLA FLORES, A MÉJICO Anoche salió rumbo a Méjico la artista de la canción Lola Flores. Fue despedida por numerosos admiradores y amigos. PRESENTACIÓN DEL LONDON FESTIVAL BALLET EN EL CARLOS II Estrenó de las películas El príncipe estudiante y Filón de plata CARTELERA MADRILEÑA DE ESPECTÁCULOS PARA- HOY. No hay espectáculo musical más completo que el de un gran ballet Una serie de elementos aportan su Palacio de la Prensa: El príncipe concurso: danza, música, luz. color, estudiante solos, conjuntos, Título original: The student efectos plásticos y prince Producción, en cinemascodinámicos, evo lupe y Ansco- color de la M. G. M. ciones y actitudes Guión de Wüliam Dudwig y Sonya al serv icio de un Levien. Director: Richard Thorpe. araumento. de una Intérpretes principales: Ann Blyth, idea, del simple y Edmund Purdom, Betta St. John, puro afán de moLouis Calhern, Edmund Gwenn, etver con imúaenes cétera... las que el compositor llevó a la partiUna opereta, una de tantas operetas es tur a. Espectáculo, El príncipe estudiante llevada a la pansí, bellísimo, comtalla. Riqueza en los decorados, fina orplej o. difícil, aue questación, melodías amables al oído... ¡Y requiere, e xa. ct ala voz potente de Mario Lanza! Desfilan mente, lo que Maagradables postales coloreadas. Los protadrid no tiene: un gonistas tienen las caras juntas, con fonlocal en condiciodos de azules nocnes. El Carlos III, turnos. Quiere decircómodo, limpio, rese que se ha llevado frigerado, carece de Louis Godfrey y Anita Landa, en Petrouchka y Natalie Krasa término, con indisla escena suficiente sovska, El cisne negro y el maestro Geoffrey Corbet, del Loncutible pericia, una y tiene una cariambientación idónea don s Festival Ballet, que debutó anoche en el Carlos III catura de foso or- -perdón, la palabra questal. Es, de rigor plantear así, desde el no es lo bastante roprimer momento, las cosas. Porque los de- trico primor de Anita Landa; el buen mántica para hacer fectos que podrían achacarse al programa, contrapunto de Godfrey, un moro efisoñar a las mentes nacen, al menos en un noventa por ciento, caz. Con ellos, la refinada intervención propicias- -para entude Daphne Dale, al frente de las nodride que los bailarines vivan con angustia siasmar a las imagizas y los cometidos globales, si tímidos al la estreches del tablado, hayan de medir naciones predipuessus intervenciones, y hasta de sacrificar las comienzo- -no olvidemos la presentación tas a la novela rosa. secundarias, en moderado e inteligente y las circunstancias de espacio- -pronto Ese pájaro señero apunte- -más que despliegue- -para que alegres, rítmicos y contrastados, sobretodo que se. lee en la imen la Danza rosa El espléndido ballas fundamentales puedan resaltar: de presión explicativa da que la orquesta, visiblemente apiñada, let sirvió de ocasión para un triunfo las canciones en idioabierto de figuras y conjunto. (Vaya, encon veinte elementos fuera del foso, a la ma ajeno, es delicatrer los solistas de la orquesta, una menaltura del público, no tiene todo el predo Y en toda la ción de honor para el tuba, irrevrochaciso equilibrio- -piano de Petrouchka el Ann B l y t h Ed- cinta se prodigan los mejor ejemplo- -ni, aún con ser nutrida, ole. mund F u r d o m y momentos de agra Natalia Krassovska y John Gilpin exemplea la masa necesaria en buena lóEdmund Gwenn dable romanticismo. plicaron una lección de buen bailar en el gica. Si no nos equivoca Cisne negro Ella, perfecta en la suspen- mos, los duelos- -al. menos en nuestro tiemLo milagroso es que, pese a todo ello, sión mantenida en una punta; en la vida r o, algo posterior al que s pinta en el que confiere a sus brazos. El, pujante y resulten brillantes los desarrollos, y el relato en imágenes- que tenían, efecto preciso en saltos a doble sentido. Los dos, entre estudiantes de las Universidades aleconjunto instrumental- -la Sinfónica de musicales, dominadores: triunfadores. La manas, solían ser, como en la. cinta, a Madrid, dirigida por Geoffrey Corbett- -coreografía de Bolín, alcanzó su más fe- sable, pero los contendientes se ponían, actúa con más que discreción y el coreoliz reproducción. gráfico dentro de una disciplina, una briunas caretas que les preservaban la cabeDe la Sinfonía de la Alegría -sobre za y las orejas para que, exactamente, la llantes, una calidad y un ilusionado ferla Sinfonía cinco y medio original de hoja les pudiera herir las mejillas... vor sencillamente impagables. De esta Don Gillis, coreografiada por Charnforma, una vez más, se demuestra cuán El príncipe estudiante es una película ley- -hablé el año último. De nuevo me to pueden hacer el entusiasmo y el trasedujo el desenfado, la originalidad con de indiscutible visualidad, un tanto recarbajo previo. que se suceden las múltiples intervencio- gada en determinados pasajes, pero agraEl London Festival Ballet eligió para su retorno un programa ideal, por con- nes, las entradas y salidas de figuras, pa- dable, simpática, y soñadora Es una evoeac. iíA a la americana, con uniformes trastado: el ballet clásico- -romántico- -rejas y grupos; la riqueza de colores en el vistosos, profesores benévolos, mayordomos de Las Sílfides el ruso argumenta! co- armonioso vestuario, la simpatiquísima lalorista, de Petrouchka la prueba del bor de Anita Landa, con Noel Rossana, rígiitos, y el protocolo de una Corte imaginaria, que un apuesto príncipe puede dar John Gilpin y todos los elementos; el paso a dos, para los solistas, en El cisne acierto de buscar con ese tercer movi- de lado por una corta temporada. negro el ballet moderno, en la SinEn la cinta hay hasta, un can- pan para miento, un a modo de espiritual negro fonía de la alegría todos los públicos en contraposición con Recordemos, en un repaso de urgencia, danzado, el remanso a la vitalidad del ese French Canean de E snoir- -sólo para resto... la poética, tierna estampa de las bailaripúblicos determinados- -que acabamos de nas, juveniles y delicadas en la actitud, admirar en Cannes. Mas el conjunto es artanto cuando sirven de fondo como en el monioso, simpático, cautivador... primer plano de la danza, que en las Síl ¿Qué más se puede pedir a una película fides constituye la esencia. Dentro de la de gran público? Agilidad y belleza. Y ésta tradicional sutte chopiniana que Fokitiene ambas cosas. Kathie, la pequeña care interpretó en lo coreográfico, merece marera de hostería, es Ann Blyth, y está una cita particularísima la Mazurca muy bonita. El príncipe, Edmund Purdom, de Tor. i Lander, modelo dé gentileza, PROPIO SALA DE FIESTAS es un galán un tanto empalagoso, que se exacta y musical- -muchos pensábamos en nos olvida cuando Lanza le presta sus Paseo de Recoletos, 16 su presentación gr ana din a hace dos inagotables alientos de cantante. Y los déaños- la estabilidad y prestancia de más están en sus papeles: Calhern, en el Alexandra Danilova, menos vibrante al- -Montadores refrigeración- -de viejo monarca; Gwenn, en el de masaltar; la exacta confección de los grupos ternal profesor; Williams, en el de maImportante Empresa necesita maestro por el coro yordomo. Y hay una joivencita admirable, montador, preferible conociendo autoLas rutilantes páginas de la Petrouchque EÓIo aparees un instante, -pero que demáticos y amoníaco. Magnífico porveka de Strawinsky. las más castigadas bsría. da aparecer en varios: Bstta St. nir a capacitados. Reserva absoluta copor la penuria escénica, tuvieron un trio l o c a d o s Dirigirse: Refrigeración i John, perqué es preciosa. central de merecimientos máximos: la aci En suma: El principa estudiante pese Apartado 40. Madrid: (3.102. titud, la dramática expresividad de Aní a lo del scñsro pájaro, gustará a la ion Dolin, en el protagonista; el geomé-