Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. r as 1I Í 5 n i A I U U 1355, KU 1 CION DE I A MAÑANA, PAG. Ss EDITORIAL PREfiSA ESPAÍ 8 ÜSCÍIPCION DE fl B C: MADRID Y PROVINCIAS. TBES MESES. 78 pts. BEDAC C 1O N V ADMINISTRA. CtON: SERRANO. 61. MADRID. APARTADO NUMERO. 4 1 TELEFONO 25 1953 EL BUEN GOBIERNO DE LA ECONOMÍA NACIONAL Hay en el mensaje de Franco al pueblo español, con motivo de la apertura de la nueva etapa legislativa, una lección de buen gobierno, acaso el más parecido al que definía Balmes, para quien gobernar consistía en hacer concurrir en un punto todas las fuerzas sociales y hallar el centro de gravedad de una gran masa para ponerla en equilibrio este buen gobierno, al que, como en la sentencia bíblica, puede conocerse por sus frutos. Los más abundantes y sazonados, los que atañen a la actividad ecomica, que es singularmente sensible a la buena o mala política. Ensanchando la frase del bsrón Louis- dadme una buena política y os daré unas buenas finanzas -puede decirse que sin una buena política no puede haber una buena economía. Y si la economía española está cubriendo felizmente etapas de florecimiento y recuperación, es debido, indudablemente, a que se apoya en una política realista y prudente que utiliza como instrumento indispensable la paz y el trabajo del país. El Caudillo ha puesto de relieve la importancia que tiene el período de estabilidad económica, el apetecido centro de gravedad propugnado por Balmes, que sé va logrando sin prisa, pero sin pausa, porque conceder a la prisa carta blanca p salvoconducto puede hacer caer en la improvisación o el atolondramiento. Los divinos impacientes no tan divinos como el gran Santo evangelizadpr, pero sí más ambiciosos, preferirían, sin duda, quemar rápidamente las etapas, abatir todos los obstáculos, dar incluso saltos en el vacío y convertir a. España, en un dos por tres, en El Dorado de sus ilusiones económicas y financieras. Acaso si tuvieran que pechar con la responsabilidad de los actos decisivos para llegar a la utópica Ciudad del Sol de Tomasso Campanello que han soñado, pondrían mas ritmo y parsimonia a sus apresuramientos. Sobre todo cuando se dieran cuenta de que el mundo no es una teoría de compartimentos estancos, sino una red cada vez má complicada de intereses y una más estrecha solidaridad de convivencias internacionales. Acaso entonces se dieran cuenta exacta de que el ritmo de la recuperación de España, desde el cero absoluto en que nos dejó la liquidación de nuestra guerra, lejos de ser lenta y remisa, ha sido ágil y acelerada. Con certera visión de las leyes inmutables de la economía, el Caudillo preparó, desde el primer momento, las líneas de comb e p ra el asalto y recuperación de una economía próspera, con arreglo a los cánones de la más depurada estrategia: preparación artillera- -léase política monetaria adecuada- -para desaloja al enemigo de las posiciones claves, desde las que la especulación hostilizaba sin cesar a nuestra peseta, privándonos de los más necesarios abastecimientos; machaqueo incesante de las líneas defensi- vas exteriores- -alzas de precios, y de las manipulaciones cómplices de los mercados negros- para llegar al rescate y liberación final de los mercados interiores y del nivel de vida justo y estable para todos los españoles, que es, en definitiva, la meta ambicionada para todo buen gobierno. En el balance claro y preciso que Franco hizo de las realizaciones conseguidas en el orden económico y en las perspectivas que se abren para un futuro inmediato, está la más exacta comprobación de que la política que se ha seguido ha sida la más adecuada, y eficaz. Y ante ella las impaciencias pueden ser delitos. LA CONTRIBUCIÓN SOBRE LA RENTA Desde el primer día estimamos que uno de los méritos principales de la nueva contribución sobre la Renta era haber ensanchado su base fiscal llamando razpnablemente a contribuir a u censo muy superior al que antes formaba el fichero de los que pudiéramos llamar ricos o poderosos. Y en verdad que definir la riqueza y prepotencia económica de un país con un límite de 60.000 pesetas de renta daba una sensación; tal de pobreza y una realidad tal de defraudación que los 12.000 contribuyentes escasos constituían la más triste y; deslucida impresión de lo que era el capitalismo esnañol. Esto tenía dos inconvenientes. Primero, el apuntado, y segundo, que lá inspección de tributo, si quería sostener las recaudaciones sobre tan menguada población de capitalistas o rentistas, tenía que apretar las clavijas de firme sobre unos pocos, creando lentamente, pero con seguros efectos negativos, un clima de incomodidad y posible rebeldía. Comprendemos que no se puede transformar de la noche a la mañana la manera de ser, de pensar o de conducirse de un país que ha ido acostumbrándose a la. dulce y sabrosa defraudación, aun corriendo el riesgo de cada día caer en las redes del Fisco, y de sufrir sus reprePresentamos un surtido extrasalias. Por eso también, en otros artícuordinario en los colores de molos anteriores que hemos dedicado al teda, propios para el FORRADO ma- -interesante como el que más- -liemos DE MUEBLES, CINES, TEApropugnado, porque el espíritu de la nueva ley tributaria parece dar pábulo para TROS, CAFES, etc. etc. ello, un mayor acercamiento y una maAncho 135 cms. al precio inte yor comprensión, y un alto el fuego (o resante de alto en el tiroteo de multas y añagazas con que se combaten recaudadores y contribuyentes desde sus trincheras respectivas) creando el clima de mutua conEnviamos muestras. fianza que requiere la función fiscal, Venta de estos artículos: Planta 3. cuando no se desea que ésta sea únicamente la caza organizada del contribuSECCIÓN TAPICERÍA yente o la descarada evasión a los deberes fiscales por parte del ciudadano. Hay que reconocer, y no duelen prendas para ello, que, como la política de pacificación ha partido del Fisco, como debía ser, que ha puesto con claridad y confianza sus bazas sobre la mesa, demostrando que la suavidad y justicia con S. A, que será tratado el contribuyente que decon verdad fe no será AVD: i0, 9. GQYA, 2O- MADRID clare trampa para y buena al honesto y una castigar dejar suelto y libre al defraudador, el contribuyente debe empezar a pensar también si no ha llegado el momento de corresponder a una política de mano tendida. Deben- -debemos- -los contribuyentes pensar si, por nuestra propia conveniencia, no es llegada la ocasión de aceptar la tranquilidad fiscal que se nos brinda contra la seguridad de que una obstinación en desconocer los deberes que en los Estados modernos tienen todos los Ve Le recordamos que nuestros ciudadanos de contribuir a las cargas del trabajos de laboratorio son Estado puede acarrearle sacrificios maEXCEPCIONALES yores de los que en justicia y razón se nos piden. Es indudable que un censo c pioso de declaraciones, ajustado a la realidad, haría más fácil a la Administración su cometido fiscal, y que el rendimiento obtenido con mayor justicia distributiva CARMEN 15. 3113 05- Madrid sería una garantía de que la investigación severa se limitaría entonces a los casos recalcitrantes, y en cierto modo escandalosos, para los que no hay defensa Poderoso alimentó ra untar en posible en buena moral y estricta justicia. Venta, u amarillos. 115 ptas. m. ALMACENES RODRÍGUEZ LA RAPAZA